Todo para Bebe: Los 37 años son la edad límite para tener un embarazo sin riesgos

viernes, 1 de abril de 2011 |

Todo para Bebe: Los 37 años son la edad límite para tener un embarazo sin riesgos


Los 37 años son la edad límite para tener un embarazo sin riesgos

Posted: 01 Apr 2011 03:00 PM PDT

mujeres-embarazadas.jpg

La crisis económica, la inestabilidad laboral, la dificultad para comprar un piso o encontrar una pareja estable, el deseo de exprimir la juventud y tratar de mejorar o ascender puestos en el trabajo, entre otras cosas, son las razones más habituales para retrasar el momento de tener hijos.

Esta inercia social, que parece bastante lógica en los tiempos en que vivimos choca frontalmente, sin embargo, con la madre naturaleza, que parece haber previsto que las mujeres sean madres más bien jóvenes.

Esta es la conclusión a la que han llegado en la Unidad de Ginecología del Instituto Universitario Dexeus de Barcelona, donde han realizado un estudio que dice que la edad límite para conseguir un embarazo y un nacimiento fuera de riesgos se sitúa en los 37 años de edad, ya sea mediante concepción natural, ya sea mediante tratamientos de fertilidad.

Para hacer dicho estudio se han analizado hasta 5.000 ciclos de fecundación in vitro (FIV), observándose que a medida que pasan los años el recuento de folículos disminuye considerablemente. Además, a nivel cromosómico, los ovocitos van empeorando, provocando que disminuya la calidad de los embriones y en consecuencia la viabilidad de los mismos.

Pedro Barri, máximo responsable del estudio dice al respecto:

La influencia que tiene la edad es de mucho peso en cuestiones que tienen que ver con la fertilidad, ya sea en la concepción natural, como mediante la FIV [...] muchas mujeres piensan que, aunque no tengan hijos a edades más apropiadas para la fertilidad porque estén trabajando, pueden tenerlo más tarde mediante la FIV, por ejemplo con 45 años. Eso no es verdad y hay que hacerlo saber a las pacientes.

A partir de los 37 años aumenta también la tasa de muerte fetal previa al parto que no está asociada a malformaciones. En resumidas cuentas, a partir de esa edad límite hay menos embarazos, hay más abortos y cuando la mujer se queda embarazada hay más riesgo de muerte fetal, sin estar ésta relacionada a malformaciones.

No sé qué os parecerán estos datos, pero la verdad es que la edad para tener hijos parece que se está limitando mucho. Los jóvenes tienen que esperar por razones cada día más obvias relacionadas con la inestabilidad social, pero si esperas demasiado, corres el riesgo de que haya problemas, ya no sólo durante el embarazo y el parto, sino para llegar a concebir.

Vía | Yahoo noticias
Foto | Magnusfranklin en Flickr
En Bebés y más | Después de los 35 años, mayores riesgos en el embarazo y el parto, La mejor edad para tener el primer hijo es entre los 25 y los 29 años, “Tiempo de ser madre”: documental acerca del reloj biológico de la maternidad




Logopedia: mucho más que la "rr"

Posted: 01 Apr 2011 11:34 AM PDT

Ve el video en el sitio original.

Al hablar de logopedia lo primero que nos viene a la cabeza es “seguro que no sabe pronunciar la rr”. E incluso podemos oír expresiones tan graciosas como “¿tienes algo en los pies?”, “¿no querrás decir pedagogía?”, “pues cuando era pequeño yo iba al golopeda” y muchas más. Nada más lejos de la realidad.

Como se puede ver en el vídeo que inicia el post, la logopedia es mucho más que la “rr”, un sonido que a muchos niños (y no tan niños) les cuesta pronunciar. Y es esta falsa creencia la que, en muchas ocasiones, impide que multitud de trastornos que no tienen que ver con la comunicación verbal puedan verse favorecidos gracias a una correcta intervención logopédica.

Entonces, ¿qué es la logopedia?

La logopedia (del griego logos=palabra; paideia=educación) es:

“la disciplina que engloba el estudio, prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la comunicación humana, manifestados a través de patologías y alteraciones en la voz, el habla, el lenguaje (oral, escrito y gestual), la audición y las funciones orofaciales, tanto en población infantil como adulta”.

Actualmente hay un amplio repertorio de alteraciones en las que la intervención de un logopeda puede ayudar a lograr un desarrollo óptimo en las áreas que se encuentren alteradas. Dentro de la etapa preescolar, los problemas más frecuentes que nos podemos encontrar y que son tratados por logopedas son:

  • Trastornos del lenguaje: retraso del lenguaje, disfasia, afasia infantil (congénita o adquirida)
  • Trastornos de la voz: disfonía
  • Trastornos del habla: dislalia, disartria, tartamudez o disfemia
  • Trastornos del lenguaje y la comunicación no específicos: mutismo, laconismo o expresión breve y concisa, lenguaje regresivo

No os preocupeis si estos nombres os parecen raros. En posts posteriores os hablaremos detalladamente de cada uno de ellos: definición, síntomas, tratamiento, recomendaciones…

Por otro lado, existen gran variedad de trastornos que, como hemos dicho, no sólo tienen que ver con el componente verbal de los niños, como pueden ser los trastornos en la alimentación (deglución atípica, disfagia infantil) descoordinación respiratoria o los trastornos de la comunicación no verbal (falta de intención comunicativa).

Así, la logopedia nos permite, además de estimular el desarrollo del lenguaje en la población infantil en general, mejorar la voz, el habla o la capacidad de persuasión de personas cuya principal herramienta de trabajo es la comunicación (comerciantes, profesores, actores, cantantes, políticos…). Y es que, al final, en la logopedia no todo se reduce a mover la lengua delante de un espejo para poder llegar a decir “perro”.

Video | Soy logopeda
En Bebés y más | Trastornos del habla en los niños, Rotacismo: problemas para pronunciar la “r”




Pirámide de alimentación interactiva: coloca los alimentos en su lugar

Posted: 01 Apr 2011 05:43 AM PDT

Juego pirámide alimentación

¿Qué mejor manera de conocer el modo de conseguir una alimentación sana y equilibrada que jugando? Esta pirámide de alimentación interactiva para los niños les enseña cuáles son las comidas más saludables de modo divertido. Y ellos mismos tendrán que colocar los alimentos en su sitio.

A través de un recorrido por las distintas pirámides conocemos más sobre los alimentos superfluos u ocasionales, los alimentos complementarios, los básicos y el agua, vital para cada día. Se va explicando en qué consiste cada apartado de la pirámide, con sencillos textos y dibujos.

Vamos avanzando por varias pirámides alimenticias, cada una con información complementaria sobre los alimentos, desde lo más alto de la pirámide (alimentos ocasionales) a la base:

  • y el agua, de importancia capital en la dieta infantil, en la base de la pirámide.

El mejor paso es el juego, una pirámide vacía que hay que rellenar colocando los alimentos correspondientes en su lugar. Os animo a jugar con vuestros hijos y a poner todas las comidas en su sitio de la pirámide. ¡Sin olvidarse de los ocho vasos de agua!

Vía | Gobierno de Canarias
En Bebés y más | Pirámide de alimentación para niños, Pirámide sobre la actividad física




Oir muchas veces el mismo cuento acelera la adquisición del vocabulario en los niños

Posted: 01 Apr 2011 02:43 AM PDT

lectura

Es muy habitual que los peques nos pidan que les leamos el mismo cuento una y otra vez hasta que se lo aprenden de memoria, y nosotros también. Detrás de esta repeticion hay un importante beneficio para ellos pues oir muchas veces el mismo cuento acelera la adquisicón del vocabulario en los niños.

Así lo afirma un estudio de la Universidad británica de Sussex realizado con niños de 3 años, a quienes se los separó en dos grupos para constatar el aprendizaje de dos nuevas palabras.

Los métodos fueron diferentes para cada grupo. Uno escuchó tres historias diferentes con estas palabras, mientras que el otro grupo escuchó una única historia con las mismas palabras nuevas. Después de una semana, se constató que los niños a los que se había contado solo un cuento recordaban mejor las nuevas palabras que los niños a los que se había contado tres historias diferentes.

Lo que sucede es que cada vez que un niño escucha el cuento está adquiriendo nueva información. La primera vez se centra en la comprensión de la historia, la segunda percibe los detalles y la descripción, y así progresivamente.

Si las nuevas palabras se introducen en contextos variados es menos probable que el niño se pueda concentrar en las nuevas palabras, en cambio al presentarlas siempre un mismo contexto es más factible que las aprendan antes.

Oir muchas veces el mismo cuento, aunque a veces nos parezca monótono, es muy beneficioso para su aprendizaje pues acelera la adquisión del vocabulario en los niños.

Una biblioteca nutrida y variada motiva el placer por la lectura en los más pequeños, pero no importa tanto la cantidad de libros sino la repetición de cada uno de ellos. Seguro que aún recordáis con especial cariño algún libro de vuestra infancia que leíais una y otra vez.

Vía | Xataka Ciencia
Foto | dedrawolff en Flickr
En Bebés y más | Beneficios de fomentar lectura temprana




Un parto vaginal no es lo mismo que un parto natural‏

Posted: 31 Mar 2011 09:00 PM PDT

renacer7_monica_pan.jpg

Vengo observando desde hace un tiempo que algunas madres recientes no acaban de tener claro el concepto de parto natural y parto vaginal. Para muchas parece ser que las dos cosas son lo mismo, porque te hablan de su parto indistintamente con uno u otro concepto, pero la realidad es que no pueden utilizarse ambos términos indistintamente, porque no son equivalentes.

Está claro que una mujer que tiene un parto natural ha parido vaginalmente. Sin embargo no es cierto que toda mujer que haya parido vaginalmente lo ha hecho de manera natural.

Una amiga que dio a luz recientemente a su segundo hijo me dijo contenta: “qué bien, después de la cesárea con el primero, he podido desquitarme y decir que he parido. He tenido un parto natural”.

Pero no, su parto no había sido natural, porque le pusieron la anestesia epidural, porque llevaba una vía canalizada por la que le pusieron suero y porque le hicieron una episiotomía de la que aún se está recuperando. Vaginal sí, porque el niño salió por la vagina, pero natural no, me temo que no.

¿Qué es un parto natural?

Un parto natural no es sólo aquel en el que no se utilicen medios externos para controlar un parto que va bien, sino más bien aquel en el que se deja que la naturaleza siga su curso (pero vigilando por si en algún momento es necesario intervenir, por supuesto).

Por poner un ejemplo, una mujer podría parir sin epidural, sin oxitocina sintética que induzca el parto, sin episiotomía y sin medicación, pero dilatar en una sala iluminada en exceso, con constantes interrupciones, con profesionales poco respetuosos con sus procesos y necesidades, con una monitorización continua impidiendo que la madre se mueva y/o poniéndola en posición de litotomía (boca arriba con las piernas elevadas) y este parto, en teoría, no podría considerarse como un parto natural porque se estarían torpedeando continuamente los procesos fisiológicos naturales (digo en teoría, porque para mí sería el parto natural de una mujer “campeona”, por lograrlo a pesar de la atención recibida).

Un parto natural es (en teoría) aquel en el que la ciencia se pone a disposición de la embarazada sana, por si en algún momento es necesario aplicarla, pero no aquel en el que la ciencia decide tomar el mando de algo que por sí mismo tiene más probabilidades de éxito. Es como si ahora, a los corredores de fondo, les acompañara un médico al lado, tratando de verificar que las constantes vitales están en orden. Todos los corredores llegarán a la meta, pero las constantes interrupciones harán que tarden más tiempo y que más de uno hasta tropiece o caiga por tener que correr con alguien que trata de mirar tu salud continuamente.

Qué es necesario para que se produzca un parto natural

Para que un parto vaya por el buen camino y pueda considerarse un parto natural deberían darse una serie de circunstancias y sucesos cuyos objetivos son que nazca un niño sano (el fin) cediendo el protagonismo del momento a la madre y a su bebé (los medios). Es evidente que cuando hablamos de dar a luz el fin (que el bebé nazca bien) justifica los medios (se haga lo que se haga, lo más importante es que la madre y el bebé sobrevivan), sin embargo una cosa no quita la otra, pues se puede llegar al mismo destino teniendo en cuenta cómo pueden llegar a sentirse tanto el bebé como la madre.

En ocasiones he llegado a oír críticas hacia las madres que luchan por tener partos respetados, como si se tratara de un capricho al estilo “me apetece que me traten bien”, y el bebé fuera menos importante que la madre. Lo cierto es que las madres demandan respeto, en primer lugar, porque hace muchos años que se les está tratando peor de lo que se les debería tratar y en segundo lugar, porque cuando a la madre se le respeta y se le deja seguir sus ritmos y escuchar su cuerpo las probabilidades de éxito en el parto aumentan, disminuyendo posibles problemas e intervenciones tanto en la madre como en el bebé.

Para que un parto vaya bien debería haber:

  • Intimidad, seguridad y apoyo emocional: el parto es un acto sexual y, como tal, requiere de una mujer dedicada a ello. Cuanto más activo esté el cerebro racional (pensando en la gente que hay alrededor, en si lo está haciendo bien o mal, en la bronca que le ha metido la comadrona o en lo que sea que la distraiga), más desconectada estará la mujer de su cuerpo, de sus sensaciones y de todo lo que está sucediendo y más se inhiben las hormonas que facilitan al alumbramiento.
  • Libertad en todos los sentidos: que la mujer pueda estar de pie, en cuclillas, a cuatro patas o como a ella le parezca que debe estar para dar a luz. No puede ser que la postura para parir la determinen los profesionales según a ellos les vaya bien, porque la posición que ellos eligen es, normalmente, la menos adecuada.
  • Profesionales preparados pero “invisibles”: capaces de aparecer y actuar con maestría en caso de problemas, pero siendo “invisibles” si el parto transcurre con normalidad.
  • Procedimientos naturales para mitigar el dolor: si a la mujer se le deja desconectar del ambiente y centrarse en el proceso del parto, sus endorfinas actúan y el dolor se lleva mejor, sin necesidad de medicación ni anestesia que pueda interferir. Para ello pueden ayudar los cambios de postura, estar en una bañera con agua caliente, realizar masajes en la zona lumbar, utilizar una pelota de dilatación, utilizar técnicas de relajación, haber hecho un trabajo psicológico previo para prepararte para ese momento concreto, etc.
  • Contacto piel con piel nada más nacer: si todo ha ido bien y el niño está sano, no hay razón para separar a madre e hijo y el contacto piel con piel, junto con el inicio de la lactancia materna son muy importantes para ayudar a crear un vínculo madre-hijo sólido y duradero.

Foto | Re-nacer 7 de Monica Pan (con el permiso expreso de la autora)
En Bebés y más | Lo que la OMS aconseja para un parto normal, ¿Veremos algún día parir a las mujeres sin interferencias?