Todo para Bebe: Jugar a las cocinitas

jueves, 7 de julio de 2011 |

Todo para Bebe: Jugar a las cocinitas


Jugar a las cocinitas

Posted: 07 Jul 2011 09:00 PM PDT

jugar a las cocinitas

Recuerdo con especial cariño jugar a las cocinitas cuando era niña. Tenía mi tienda, mi cocina, una mesa en la que sentábamos a los muñecos, un montón de cacharritos y comida de juguete que me dieron muchas tardes de diversión.

Jugar a las cocinitas, a pesar de la machacona publicidad sexista que propone solamente niñas en cocinitas rosas, es una forma de juego simbólico que atrae, si no los presionamos en contra, a ambos sexos y que les va a permitir ejercitar su imaginación e introducirse en el fascinante mundo de los placeres y la ciencia culinaria.

Podemos, además, participar en el juego con nuestros hijos. Sentándonos en la mesa, finjiendo ser un comensal de un restaurante, y dejarles interpretar los diferentes papeles, inventar una carta y preparar, con juguetes o incluso con dibujos, deliciosos platos. Por jugar, hasta podemos jugar en la playa que la comida sea un montoncito de arena en el revés del cubo.

Pero para los más exquisitos, podemos comprarles nosotros una cocina, donde las experiencias serán más reales, como en la que ilustra el artículo que proviene de la página latiendadelafamilia. Hay quien hasta se anima construir la cocinita con sus propias manos y he visto algunas maravillosas.

Pero es que además ahora existen muchísimos juguetes, de tela, de plástico y de madera, más o menos realistas, que representan toda clase de alimentos y que nos servirán, además de para divertirnos, para aprender sobre nutrición, higiene, salud y técnicas de cocina.

A nosotros nos ha servido para fomentar, además, la pasión por la cocina de mi hijo, que tiene entre sus posibles profesiones, la de ser cocinero. Ya hasta hemos estado en la Escuela de Cocina Cordón Bleu interesándonos por sus cursos y según nos dijeron era el más jovencito de los futuros estudiantes que habían visitado la escuela.

Animáos y proponed este juego de las cocinitas a vuestros hijos. Lo pasaréis genial, seguro.

Imagen | La tienda de la familia
En Bebés y más | Utensilios de cocina para niños, Juguetes para regalar a los pequeños cocinillas




Fichas de actividades para niños: cinco años

Posted: 07 Jul 2011 07:30 AM PDT

fichas cinco años

Seguimos con nuestras propuestas para crear un cuadernillo de actividades variadas, divertidas y adecuadas a los niños de cinco años, para que todos aquellos a los que les encanta colorear, “escribir”, dibujar, recortar y pegar o modelar puedan hacerlo.

Os recordamos que hemos seleccionado fichas para niños de tres años y fichas de actividades para los cuatro años, por si vuestros hijos son más pequeños.

A los cinco años, las actividades que puede realizar el niño son más complejas, ya domina los trazos múltiples (vertical, horizontal, inclinada, curva, circular, cruz, espiral, quebrado, bucle, discontinuo…) y sabe hacer la grafía de las letras y la grafía de los números hasta el 10.

Aquí os dejamos una selección de fichas de actividades para imprimir, adecuadas para los cinco años del niño, algunas con nuestra explicación y guía, otras muy sencillitas:

  • En Waece encontramos una serie de láminas de trabajo para niños a partir de los tres, cuatro y cinco años. Os recomiendo echarles un vistazo pues son bastante interesantes, como las que proponen pintar dibujos según números y colores.
  • En Cuentos para colorear encontramos muchas fichas clasificadas por temas: los números, colorear, el cuerpo humano, completar series…
  • En Profes.net encontramos una serie de fichas de SM de progresión de trazos en tres niveles de complejidad, para tres, cuatro y cinco años, desde trazos rectos verticales y horizontales a bucles, letras, combinación de trazos…
  • El alfabeto punteado lo encontramos en Pekegifs en fichas para imprimir.
  • Os recordamos que en una de las webs infantiles más populares, El huevo de chocolate, hay un apartado con fichas de actividades clasificadas por temas y adecuadas para niños de tres a cinco años.
  • En Picasaweb (se accede con una cuenta de Google) encontramos más de cien fichas con ejercicios matemáticos y pasatiempos variados para niños de cinco años.

Además, podemos elaborar nosotros los materiales, simplemente ateniéndonos a las habilidades básicas que dominan a estas edades.

Junto a las capacidades que hemos mencionado arriba, a los cinco años hay reconocimiento de los diez primeros ordinales y de “último”, y de la serie numérica hasta el 10, produciéndose la asociación número con cantidad. Pueden resolver problemas que impliquen la aplicación de sencillas operaciones; quitar, añadir, repartir.

Dominan los conceptos básicos: grande-pequeño-mediano, alto-bajo, largo-corto, cerca-lejos, grueso-delagado, a un lado, al otro lado, primero-último, lleno-vacío, duro-blando, delante-detrás, arriba-abajo, sobre-bajo, dentro-fuera, izquierda-derecha, igual-distinto.

Son más las formas geométricas que reconoce y reproduce: cuadrado, círculo, triángulo, óvalo, rectángulo, rombo, y los cuerpos geométricos (esfera y cubo), leen las vocales y hay discriminación auditiva y visual de las letras.

Os animamos a crear un cuadernillo de actividades para niños de cinco años con estos y otros materiales que se os ocurran, procurando variedad y dejando espacio para sus creaciones más personales, como el dibujo libre, redacción (os dictan), pintura de dedos, vuestras fotos, recortar y pegar…

En Bebés y más | Cuadernos didácticos: "Ejercicios divertidos y educativos", Cuadernos didácticos: Vacaciones con Disney, Vacaciones con Disney, libros para aprender jugando, Cuadernos de actividades “Juega y aprende con Pocoyó”, Diarios de verano de Educarpetas




Trastornos del habla: tartamudez

Posted: 07 Jul 2011 05:30 AM PDT

Disfemia I

La tartamudez, o disfemia, es una de las alteraciones del habla que más debate ha generado a lo largo del tiempo. Las dificultades de fluidez del habla no están presentes en la gente siempre, ni con la misma intensidad.

Por ejemplo, un niño de 3 años puede decir “pa-pa-pa-papá ven mira; el, el, el gatito come”. si está nervioso. Igualmente, este niño puede hablar sin ningún tipo de alteración si está tranquilo.

Factores como la presión del contexto, la actitud de quién oye, el tema de conversación o la emoción mientras se cuenta algo pueden alterar la fluidez del habla del niño.

La tartamudez suele iniciarse entre los dos y los cinco años, generalmente cuando se ha iniciado el lenguaje y éste es fluido. En los primeros años preescolares el problema tiende a desaparecer de forma espontánea, volviendo a producirse a lo largo del año.

El riesgo de estancamiento de la tartamudez aumenta de los 14 a los 18 meses desde que se inicia, aunque se desconocen las causas por las que desaparece el trastorno de forma espontánea y por las que se mantiene. No obstante, pueden deberse al conjunto de varios factores relacionados con el proceso de aprendizaje del lenguaje y del habla.

Desarrollo de la tartamudez

Aproximadamente cuando el niño tiene tres años, hay un gran avance en el desarrollo del niño: a nivel lingüístico sorprendente, a nivel de relación social, a nivel de habilidades motoras del habla…

Por otra parte, varios factores ambientales también tienen su importancia en el desarrollo emocional y afectivo: en especial, el entorno en el que el niño crece.

Durante esta evolución, también existen factores que pueden alterar el adecuado desarrollo: dificultades del lenguaje, habilidades motoras, sociales, emocionales… El elevado número de errores de fluidez del niño durante la etapa preescolar está muy relacionada con estos factores.

Si la gente que está con el niño le exige realizar cosas que él no puede hacer pueden favorecer la aparación de la tartamudez, ya que la fluidez aún no está del todo correctamente adquirida o no domina la coordinación de los órganos que intervienen en el habla.

Puede ocurrir que estas repeticiones, prolongaciones y bloqueos se vayan haciendo más frecuentes en el tiempo, y el tartamudeo se consolide de forma más estable, pudiendo llegar a durar hasta la adolescencia o incluso la edad adulta.

Próximamente conoceremos más datos sobre las teorías de la tartamudez, la evaluación y el tratamiento.

Foto | wheany en Flickr
En Bebés y más | Qué deben evitar los padres para ayudar a estimular el lenguaje




La foto de tu bebé: Javi, el pequeño aventurero

Posted: 07 Jul 2011 03:00 AM PDT

Javi

Hoy, como cada jueves, os traemos una imagen de vuestros hijos en la sección de la foto de tu bebé. En esta ocasión os presento a Javi, un pequeño aventurero que posa así de guapo en la hierba.

La foto nos la presenta Milena, que es amiga de la mamá de Javi, Alex. Ellas se conocieron en el hospital donde dieron a luz a sus pequeños (ya conocemos al hijo de Milena, Marcel), y aún siguen las dos familias en contacto, por lo que esperan que los pequeños sean grandes amigos…

La mamá de Javi nos cuenta que es un niño muy bueno, nació muy chiquitín pero poco a poco se ha hecho un pequeño “hombrecito” con sus dos dientecitos y esa sonrisa tan dulce consigue que se derrita. Tiene una mirada inocente, pero poco a poco se está despertando en él su espiritu aventurero y cada vez quiere descubrir más cosas.

Cada día es una aventura para él y por las noches se acuesta muy inquieto pensando en todas las cosas maravillosas que ha aprendido. Consigue quitar las mayores penas y cuando ve algo de tristeza te suela una carcajada diciéndote a su manera que la vida es un regalo y que él está ahí para que lo disfrutes a su lado.

La foto se tomó en el antiguo cauce de río Turia en Valencia, junto a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, cuando Javi tenía poco más que 8 meses (nació el 5 de septiembre de 2010).

Agradecemos a la mamá de Javi que haya querido ver una foto de su bebé en el blog y contarnos tantas cosas de él, y a Milena (Milk&Chic) por compartirla. A los demás padres os recordamos que si queréis ver la foto de vuestros hijos en Bebés y más, podéis subirla a nuestro grupo Flickr.

Foto | Milk&Chic en Flickr




¿Y si la obesidad pudiera tratarse con una vacuna?

Posted: 06 Jul 2011 11:30 PM PDT

obesidad-infantil.jpg

No sé si existe algún mortal residente en el hemisferio norte del planeta que desconozca la dieta Dukan, pero si es así, pronto la conocerá. Es tanta gente la que está siguiendo esta dieta u otras dietas ahora que es verano que parece evidente que vivimos un grave problema de sobrepeso en nuestra población.

Los niños no se salvan. El 26,6% de los niños de entre 6 y 10 años tiene sobrepeso y, de ese porcentaje, el 19,1% es obeso. Se podría decir que estamos llegando a un punto en el que gran cantidad de nuestros hijos tendrán obesidad en el futuro, con todo lo que ello conlleva para su salud y también para nuestro sistema de salud en cuestión de gasto, pues la obesidad aumenta el riesgo de que aparezcan enfermedades crónicas.

Por esta razón, además de incidir en los hábitos de alimentación y en la recomendación de hacer deporte (tendríamos que volver a cazar para comer, yo creo), se están investigando nuevas opciones, como podría ser la vacuna contra la obesidad, que al parecer está teniendo buenos resultados con animales.

Se trata de una vacuna que suprime la hormona grelina, que es la encargada del apetito que tenemos y que está ligada también al gasto metabólico del cuerpo.

Administrando esta vacuna a ratones se ha observado que disminuye la cantidad de alimento ingerido y que además aumenta el gasto metabólico, aumentando así el número de calorías quemadas.

Para mostrarlo en datos, pasadas 24 horas de la administración de la primera vacunación los ratones obesos comieron un 18% menos que los ratones del grupo de control. Tras la vacuna final los ratones vacunados comían sólo el 50% de lo que comían los ratones no vacunados. Los efectos del tratamiento duraron dos meses, así que si tenemos en cuenta que los ratones viven unos 18 meses, esos dos meses equivaldrían a cuatro años de los nuestros.

La investigación se está llevando a cabo en la Universidad de Porto, en Portugal, y se basa en la utilización de un virus no infeccioso cuya presencia en el organismo genera anticuerpos que atacan a la grelina, produciéndose su supresión.

El objetivo de la vacuna es convivir con la dieta adecuada y el ejercicio diario como tratamiento para la obesidad. Desconozco si llegará a aparecer como tratamiento, pero no estaría mal como ayuda para aquellas personas concienciadas que cambian sus hábitos en pro de una vida más saludable. Sobre si se podrá administrar a niños pequeños, ni idea… aunque quizás sea peligrosa, porque los niños necesitan comer para crecer.

Vía | Eurekalert
Foto | Kyle May en Flickr
En Bebés y más | Medidas reales contra el sobrepeso infantil (I) y (II), Obesidad infantil: cómo calcular el IMC de los niños (y valorarlo en las tablas)




Homeopatía para bebés, ¿estamos seguros?

Posted: 06 Jul 2011 11:01 PM PDT

Después de tres días de hablar de todo lo relacionado con la homeopatía para bebés y, de hecho, con la homeopatía en general, hoy quiero dar una vuelta más a la tuerca con un vídeo para mostrar que las diluciones homeopáticas acaban siendo agua y nada más que agua.

Seguro que más de uno habéis oído hablar de esos "taraos" que un día decidieron realizar un suicidio homeopático, tomándose no sé cuántas bolitas y preparados sin notar efecto alguno. Pues bien, yo he querido jugar con lo mismo pero no con un preparado homeopático comprado, sino con uno que hice yo mismo.

Como estamos en Bebés y más y el objetivo es siempre hablar de bebés hasta los seis años o de las madres y padres, pensé en darle el preparado a uno de mis hijos, pero enseguida me arrepentí. Sólo le iba a dar agua del grifo, que es lo queda cuando diluyes algo hasta la saciedad, pero no me pareció ético preparar un "veneno" homeopático y mostrar al mundo entero cómo se lo bebe uno de mis hijos, que no tiene ni idea de qué va el tema. Así que para evitar tener que dar explicaciones a nadie decidí que me lo bebería yo mismo.

En el vídeo está todo más o menos explicado, pero hago un resumen:

Compré un veneno para cucarachas, hormigas y otros insectos y lo fui diluyendo hasta llegar a la concentración 20 CH, que me bebí. Luego seguí hasta 30 CH, que según los homeópatas hace más efecto en el cuerpo, y me la bebí también. No me pasó nada, lógicamente, porque un preparado a partir de 12 CH es sólo agua. Agua y nada más.

Dirán los que defienden la homeopatía que si lo que me tomé provoca inconsciencia, dolor abdominal, problemas respiratorios, diarreas y vómitos tomándolo sin diluir, diluido hasta 30 CH debería ser algo así como un tratamiento para síntomas como el dolor abdominal, problemas respiratorios, diarreas y vómitos. Pero, ¿cómo me va a tratar algo que es sólo agua? ¿Cómo es posible que algo que no hace ningún efecto cure? Pues de ningún modo, porque el agua no cura.

Si creyéramos que lo que preparé es un remedio homeopático realmente para todo lo comentado deberíamos creer cosas tan absurdas como que a una persona con ardor de estómago le tenemos que dar algo que produzca aún más ardor, pero diluido, que a un niño con una bronquitis de caballo con una saturación de oxígeno baja, en vez de darle a respirar oxígeno, le tenemos que dar a respirar un poquito de dióxido de carbono (o alguna sustancia que provoque problemas respiratorios diluida), que hay que tomar café diluido para dormir (bueno, esto es cierto, existe la coffea como remedio homeopático) o que si nuestro hijo es alérgico a algo y por alguna razón entra en contacto con el alérgeno y hace una reacción bestial, en la que su cuerpo está liberando histamina a mansalva, hay que darle histamina (aunque ahora que lo pienso esto también es cierto, existe la histamina como remedio homeopático para los alérgicos).

No quiero imaginar la cara que se les pondría a los del servicio de Urgencias de un hospital si ante una reacción de ese tipo voy y saco el kit de rescate para alérgicos. Ellos preparando antihistamínicos, corticoides o adrenalina, si es una reacción severa, y yo sacando mi tubito de Histaminum 30 CH:

kit-para-alergicos.jpg

La homeopatía es mentira. Ya dije el primer día que el primer apenado era yo, porque una medicina sin efectos secundarios era una maravilla. El problema es que tampoco tiene efectos primarios más allá del placebo, como vimos en las anteriores entradas, donde cientos de estudios bien hechos no han sido capaces de demostrar ningún efecto.

Ver vídeo | Youtube
Foto | Boiron
En Bebés y más | Homeopatía para bebés: por qué no funciona incluso cuando "a mi hijo le funciona" (I) y (II), Homeopatía para bebés: por qué no funciona, ¿Confías en la homeopatía para las dolencias de tus hijos?




Zoo, ¿si o no?

Posted: 06 Jul 2011 09:00 PM PDT

bebé gorila

Hace unos días publicaba un post sobre unas visitas al Zoo de Madrid que permiten conocer mejor las instalaciones por dentro. Esto abrió un debate muy interesante en mi círculo de amigos, en general muy concienciados sobre el respeto a los niños, pero también hacia los animales y la comprensión de sus derechos.

Me ha hecho reflexionar sobre esta cuestión y la verdad, me gustaría compartir mis dudas con vosotros.

¿Tenemos derecho a usar a los animales para divertirnos?

Solamente amamos lo que conocemos. No hay duda que los animales merecen ser respetados y no sufrir por nuestros caprichos y diversión. No hablo ya de alimentarnos de ellos, aunque la realidad sobre las granjas industriales os dejaría apabullados, pues la cuestión de ser o no carnívoro no es el tema del que os propongo hablar, sino de el utilizar a seres que sienten para nuestro placer, sin necesidad. ¿Tenemos derecho a usar a los animales para divertirnos y enseñarles a los niños que eso es correcto?

El sufrimiento de la cautividad

El que los animales, en los circos, sufren mucho, lo tengo muy claro hace tiempo. En reservas o parques naturales, donde pueden gozar, no de libertad, pero si de unas condiciones de vida parecidas a las normales, su estado seguramente es mejor. Los cachorros que compramos pueden venir de criaderos donde se maltrata a las madres de forma espantosa hasta matarlas de agotamiento, por lo que si queremos vivir con un animal siempre os aconsejaré acudir a un sitio con total garantía o adoptar un animalito con el que no se comercia. Pero ¿y el Zoo?

Por muy buenas que sean las instalaciones, en los zoos los entornos son muy pequeños y algunos animales viven en condiciones que apenan. Un tigre en un recinto cerrado no me creo que sea feliz, seguro que los habéis visto dando vueltas y vueltas sobre ellos mismos, transmitiendo su desgraciada existencia. La cautividad produce sufrimiento.

Que los cuidan lo mejor posible, no lo dudo y ahora se que la intención es evitarles sufrimientos y que vivan bien, pero no es libertad, y los animales seguramente sienten el enjaulamiento.

¿Alguno conoce la Casa de Fieras del Retiro de Madrid?, ya está abandonada, pero cuando te asomas a esas cuevas y a esas jaulas de pesadilla donde antes se hacinaban osos, leones y tigres, se te cae el alma a los pies.

Por supuesto, el los zoos modernos, como en Faunia o la Cañada Real, las condiciones de los animales son bastante buenas y se cuidan sus hábitats y alimentación, procurándoles que puedan, por lo menos, moverse y se cuida de animales enfermos hasta su recuperación. De todos modos, hay recintos, por ese en el que se muestra a los linces del Faunia, que hacen sentir mucha pena por ellos, aunque estén vivos y la mayor parte de sus congéneres muertos.

Otros sitios tienen condiciones mejores todavía. Mi hijo ha visitado varias veces el Parque de Cabárceno y lo cierto es que, aunque estos animales no están libres, al menos viven en espacios suficientemente amplios como para que puedan reproducir, en parte, las condiciones de vida que tendrían en la Naturaleza.

Quizá los que más me apenan son los gorilas, mirándonos a través de un cristal con una melancolía que, sabiendo como sabemos ahora de su enorme inteligencia, estoy segura de que son conscientes de mucho más de lo que pensamos. No se si conoceréis la anécdota de una mamá que visitaba un zoo con su bebé y cuando esté se puso a llorar, la hembra gorila se acercó al cristal y le señalaba a la madre su propio pecho, como diciéndole que tenía que amamantar a la cría que lloraba. Cuando escuché esta historia, la de una hermana hablando a otra hermana y reconociendo el llanto de un niño, nunca pude verlos como “simples bestias sin sentimientos” nunca más.

También me impactó la historia de Christian el León, un cachorro criado por humanos que se reencuentra con ellos años después y los reconoce como su familia, abrazándolos con una ternura que deja emocionado.

Es una cuestión material la de que no se haga sufrir a los animales para nuestro placer, pero también, sin duda, una muy respetable posición filosófica que defiende que no podemos hacernos dueños de otros seres vivos y divertirnos viéndolos prisionero.

Por otro lado, entendiendo que tiene algo de horrible el usar a los animales para divertirnos, negándoles el derecho a vivir naturalmente libres, hubo quien apuntaba una razón también a tener en cuenta: no podemos amar lo que no conocemos.

Conocer para amar

Los niños de la ciudad apenas tienen contacto con la vida salvaje o con la Naturaleza. Por mucho que les hablen, padres y educadores, del respeto por otros seres, o vean documentales, la existencia real de esos animales, vivos, palpitantes, con su mirada y su presencia impresionante solamente se sienten cuando los ves de verdad. Solamente cuando los conocen pueden amarlos.

Para amarlos y desear su conservación, decían estos amigos, es necesario que los niños los conozcan y los vean, puedan identificarse con ellos y sentir empatía, por lo que los zoos serían un mal necesario que puede servir para salvar a muchas especies de la destrucción gracias a que los niños crezcan amándolos, aunque sea a costa de la libertad de algunos miembros de la especie que deben vivir cuidados, pero cautivos.

Ambas posturas me parecen respetables, pues nacen del amor hacia los animales y el deseo de que los niños crezcan con la conciencia del respeto que merecen y la conservación del Medio Natural, pero seguro que nuestros lectores pueden aportarnos nuevos matices. Por eso os pregunto: zoo, ¿si o no?

En Bebés y más | Amar a los animales, Los animales no son juguetes, Por un planeta sin maltrato animal: los niños hacen lo que ven