Todo para Bebe: El 72% de las embarazadas pedirían la epidural al ir a parir

domingo, 4 de septiembre de 2011 |

Todo para Bebe: El 72% de las embarazadas pedirían la epidural al ir a parir


El 72% de las embarazadas pedirían la epidural al ir a parir

Posted: 04 Sep 2011 07:00 PM PDT

parir-con-epidural-licencia-creative-commons.jpg

Si preguntáramos a nuestras madres acerca de la anestesia que les pusieron a la hora de parir seguro que muchas responderían que entonces eran otros tiempos y que ellas parieron sin epidural. Algunas, como la mía, incluso añadirían que "tampoco me dolió tanto".

El caso es que en la actualidad son muchas las mujeres que hacen uso de la anestesia epidural porque como dijo un anestesista conocido mío: "si vieras cómo les cambia la cara a las mujeres cuando llego y les pongo la epidural desearías que todas la pidieran".

Como esto no va de lo que yo desee ni deje de desear, os comento los datos de una encuesta reciente realizada en el Hospital de Manises, en la provincia de Valencia, donde el 71,7% de las embarazadas declaró que tiene intención de pedir la epidural el día que vayan a parir.

Por contrapartida, un 12% se mostró en contra de recibir dicha anestesia, mientras que el 16,3% restante no se manifestó.

El estudio pretende analizar el grado de información que tienen las futuras madres y conocer cuáles son sus preferencias, ahora que tanto se habla del parto natural y de la anestesia epidural.

Lo cierto es que la muestra del estudio no permite que los datos sean demasiados concluyentes, puesto que se trata de 210 mujeres que acuden a las clases de preparación al parto de este hospital. Con esto quiero decir que encuestando a mujeres de otros hospitales quizás se obtengan datos muy diferentes (o no).

De todas maneras, analizando estos resultados, y sin tener una referencia anterior con la que comparar, me quedo con la impresión de que un 72% son menos de las que yo diría si me preguntaran cuántas madres creo que pedirán la epidural al parir, aunque hay que tener en cuenta que aquí hablamos de intención, no de realidad. Muchas mujeres acuden con la intención de no pedir la epidural y luego acaban pidiéndola, aumentando así el número de mujeres que dan a luz con anestesia.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la epidural tiene sus ventajas: parir deja de doler. Pero puede tener sus inconvenientes: según qué dosis se administre la mujer tiene que permanecer tumbada, puede sufrir bajadas de tensión, suele ser necesaria la administración de oxitocina sintética, pues la anestesia tiende a hacer más lentos los partos y puede provocar otras complicaciones.

Quizás la solución sea el uso de la anestesia epidural en dosis bajas, incluso controladas por la mujer, permitiendo que la madre siga caminando, moviéndose y adoptando las posturas que el parto le pida en cada momento. Dicho de otro modo, sintiendo el parto pero con un pelín menos de dolor.

Vía | Las Provincias a través de Me crecen los enanos
Foto | Inferis en Flickr
En Bebés y más | Cómo ayudar a la mujer en el parto con epidural, ¿Qué efecto te causó la epidural?, Embarazadas que reclaman su derecho a la epidural




Zumos envasados: ¿cuáles son más saludables?

Posted: 04 Sep 2011 06:29 AM PDT

Zumos envasados

Los zumos naturales de fruta, recién exprimidos, son la opción más sana, aunque no siempre posible. En el mercado existen muchos tipos de zumos envasados, con nombres diferentes, a disposición de las familias. Pero, ¿cuáles son los zumos envasados más saludables?

Los zumos envasados pueden ser una opción para cuando no estamos en casa, salimos a merendar y lo llevamos nosotros mismos, o queremos pedirlos en un bar o restaurante. Pero no todos los zumos son iguales.

Veamos qué tipos de zumos podemos encontrar, empezando por los más recomendables, porque son más naturales, contienen mayor cantidad de fruta y vitaminas y sin azúcares añadidos.

  • El zumo exprimido 100% que se comercializa en España se obtiene directamente de las naranjas frescas. Se puede presentar a temperatura ambiente o refrigerado en todo el proceso para mantener más vitamina C. Este tipo de zumo no es frecuente para otras variedades de fruta. Este zumo tiene un coste medio de producción de 0,50 euros por litro. Pero, aunque sea el más caro, es el más sano por estar menos procesado, no añadir azúcar ni agua y conservar mejor las vitaminas de la fruta.
  • El zumo concentrado se obtiene después de someter el producto a un tratamiento térmico de evaporación, quitando hasta el 85% del agua. Al envasarse se le añade agua, pulpa, aromas… Los mayores proveedores del mundo de zumo concentrado son EE UU y Brasil. El coste de producción es de unos 0,33 euros por litro, por lo que el precio de venta al público es más económico que el zumo anterior.
  • El néctar (no se les puede llamar “zumos”) es un producto “derivado” que contiene aproximadamente un 50% de zumo de concentrado más un 50% de agua y azúcar. El coste de producción se eleva a una media de 0,28 euros por litro.
  • La bebida de frutas sería la menos recomendable porque es un 90% de agua, un 10% de zumo concentrado y azúcares. Refrescos sin gas y otras bebidas de frutas se incluyen en este lugar.

En España, el zumo concentrado es el más vendido, pues supone 663 millones de litros; los néctares, 376 millones, y los zumos exprimidos obtenidos directamente de la naranja, solo 67 millones. Sin embargo, mientras la demanda de los zumos concentrados se halla estabilizada o a la baja en el mundo y en España, el consumo de los zumos exprimidos experimentó un incremento entre 2005 y 2010 del 49% en España y del 29% en toda la Unión Europea.

Los consumidores cada vez están más concienciados sobre la calidad de las bebidas, y las empresas también se esfuerzan más en publicitarse.

Aconsejamos fijarnos en la denominación del “zumo” y en los ingredientes o composición cuando visitemos las estanterías de los supermercados para escoger, siempre que se pueda, el zumo envasado más sano para nuestros hijos y para toda la familia.

Vía | El País
Foto | Muffet en Flickr
En Bebés y más | Los zumos y refrescos: ácidos, azúcares y caries, Errores más frecuentes en la alimentación infantil, Zumos, sus consecuencias en la salud de tu bebé




Consejos básicos para viajar con bebés en avión

Posted: 04 Sep 2011 12:05 AM PDT

niño-avión

Hoy nos despertamos con ganas de viajar con bebés y he recordado una interesante lectura reciente. Nuestro compañero Pau de Diario del viajero, un experimentado viajero que tiene un hijo pequeño, ofrece sus consejos básicos para viajar con bebés en avión.

Os recomiendo echar un vistazo al post que aclara datos prácticos como la edad a la que pueden subir los bebés al avión, el tema de transportar las comidas del bebé a bordo, el precio de los billetes, la documentación necesaria, facturar el cochecito… Cuestiones a tener en cuenta a la hora de subirnos a un avión con bebés, aunque también hay otros consejos que queremos recordar.

Por ello, aquí también rescatamos una serie de posts sobre viajar con bebés y niños en avión que pueden resultar de interés a todos los papás viajeros:

Sabemos que los niños molestan en los aviones, y doy fe de ello porque algún debate he mantenido al respecto en Diario del viajero. También hemos escuchado malas noticias referidas a mujeres que no han sido muy bien recibidas por amamantar en el avión. Y existen lugares de algunos aviones donde los bebés no son bienvenidos.

Pero por suerte no son actitudes generalizadas y viajar con niños, aunque no sea fácil, es un placer. Esperamos que estos consejos básicos para viajar con bebés en avión os animen a conocer nuevos lugares con vuestros hijos.

Vía | Diario del viajero
Foto | ewilman en Flickr
En Bebés y más | La bajan del avión por amamantar a su bebé, Travel with your kids te ayuda a planificar tu viaje con niños, Recomendaciones y buenas prácticas para viajar con bebés y niños




Aparecen los primeros restaurantes libres de niños en Bilbao

Posted: 03 Sep 2011 09:00 PM PDT

restaurante-licencia-creative-commons.jpg

A menudo hemos publicado en Bebés y más noticias acerca de comercios, vuelos e incluso pueblos que se desmarcan del resto prohibiendo la entrada a los niños.

Siempre he sido crítico con estos lugares porque, como digo a menudo, también nosotros fuimos una vez niños y merecíamos, por supuesto, que se nos tuviera en cuenta en la sociedad.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte mi opinión al respecto ha empezado a cambiar y, aunque parezca mentira, empiezo a entender la aparición de lugares en la que se prohíbe la entrada a los niños (con matices, eso sí), como ha sucedido en Bilbao, donde al menos dos restaurantes no permiten su entrada.

Niños sí, personas incívicas no

El cartel de uno de los restaurantes de Bilbao, de nombre Style, dice lo siguiente:

Reservado el derecho de admisión a quien con su comportamiento incívico [...] cause molestias a otros usuarios, y también a los menores de edad, acudan solos o acompañados.

La primera parte del cartel es perfectamente lógica, porque nadie quiere a niños ni personas con un comportamiento incívico. En la segunda parte prohíbe la entrada de cualquier menor de edad, sea cual sea su edad o comportamiento.

Es cierto que están en su perfecto derecho de hacerlo, pero también es cierto que los niños no tienen por qué verse excluidos de un lugar al que se va a comer por el mero hecho de ser niños.

Parece que muchos adultos de hoy en día hemos olvidado que un día fuimos niños y, sinceramente, imaginad la cara que se le puede quedar a un niño de 5 ó 6 años, entrando en un restaurante a comer y teniéndose que ir con su familia porque los niños no pueden comer ahí (o sea, “por tu culpa, por ser pequeño, por existir, no podemos entrar”). De igual modo, imaginad la cara de una mujer que entra con su bebé a un restaurante y es invitada a salir, simplemente por ser madre de una criatura.

No me parece justo, porque entiendo que el problema no es el hecho de ser niño, sino la falta de educación o de civismo de la población, sean niños, padres o adultos.

Pagan justos por pecadores

Así que esto es como todo, al final pagan justos por pecadores, porque algunos restaurantes han decidido curarse en salud y prevenir antes que curar: “por si acaso, que no entre ningún niño”.

Decía al principio de la entrada que nosotros también fuimos niños y merecíamos nuestro reconocimiento social (que no es más que poder vivir sin tener que pedir permiso). Quizás la diferencia es que antaño los niños teníamos un comportamiento que muchos niños de ahora no tienen. O dicho de otra forma, muchos padres de ahora no son tan responsables como lo eran los nuestros.

Yo, para empezar, suelo ir a restaurantes (no suelo ir, pero si voy…) en los que sé que hay menú infantil, donde sé que mis hijos saldrán quizás con un globo y en los que hay una zona infantil donde pueden jugar con otros niños.

Si alguna vez he ido a restaurantes en los que no hay nada de eso he tratado de entretener a mis hijos, de hablarles, de contarles algo, jugar con ellos e incluso he salido afuera con ellos si consideraba que podían molestar.

Es lógico, los niños son niños y lo que para nosotros es una comida entretenida hablando con otros adultos de cosas que nos parecen interesantes o graciosas para los niños es una infumable charla entre mayores de 3 horas de duración y su intención es, simplemente, pasárselo bien también.

Sin embargo ellos no se cuentan historias, ni explican lo que les pasó el otro día. Ellos se divierten corriendo, jugando, escondiéndose, gritando, moviendo cosas de sitio y, en definitiva, molestando quizás a personas que lo último que querían al ir a comer es tener a unos niños corriendo alrededor de sus mesas.

Esta es, yo creo, la diferencia. A mí me molestaría mucho que me echaran de un restaurante por estar con mis hijos, porque sé que saben estar en público, sé que no molestarán y sé que si lo hacen yo me haré cargo de ellos para que no suceda.

Sin embargo, si algún día lo presenciara, entendería que se echara a una familia cuyos adultos ríen, charlan y se divierten ajenos a lo que sucede más allá de su mesa, donde otros mayores se sienten incomodados por los juegos de unos niños a los que nadie está atendiendo.

Pero claro, echar a alguien de un local es algo muy violento. Es aguar una fiesta que ya ha empezado y es castigar a alguien por no saber tener a los niños medianamente controlados y, lo que es peor, por ni siquiera intentarlo (ni importarte lo que estén haciendo). Así que antes de echar a nadie, lo más lógico es establecer una norma: aquí no entra ningún niño, así no tengo que echar a ningún padre irresponsable.

Vía | Público
Foto | Nedoho en Flickr
En Bebés y más | Un restaurante de Santoña cuelga un cartel rechazando a clientes con niños, Firhall: un pueblo de Escocia en el que no está permitido tener niños, Bodas sin niños, Parece ser que los niños también molestan en los aviones‏‎