Todo para Bebe: Mitos de leche materna: “Este niño pasa hambre, yo diría que no tienes leche” (II)


Mitos de leche materna: “Este niño pasa hambre, yo diría que no tienes leche” (II)

Posted: 13 Jun 2011 09:00 PM PDT

criticas-med1.jpg

Ayer os ofrecimos una entrada en la que os explicábamos uno de los mayores mitos de leche materna, aquel que habla de la hipogalactia o la falta de producción de leche.

Acostumbrados todos a ver niños que toman biberón haciendo tomas cada tres horas, incluidas nuestras madres y muchos profesionales, sorprende ver que muchos bebés (prácticamente todos) amamantados no respetan esos horarios y piden mamar más a menudo. Ante este ritmo muchas personas opinan que la causa es que el niño pasa hambre y que la mamá no tiene leche suficiente.

Esto no siempre es falso, pero sí la mayoría de veces. De hecho, en ocasiones el bebé no está ganando peso e incluso pierde y la madre tiene leche casi a rebosar, siendo entonces un problema de succión, de posición o de frenillo sublingual que dificulta la extracción de leche.

Hoy continuamos con la entrada de ayer mostrando cuáles son las posibles causas de hipogalactia verdadera y cuáles son las sensaciones que hacen pensar a una madre que no está produciendo suficiente leche.

Posibles causas de hipogalactia

  • Hipotiroidismo: cuando una mujer tiene hipotiroidismo no diagnosticado la producción de leche es muy baja. En el momento que se realiza el diagnóstico y se trata la producción de leche no se ve afectada.
  • Retención de placenta: el momento en que la placenta se expulsa es el pistoletazo de salida para que se empiece a producir leche. En ese momento baja el nivel de estrógenos permitiendo a la prolactina empezar a crear leche. Si por desgracia queda una parte de la placenta dentro del útero no sucede la "revolución" hormonal y la leche no se produce en la cantidad necesaria (hipogalactia).
  • Agenesia del tejido mamario: las glándulas mamarias de la mujer no se han desarrollado normalmente durante el embarazo. Es una afección con una incidencia bajísima que hace que la producción sea baja.
  • Cirugía: la cirugía puede hacer que se vea afectada la producción de leche. Normalmente depende del tipo de cirugía realizada. Si han hecho levantamiento del pezón los conductos se vuelven a conectar y aunque quizás el primer hijo no pueda ser amamantado, se suele poder hacer lactancia mixta con un segundo hijo y exclusiva con un tercero.
  • Síndrome de Sheehan: es la necrosis de la hipófisis o parte de ella por falta de riego sanguíneo durante el parto, normalmente porque la mujer ha perdido mucha sangre. Al no producirse prolactina ni oxitocina (de las que la hipófisis se encarga) no puede crearse leche.
  • Déficit congénito de prolactina: si hay un déficit de prolactina, la hormona encargada de crear leche, la madre hará menos leche de la necesaria. Es un síndrome también extraño que sucede en muy contadas ocasiones.

Posibles causas de sensación de hipogalactia

Después de ver las verdaderas causas de hipogalactia falta ver las causas de sensación de hipogalactia, que son las culpables de la mayoría de hipogalactias verbalizadas por las madres.

criticas-med2.jpg

  • El niño no extrae la leche adecuadamente: la madre tiene leche, pero la he puesto en este listado porque el resultado es el mismo, un niño que engorda poco o nada, que llora o duerme mucho y que no está comiendo suficiente. Se trata de problemas de posición, de problemas de succión con culpables como retrognatias (mandíbula inferior demasiado pequeña) o anquiloglosias (frenillos sublinguales que no dejan que la lengua ordeñe el pecho materno). Aquí la madre cree que no tiene leche, pero el problema no es ese.
  • El niño mama muy a menudo: amamantar se hace a demanda, por lo que es normal que los niños mamen a menudo, aunque muchas mujeres creen que deben comer, más o menos, cada tres horas o más. Sin embargo cuando un niño no está comiendo lo suficiente también es lógico que pida alimento muy a menudo. Es necesario entonces ver el peso del niño y buscar otros posibles problemas que nos lleven al punto anterior.
  • Cuando no está mamando está nervioso: los niños que están comiendo poco suelen quejarse entre tomas porque tienen hambre. Sin embargo no siempre que un bebé se queja tiene hambre y a veces, aún cuando están satisfechos, quieren estar cerca de mamá o papá y solicita ese contacto con gemidos y quizás con llantos. Aunque cada vez pasa menos, sigue habiendo gente que no contempla la necesidad de afecto como una necesidad real (“si ha comido, no tiene frío ni calor, le he cambiado el pañal y no tiene sueño: ¿de qué se queja?”).
  • La madre tiene los pechos blandos: muchas madres no notan la subida de la leche, muchas la notan siempre entre tomas y algunas la notan por la noche o cuando su bebé pasa un rato largo sin mamar. De todas ellas las que se ponen más nerviosas, obviamente, son las primeras, porque no perciben ninguna sensación que les haga pensar que en sus pechos hay leche. Ante esta situación, cualquier mínimo gesto que haga el bebé, cualquier molestia o signo será seguramente culpa de que "no hago leche suficiente" ("mama mucho… no tengo leche", "mama poco… no tengo leche", "llora mucho… porque no tengo leche", "llora poco… como no come no tiene ni fuerzas para llorar", etc.).
  • Etc.: hay muchas causas más, desde herencias al estilo "mi madre no tuvo leche, yo tampoco tengo", que no son ciertas, pasando por "con el primero no tuve, así que ya ni lo intento", hasta "me noto los pechos muy blandos así que no tengo" o "es que yo tengo el pecho pequeño". Todas estas causas son mitos también, pero hacen caer a la madre en una absoluta desconfianza, fruto de la cual cualquier síntoma (o creencia de que existe un síntoma) de su hijo estará achacado a la falta de leche.

Qué hacer ante una teórica hipogalactia

Una vez vistas las posibles causas de hipogalactia (verdaderas y no verdaderas) es necesario saber qué puede hacer un profesional o alguien que esté intentando ayudar a una madre ante dichas sensaciones.

Soluciones milagrosas no hay, así que lo ideal es tratar de diagnosticar de la manera más concreta posible la causa de que el niño esté comiendo poco o desvelar la razón por la que la madre cree que el niño está comiendo poco. Lo ideal es hacer primero una entrevista a la madre o simplemente dejarle hablar para que ella vaya contando los "síntomas", las sensaciones, lo que nota, lo que querría notar, si le duele, si no le duele, etc.

Luego habría que hacer una valoración tanto del pecho de la mujer como de la boca del niño, buscando alguna razón que pueda provocar dificultad, y una valoración de madre e hijo juntos, cómo se posicionan, cómo mama el bebé, si la succión es efectiva, etc. Evidentemente, sabiendo que las hormonas juegan un papel importante, un médico debería pedir un análisis de sangre en el que se pudiera ver si hay un hipotiroidismo no diagnosticado o incluso si la mamá tiene la prolactina demasiado baja y por eso no está produciendo suficiente leche.

Después de todo esto siempre hay otras variables que pueden y deben valorarse, muchas veces difíciles de encontrar. Yo personalmente, cuando no soy capaz de hallar la causa acabo "tirando" de asesoras de lactancia conocidas, de las que llevan media vida "viendo tetas", porque el diablo sabe más por viejo que por diablo, y tienen un ojo clínico que ya querría yo para mí.

Con todo esto quiero mostrar que "pues si no tienes leche, dale un biberón" es la solución más cómoda que un profesional puede tomar, tan simple como verbalizarla. Hasta mi padre, que no ha estudiado nada de medicina ni tiene noción alguna de lactancia, puede dar ese consejo. Hasta yo puedo darlo… pero claro, no sería justo para aquellas madres que quieren seguir dando el pecho, porque no estaría haciendo lo posible por ellas, como se presupone al personal sanitario.

Fotos | moppet65535, Daquella manera en Flickr
En Bebés y más | Mitos de leche materna: "Este niño pasa hambre, yo diría que no tienes leche" (I), “No tengo suficiente leche”, Mitos sobre la lactancia materna: para que una mujer tenga suficiente leche debe beber agua en abundancia, Cuando el bebé rechaza el pecho (I) y (II), Por qué muy pocos bebés toman lactancia materna exclusiva hasta los seis meses




Salgo sin niños y "me falta algo"

Posted: 13 Jun 2011 06:40 AM PDT

soledad

¿Sabéis que cuando a alguien le amputan un miembro sigue sintiéndolo? “Miembro fantasma”, le llaman. Pues mis niñas eran pequeños fantasmitas a mi alrededor hace un par de días… El viernes salí por primera vez a cenar sin mis hijas. Era una cena de aniversario de mi centro de trabajo, y por primera vez me decidí a salir sin ellas.

Cierto que alguna vez ya había acudido a un par de comidas de trabajo sin las peques, pero por un tiempo bastante limitado (vamos, casi saliendo con el postre en la boca…).

Así que después de casi cuatro años, me faltaban los pequeños “apéndices” alrededor, una sensación extraña que me recuerda a la de si alguna vez no tuvimos hijos. Enseguida me acordé de una amiga que hace unos años viajó conmigo a Mallorca y tenía ese impulso inconsciente de mirar alrededor para ver dónde estaban los niños.

Me lo comentó entonces, y pensé, “qué extraño”. Efectivamente, es raro salir sin ellos cuando llevas años haciéndolo, no ya para ir de compras o al trabajo, o las tareas que habitualmente hacemos sin ellos cuando van creciendo, sino en alguna situación diferente, de ocio.

Aún recuerdo la primera vez que salí sin mi hija mayor. Haría unos tres meses que había nacido y decidí ir una hora (recuerdo que me puse ese límite) a una exposición, muy cerca de casa. Ella dormía y si me la llevaba iba a estar más incómoda.

¡Qué rara me sentía! Sólo tres meses con ella (más, contando el embarazo) y ya “me faltaba”, como esos “miembros fantasma” que se siguen notando, a los que seguimos buscando. Tal vez en mi interior “quería” que ella también me hubiera echado en falta. Pero seguía durmiendo…

El viernes, varias veces me sorprendí mirando por el retrovisor sus asientos, consultando el teléfono y con unas ganas tremendas de llamar para saber cómo estaban, aunque cuando yo me fui de casa prácticamente ya se habían acostado. Me faltaba algo.

Aunque también he de decir que lo pasé estupendamente y que sabía que ellas estaban durmiendo plácidamente y no me necesitaban. Volví a unos años atrás, sin mirar el reloj, bailando y disfrutando de la noche, lo pasé muy bien ciertamente y creo que me sentó estupendamente esta salida.

Porque al día siguiente tenía unas grandísimas ganas de verlas y contarles todo lo que había hecho, enseñarles fotos, darles la flor que cogí para ellas… Durante la noche, sin mis hijas me faltaba algo, normal. Si es que llenan a raudales cada rinconcito de nuestra existencia… una huella imborrable y deliciosa que nunca se borrará.

Foto | Anemone Jones en Flickr
En Bebés y más | Cuando tener un hijo destapa la caja de los truenos, Los bebés llorones afectan la relación de pareja, Enamorados y con hijos, ¿es posible?, Vacaciones, ¿con hijos o sin hijos?




Lo más destacado en Bebés y más: del 6 al 12 de junio

Posted: 13 Jun 2011 05:44 AM PDT

cabecera de bebes y mas

Hoy como cada lunes, volvemos con el resumen de lo más destacado de Bebés y más, aquellos temas que más os han interesado.

Hemos iniciado un Especial sobre vacunación, comentando temas tan interesantes y polémicos como lo que dice (y no dice) la liga para la libertad de vacunación acerca de las epidemias de sarampión, por qué no vacunar a los niños pone en peligro la salud de todos y por qué estar a favor de las vacunas.

También sobre salud infantil hemos conocido que aumentan los casos de plagiocefalia en bebés, lo que sucede si un hermano tiene discapacidad y que los bebés deben usar gafas de sol.

Especial atención ha merecido el polémico caso de Habiba y nos hemos preguntado si prohibe el Instituto madrileño del menor y la familia amamantar a los niños. Seguiremos atentos al caso que sin duda irá dejando más titulares. Como contrapunto, tenemos las guarderías que apoyan la lactancia materna.

Las nuevas entregas de los cinco pasos para conseguir que los niños pierdan interés por el dibujo también han suscitado el interés de nuestros lectores, así como la buena noticia de los cinco pasos básicos para criar en positivo y sin castigos, una campaña de Unicef en Costa Rica.

Un post muy íntimo nos muestra cómo se puede ser amiga del padre de tu hijo aunque no sea tu pareja, que junto al desarrollo de los sonidos en el niño o las ingestas dietéticas recomendadas durante embarazo y lactancia han sido otros temas destacados de la semana. También referidas a nutrición durante el embarazo y la infancia hemos traído las nuevas recomendaciones de consumo de pescado.

Finalmente, os recordamos que podéis participar en La pregunta de la semana en nuestra sección de respuestas: ¿Cómo anunciasteis a la familia la noticia del embarazo?. Pronto os daremos los resultados.

Esperamos que esta recopilación de posts de los últimos días os haya resultado interesante. Continuaremos trabajando para traer los contenidos más atractivos, divertidos y útiles al blog, y la semana que viene los resumiremos en un nueva selección de lo más destacado de Bebés y Más para que no se os escape nada.




El deporte sano para niños sanos

Posted: 13 Jun 2011 01:50 AM PDT

deporte

La sobreexigencia deportiva no es aconsejable para los más pequeños, sin embargo cuando el deporte es sano, lo practican con gusto y lo disfrutan, es una actividad esencial para la salud física y emocional de los pequeños, propiciando niños sanos.

Practicar deporte durante la infancia reduce el riesgo de obesidad infantil, de ser un adulto sedentario, a la vez que favorece el crecimiento. Mejora el desarrollo de sistemas fisiológicos, como el cardiovascular y el pulmonar, así como el fortalecimiento de los músculos y los huesos. Además de mejorar la memoria y la concentración.

Pero también tiene ventajas desde el punto de vista emocional y social. Practicar un deporte en equipo contribuye a mejorar las relaciones con los demás, a superar la timidez, a sentirse parte de un equipo, a respetar las normas y a fomentar la colaboración.

Según investigaciones, los niños que mantienen una actividad física regular, tienen mejor integración social y menos riesgo de adquirir hábitos poco saludables, como el consumo de alcohol y tabaco.

Siempre hay que tener cuidado de no caer en la sobreexigencia en la práctica del deporte. Tiene que ser un deporte elegido por los niños y no por los padres, que no suponga un estrés sino un disfrute para el pequeño. La práctica deportiva tiene que ser una actividad lúdica acorde a la edad y al estado físico de cada niño.

El deporte sano, aporta grandes beneficios para los niños. En muchos deportes los pequeños se inician a la edad de cuatro, cinco o seis años, y con el apoyo y el ejemplo de los padres, puede convertirse en un estimulante estilo de vida.

Vía | Europa Press
Foto | s.schmitz en Flickr
En Bebés y más | El juego (no el deporte) es el mejor ejercicio para los peques, Padres “deportivos”, hijos deportistas
En Vitónica | Incentivemos a los niños a hacer deportem




El dibujo de tu hijo convertido en una joya de plata

Posted: 13 Jun 2011 12:19 AM PDT

Munota-joyas
Solemos guardar las obras de arte de los peques como auténticos tesoros, así que una original opción para llevarlos siempre cerca es tener el dibujo de tu hijo convertido en uina joya de plata.

La línea "Art by KIDS" de Munota es una colección de anillos, colgantes, llaveros, broches en la que se plasman los dibujos elaborados por los niños. Los más pequeños son los diseñadores. Realizan un dibujo y se elige la pieza de plata en la que queremos que quede grabado.

Por supuesto, el resultado es una pieza única, totalmente exclusiva, con lo cual hay que elegir muy bien el dibujo, pues quedará para siempre. Podéis incluso utilizar un mismo dibujo con el nombre del niño en versión colgante para mamá y llavero para papá, por ejemplo.

También puede ser el dibujo de tu nieto o de tu sobrino para llevarlo siempre contigo. Envías el dibujo desde tu ordenador, escoges la joya y en un mes la tienes en casa. Los precios: 90 o 95 euros, según la pieza.

Más información | Munota
En Bebés y más | Joyas de plata personalizadas con el dibujo de tu hijo




Mitos de leche materna: “Este niño pasa hambre, yo diría que no tienes leche” (I)

Posted: 12 Jun 2011 09:00 PM PDT

bebe-al-pecho.jpg

Hace unas semanas iniciamos una serie de entradas acerca de los mitos sobre la leche materna con las que queremos, despacito y con buena letra, explicar cuáles son los mitos más comunes que aún se dejan oír en la calle e incluso en las consultas de pediatría y explicar cuál es la realidad actual.

Digo realidad actual, y no "la verdad", porque los mitos de los que hablamos son "la verdad" de hace unos cuantos años, que con el paso del tiempo han perdido validez y han pasado a no ser ciertos, convirtiéndose en mitos por seguir estando vigentes como recomendaciones.

Hoy vamos a hablar de un mito muy habitual entre las mamás y muy oído en la consulta del pediatra como es la falta de leche, también conocida como hipogalactia, que ojo, no es un mito para todas las mujeres, porque alguna habrá que realmente produce poca leche, pero no son tantas como casos se conocen.

La hipogalactia es una enfermedad muy extendida (pero no es cierto)

Es muy común en la consulta de pediatría (yo como enfermero lo oigo cada dos por tres) el que una madre que llega con un recién nacido te diga que le está dando biberón y ya no lactancia materna porque no tenía leche suficiente. Entonces el pediatra marca como razón para el no amamantamiento "hipogalactia" en el historial y la cosa queda ahí.

Si se recopilaran los datos de un centro sanitario (el mío por ejemplo) para saber por qué las mujeres dan biberón y no el pecho nos saldría un porcentaje altísimo de hipogalactias y la realidad es que debe tratarse de una de las únicas afecciones cuyo diagnóstico es realizado por la madre. Dice "no tenía leche" y ahí se acaba todo. "Si lo dice es cierto", piensan muchos profesionales.

Pero lo cierto es que es irreal. No es que sea falso. No es que se pueda decir que todas las mujeres tienen leche, porque quien dice esto está alimentando otro mito sobre la lactancia materna. Pero una cosa es que una minoría padezca hipogalactia y otra muy diferente es que el tener leche esté visto casi como un milagro de la naturaleza al alcance de muy pocas mujeres, porque empezar empiezan amamantando muchas (más del 70% de las mujeres), pero poco a poco, a medida que los bebés crecen, las tasas van cayendo hasta un 25%, más o menos, a los 6 meses. Por el camino, más bien pronto que tarde, van cayendo aquellas madres que creen no tener leche, y que lo creen además por la ayuda de familiares y amigos (y a veces hasta profesionales) que apoyan a la madre alimentando el mito.

Qué debería suceder cuando una madre cree tener hipogalactia

Es posible que cuando una madre diga "mi niño pasa hambre, yo diría que no tengo leche", esté en lo cierto porque realmente no esté produciendo suficiente leche.

Ante esta frase suelen hacerse dos cosas: decirle que no es verdad, que todas las mujeres tienen leche y que le dé a demanda y muy a menudo para tener más leche o decirle que tiene una hipogalactia y que entonces tiene que dar un biberón (o varios).

Las dos soluciones son igual de erróneas. La primera por negar algo que podría ser real y por dar una solución que muchas madres ya siguen (“lo tengo todo el día enganchado a la teta, pero llora y llora y no gana peso”) y la segunda por dejar que la madre haga un diagnóstico, no ofrecer una solución que permita el amamantamiento y solucionarlo con biberones dando por finalizada la lactancia de ese niño.

Digamos que lo ideal sería que alguien dijera algo así como: "¿No tienes leche? ¿Por qué tienes esta sensación?". Aunque parezca mentira, muchas madres creen no tener leche sólo por sensaciones o por creencias erróneas. Siempre recordaré a una madre que me dijo que creía que no tenía leche suficiente porque el niño le pedía muy a menudo (esto era cada 90-120 minutos). Pesé al niño y en una semana había engordado casi 400 gramos. Evidentemente le dije que la frecuencia de las tomas, aunque a mucha gente le parecía extraña, era normal y, lo que es más claro, que ganando 400 gramos en una semana era imposible que ella no tuviera leche suficiente. Sin embargo ella venía casi decidida a empezar a dar biberones, faltándole solo mi confirmación de que era necesario hacerlo para empezar a hacerlo.

Pues así, preguntando sobre las sensaciones, se puede llegar a conocer cuáles son las creencias y cuál la información y lo que es más importante, podemos saber cuáles son las intenciones y los deseos de las madres y a partir de ahí podemos dar consejos y recomendaciones adecuadas.

Mañana seguimos hablando de este tema y hablaremos de las posibles causas de hipogalactia, de las posibles razones que hacen que una mujer crea tener hipogalactia y ofreceremos una breve guía sobre qué habría que hacer cuando una madre cree no tener leche o cuando algún familiar que habla por ella (suele ser la madre, la abuela del bebé) explica que “este niño pasa hambre, yo diría que no tiene leche”.

Foto | Raphael Goetter
En Bebés y más | “No tengo suficiente leche”, Mitos sobre la lactancia materna: para que una mujer tenga suficiente leche debe beber agua en abundancia, Cuando el bebé rechaza el pecho (I) y (II), Por qué muy pocos bebés toman lactancia materna exclusiva hasta los seis meses