Todo para Bebe: Comprobando el pañal: ¿Olfato o contacto visual?‏

domingo, 3 de abril de 2011 |

Todo para Bebe: Comprobando el pañal: ¿Olfato o contacto visual?‏


Comprobando el pañal: ¿Olfato o contacto visual?‏

Posted: 03 Apr 2011 07:00 PM PDT

bebe-y-panal.jpg

Hace unos días caminaba con mi familia por un supermercado cuando observé a una madre cogiendo a su hijo desde el suelo para acercarlo lo suficiente, de espaldas, como para hundir la nariz en su pañal.

Esto me hizo pensar en que en mis cinco años como padre he visto a muchos padres y madres utilizando dos métodos diferentes a la hora de comprobar el pañal: el olfato y el contacto visual.

Entonces me pregunté a mí mismo cuál era mi método preferido y, la verdad, no puedo decantarme por uno en concreto, porque he llegado a utilizar ambos, según el momento o según la situación.

El poder del olfato a la hora de detectar pañales sucios

El olfato es una herramienta maravillosa que muchos padres desechamos, pero que ayuda muchísimo para según qué facetas. Hay padres con mejor olfato que otros, y lo digo con conocimiento de causa porque mi mujer me dice a veces “se ha cagao”, y yo le pregunto sorprendido un “¿cómo lo sabes?”, recibiendo un “¿es que no lo hueles?”. Y el caso es que no, en la distancia soy mal rastreador, así que ni corto ni perezoso, más de una vez he cogido al niño a la altura de mi cabeza, como si lo fuera a sentar en mis hombros, deteniendo la maniobra en el punto concreto para levantar la nariz, apretarla contra su culo, y aspirar como un buen montañista que llega a la cima valorando el esfuerzo realizado y agradeciendo el aire puro que le rodea.

El método es fiable, pero no es definitivo, pues en muchas ocasiones se consiguen falsos positivos. Tú convencido de que ahí hay materia que necesita de tu sabia intervención, vas al armario a por un pañal, el cambiador, las toallitas y una bolsita de plástico y cuando montas la parafernalia el niño empieza a quejarse. Se contornea, trata de evadirse, llora… tú convencido de que está cagao: “venga, espera, que no tardo nada. ¿Qué quieres, que te deje ahí todo el día con la mierda pegada?”. Así que insistes, ejerces algo de fuerza mental y algo de fuerza física, buscas algo con que entretenerle mientras dura la operación y cuando por fin le quitas el pañal, ¡plas!, chasco… Era un pedete. Entonces viene el “ay, hijo, si ya me lo decías tú, que no tenías… perdona… ¡Hala! Sigue con lo que estabas”.

Una imagen vale más… que mil olores

La otra opción es la prueba definitiva: la comprobación visual. Se trata de una prueba 100% fiable, aunque es más costosa que la anterior porque tienes que hacer maniobras con las manos, separando el pantalón y abriendo la ranita o el calzoncillo, junto con el pañal, lo suficiente como para observar en ángulo de 45º la cara más interna del mismo. La maniobra es más complicada cuando el niño es más pequeño y lleva body, porque o desabrochas el body (demasiada manipulación y demasiado desvestir para que luego no sea nada) o metes un dedito por el lateral de la cadera para abrir espacio y poder observar bajo el body y el pañal.

El problema de esta segunda maniobra es que más de uno hemos acabado convirtiendo lo que iba a ser una comprobación visual en una comprobación táctil. Vamos, que hemos acabado metiendo el dedo donde no debíamos (y entonces sí que no hay sitio para la duda).

¿Cuál es vuestro método favorito?

Por mi parte, hoy por hoy que mi hijo el pequeño tiene dos años, opto casi siempre por el olfato, a riesgo de sufrir algún falso positivo, aunque a menudo los he combinado para no llegar a quitar el pañal si la prueba visual me confirma que el resultado es negativo.

Cuando eran más pequeños, y sobretodo cuando son bebés, que las cacas no suelen oler demasiado mal (a veces ni huelen), no queda otra opción que la comprobación visual. Supongo que a medida que crecen y las heces empiezan a coger peor olor vas modificando hábitos y empiezas a ir a lo fácil (olfato), dejando el método visual para cuando hay dudas razonables.

En fin, ¿cuál es vuestro método favorito?

Foto | Sellers Patton en Flickr
En Bebés y más | ¿A qué huelen las cacas de los bebés?




Los padres deprimidos son más propensos a pegar a sus hijos

Posted: 03 Apr 2011 03:00 PM PDT

padre-e-hijo.jpg

Ser padre no es una tarea fácil y en ocasiones puede afectar al estado mental de los padres y por lo tanto a otros ámbitos, de igual modo que los problemas en otras facetas de la vida pueden afectar a la relación entre padres e hijos.

Esto es lo que se ha evidenciado en un estudio reciente, al observarse que los padres deprimidos son más propensos a pegar a sus hijos o a ser más descuidados con ellos que aquellos que están mentalmente sanos, incluso cuando los niños son pequeños y gatean.

El estudio, bautizado como Familias Frágiles y Bienestar del Niño, ha evaluado a más de 5.000 niños que nacieron en EEUU entre 1998 y el 2000, con cuestionarios realizados a los padres cuando sus hijos tenían un año de edad. Los datos obtenidos hablan claro: el 41% de los padres deprimidos informaron que habían pegado a su hijo en el último mes, frente al 13% de los padres no deprimidos.

Además, los padres afectados por una depresión tenían menos de la mitad de probabilidades de leer cuentos a sus hijos tres o más veces por semana en comparación a los padres sanos.

El Dr. R. Neal Davis, uno de los responsables del estudio dijo al respecto:

Los síntomas depresivos en los padres podrían afectar negativamente la forma en que interactúan con sus hijos [...] un niño de un año no está en una fase de desarrollo apta para conectar los puntos, por lo que no puede relacionar un azote con cualquier comportamiento que haya tenido.

Es decir, que si el azote tiene como objetivo educar, no se va a conseguir nada, porque los niños de un año no crean la asociación entre un comportamiento realizado y el azote consecuente.

Personalmente no creo que la intención de los padres, en esas circunstancias, sean precisamente esas. Si tenemos en cuenta que los padres están deprimidos y, probablemente, con un nivel de “aguante” bajo, es lógico pensar que la tendencia a pegarles no es fruto de un trabajo intelectual previo con el objetivo de enseñar algo, sino más bien de una necesidad de descargar la rabia y frustración por parte de los padres, que no suelen estar en condiciones de soportar los comportamientos de sus hijos, comportamientos que no tienen por qué ser inadecuados (menos si tienen un año de edad), sino que simplemente no son aceptados por sus padres porque los ven como molestos (un niño de un año reclama mucho a sus padres y necesita mucha atención y contacto).

Ante esta situación, lo más recomendable es que los padres que se encuentren en esta situación busquen ayuda urgentemente, ya que de su estabilidad emocional depende la salud de su hijo y el vínculo (o la falta de él) que pueda crearse entre ellos.

Vía | Healthfinder
Foto | Ilya en Flickr
En Bebés y más | La depresión postparto en los hombres, ¿Depresión postparto hasta el punto de matar a tu hijo?, Las consecuencias de los azotes




¿Son más ecológicos los pañales de tela?

Posted: 03 Apr 2011 01:01 AM PDT

pañales tendidos

Los pañales de tela hoy día poco tienen que ver con los “trapos” que nos pusieron a muchos de nosotros. Han ganado en comodidad, en estética, en eficacia. Pero, si hablamos de respeto al medio ambiente, ¿son más ecológicos los pañales de tela que los desechables?

Hay estudios que señalan que no, que el coste ecológico sería similar en unos y otros pañales. Pañales al año, árboles cortados, lavadoras puestas, tiempo de biodegradación… son algunos de los términos que se emplean para diferenciar unos y otros pañales, y os aseguro que con cifras muy dispares.

De entre los usuarios de pañales de tela (o más bien entre sus padres) se suelen elogiar los beneficios económicos de estos pañales. Pero echando cuentas, constatas que, del mismo modo que hay pañales desechables de precios muy dispares según las marcas, los pañales de tela también tienen precios variables según el sistema, calidad, complementos…

Por lo tanto, según con los pañales que efectúes los cálculos (junto a otras variables como la edad del bebé), puede no salir ni tan barato usar pañales lavables ni tan caro usar los desechables. Lo que sí parece es que el desembolso inicial va a ser más fuerte en el caso de los pañales de tela.

Respecto a los beneficios dermatológicos de los pañales de tela, pues en principio para las pieles sensibles serán mucho menos alergénicos que los pañales convencionales que usan más productos químicos en su elaboración. En el lado contrario, podríamos decir que éstos, los desechables, absorben mucho más, por lo que el contacto de las heces con la piel del bebé es menor, lo cual redunda en la salud de su piel. Tampoco hay que olvidar que los escapes suelen ser menos frecuentes en los pañales convencionales.

Pero nos queremos centrar ahora en una de las cuestiones más reivindicadas por los pañales lavables, que se denominan frecuentemente pañales ecológicos, esto es, respetuosos con el medio ambiente: los beneficios medioambientales de los pañales de tela.

diap

Pañales y medio ambiente

Por otro lado, hay estudios que señalan que el coste ecológico de los pañales de tela son similares. En Reino Unido se realizó una investigación oficial que duró tres años, con fondos públicos, para comparar los pañales de tela y los de usar y tirar, llegando a la conclusión de que los efectos ecológicos de los pañales de tela y los desechables eran los mismos.

Los responsables de salud del gobierno señalaron que los gases efecto invernadero que generaban los desechables eran comparables con la electricidad que se necesitaba para limpiar y secar los segundos. Por ello se propuso el reciclaje de pañales como una alternativa más ecológica.

Otros estudios han confirmado que el uso de pañales desechables como sustrato para determinados cultivos es eficiente (se usaron pañales exclusivamente con residuos líquidos), otro modo de minimizar el impacto medioambiental de los pañales convencionales.

Sin saber de emisiones al ozono, en principio y por lo que he podido leer los pañales lavables obligan a poner muchas más lavadoras y a una temperatura mayor (no recomiendan lavar en frío), con el gasto extra que eso conlleva en energía y agua. Los prelavados o los enjuagues extra (a mano o a máquina) son muy empleados para eliminar las heces, por lo que el gasto mayor (repito, en agua y energía) es evidente.

Por otro lado, si hablamos de que por ejemplo en Ciudad de México hay unas 570 toneladas diarias de residuos producidos por pañales desechables, es innegable que este hecho incide en el problema de la contaminación ambiental.

Panal lavable

Lo que tardan los pañales en degradarse

Después tenemos la cuestión de si cuesta más hacer pañales de tela o de celulosa, la energía que gastan los fabricantes, los árboles que se necesitan, el tiempo que lleva al pañal biodegradarse… pero en esto tampoco hay acuerdos como hemos señalado en la introducción.

Por ejemplo, respecto a la biodegradación de los pañales desechables, existen cifras tan dispares que hablan de entre 500 años (¿cómo es posible saber esto si hace sólo unas décadas que existen pañales con las características actuales?) a 15 años, no mucho más que un pañal de tela. Los materiales celulósicos son potencialmente degradables, aunque recalcitrantes, es decir, en ambientes naturales su destrucción requiere “decenas o aún cientos de años” según investigadores que buscan el reciclado de pañales.

En cualquier caso, sean décadas o sean cientos de años, siempre es preferible que no se envuelva el pañal en una bolsa de plástico, porque esto impide que se airee y que las bacterias aeróbicas que facilitan la biodegradabilidad accedan a su interior.

El tiempo de degradación de los pañales de tela de algodón (excluidos plásticos o metales que puede haber en algunos modelos) es inferior a 12 meses. Y, sobre todo, la gran ventaja en este aspecto excede lo temporal y se centra en la cantidad: hay mucho menos pañales lavables en el medio ambiente para biodegradarse.

En fin, que en algunos sentidos no está claro que sean más ecológicos los pañales de tela que los desechables, muy pocos estudios controlados hablan sobre el coste ecológicos de unos y otros (otras cosas son los cálculos que cada uno podemos hacer “a ojo de buen cubero”).

Los impactos ecológicos de unos pueden ser más perjudiciales que los del otro en según que ámbitos. En buena medida, no se puede comparar de manera equivalente ni determinar conclusiones definitivas en este sentido. Lo más claro, a mi parecer: que los costes de producción en todos los sentidos se amortizan más en los pañales lavables, pues no son de un solo uso. Y que los costes en lavados son superiores en los de tela.

Por todo ello considero que en esta disyuntiva pañales lavables-desechables, más que por el medio ambiente hay que decantarse por lo que mejor le funciona a nuestro bebé o por lo que estamos dispuestos a pagar, que como vemos tampoco tiene una respuesta universal. Una decisión personal e informada, al fin y al cabo, que evidentemente no suele dejar de lado otras variables, como la comodidad.

Más información | Crianza natural
Fotos | Flickr (simplyla), Flickr (IngaMun)
En Bebés y más | Pañales ecológicos, Reciclaje de pañales en el Reino Unido, Marcas de pañales lavables o reutilizables




La vacunación del bebé prematuro

Posted: 02 Apr 2011 11:24 PM PDT

bebe prematyro

Se considera recién nacido prematuro o pretérmino a todo aquel que nace antes de las 37 semanas de gestación, una situación que se da en aproximadamente el 10% de los nacimientos, según distintos entornos. La vacunación en el bebé prematuro se realiza de modo distinto al convencional en los bebés nacidos a término.

El bebé prematuro se muestra en los primeros meses de vida muy vulnerable a las infecciones, debido a la inmadurez de su sistema inmunológico, entre otras razones. Algunas de esas infecciones son prevenibles mediante vacunas: Haemophilus influenzae tipo b (Hib), Streptococcus pneumoniae, Bordetella pertussis y rotavirus.

A pesar de que algunas situaciones clínicas pueden condicionar una respuesta disminuida a los antígenos de las vacunas, los especialistas señalan que al completar las primeras vacunaciones casi todos los niños prematuros alcanzan concentraciones protectoras de anticuerpos frente a los diversos antígenos de las vacunas, consiguiendo una inmunidad suficiente para prevenir la enfermedad.

A largo plazo, la protección es similar a la que tienen los bebés nacidos a término y a los dos años ya han desarrollado memoria inmunológica.

Los bebés prematuros son vacunados en menor medida

Sin embargo, es habitual que los recién nacidos prematuros tengan tasas de vacunación bastante menores de lo esperable, y en ello están involucrados tanto los pediatras como los neonatólogos. Si las desviaciones del esquema de inmunizaciones se producen en los primeros seis meses de vida, estamos hablando del momento en que los bebés se muestran más vulnerables.

El portal de vacunas de la Asociación Española de Pediatría acaba de publicar un texto que resume esta cuestión, centrándose en cómo, cuándo y por qué vacunar al bebé prematuro, y con otros temas interesantes como la seguridad de las vacunas en estos bebés.

En él se hace referencia a informes recientes en distintos países que señalan que en los recién nacidos prematuros las tasas de vacunación siguen siendo más bajas que en los nacidos a término y sobre todo que la indicación de las vacunas se produce demasiado tarde y debido en la mayoría de las ocasiones al temor o desconocimiento sobre la seguridad de las mismas en estos niños.

Respecto a la seguridad de las vacunas en bebés prematuros, los autores del documento de la AEP señalan que

En los diversos estudios controlados, las diferentes vacunas se han mostrado seguras, aunque con una notable diferencia en la aparición de acontecimientos adversos graves, pero siempre atribuibles a la prematuridad y no a las vacunas.

Os recomendamos la lectura completa de este documento, que también hace referencia a los efectos adversos postvacunación en prematuros, y hacemos un extracto de los puntos principales que resumen sus autores.

Prematuro

Cuándo y cómo vacunar al bebé prematuro

  • El bebé prematuro debe ser vacunado de acuerdo a su edad cronológica, independientemente de su edad gestacional y de su peso. Salvo en situaciones excepcionales, no se debe retrasar la edad de vacunación.
  • La respuesta inmunológica a las vacunas en los prematuros es similar a la obtenida en el recién nacido a término para la DTPa, poliovirus 1 y 2, neumococo y meningococo, pero inferior para hepatitis B, Hib y polio 3.
  • La seguridad y reactogenicidad vacunal en los RNP es similar a la de los RNT.
  • Los bebés prematuros que permanecen ingresados en el momento de la vacunación deben tener la mayor estabilidad posible y estar libres de acontecimientos cardiorrespiratorios adversos, en particular de apneas.
  • La vacunación frente a la hepatitis B se hará de acuerdo con el estado serológico de la madre y siguiendo la pauta establecida.
  • Las vacunas de rotavirus son eficaces, seguras e inmunogénicas en esta población, aunque no se deben administrar mientras el niño este ingresado.
  • Todos los RNP deben recibir la vacuna de la gripe a partir de los seis meses, en especial los menores de 32 semanas de edad gestacional o con patología crónica (DBP, neurológica, desnutrición…).
  • Es importante promocionar la "estrategia de nido", vacunando a los convivientes y cuidadores de todos los RNP.
  • Las vacunas combinadas son las más adecuadas para esta población. Las vacuna hexavalentes se han mostrado seguras e inmunogénicas, facilitando el cumplimiento del calendario de vacunación.

En definitiva, la vacunación del bebé prematuro es recomendable y se muestra segura, aunque han de tenerse en consideración las características del bebé, su estado de salud y otras variables para que la inmunización sea efectiva, segura y sea administrada adecuadamente.

Vía | AEP
Fotos | jdsmith1021, César Rincón en Flickr-CC
En Bebés y más | Humanizar el cuidado de los bebés prematuros, Una visita a la UCI de neonatos del Hospital 12 de Octubre, Un programa informático predice las enfermedades de los prematuros




"No es lo mismo parir que parir": las diferencias entre un parto natural y uno instrumental en vídeo

Posted: 02 Apr 2011 09:00 PM PDT

no-es-lo-mismo-parir-que-parir.jpg

Impresionante. Impactante. Asombroso. No tengo palabras para describir este vídeo titulado “No es lo mismo parir que parir“, en el que se muestran las diferencias entre un parto instrumentalizado y un parto natural.

Hace tan sólo dos días os explicábamos la diferencia entre parto vaginal (si éste era instrumentalizado) y parto natural. No era la primera vez que lo hacíamos, porque en Bebés y más hablamos a menudo acerca de cuál sería el parto ideal y cómo deberían ser tratadas las mujeres. Explicamos que el respeto debe ser máximo, que la mujer debe sentirse protagonista del momento, que debe ser capaz de tomar decisiones, que los profesionales deben inmiscuirse lo menos posible en el parto, pero estando pendientes por si hay algún problema y por lo tanto que debe evitarse la instrumentalización, a menos que sea estrictamente necesaria.

Lo hemos hablado tantas veces que parece que no hay nada nuevo que decir al respecto, por eso, ante esta situación, puede ser útil ver un vídeo que muestre que no es lo mismo dar a luz con unos profesionales que tratan a las mujeres como si fueran enfermas y que toman la iniciativa en el parto que hacerlo con unos profesionales más respetuosos con los procesos fisiológicos, que dejan que el parto fluya y que el bebé llegue sin prisas.

No es lo mismo parir que parir“ es un vídeo de casi seis minutos de duración que, aviso, puede herir la sensibilidad del espectador, porque lo muestra todo de un parto (y cuando digo todo,...). Lo firma la editorial Ob Stare, aunque no he sido capaz de ver una referencia a ella en su página web. El vídeo lo podéis ver a continuación:

Como hemos dicho, se muestran dos partos con todo lujo de detalles, uno instrumentalizado y el otro un parto natural. En uno de ellos la madre está tumbada mientras es conectada a diversos aparatos y sueros y en el otro la madre está en cuclillas. En uno los profesionales tocan y tocan y en el otro es la madre la que pone la mano para acariciar la cabeza de su bebé. En uno a la madre se le practica una episiotomía (como hemos dicho en otras ocasiones, sólo está indicada en un porcentaje muy bajo de mujeres) y en el otro no. En uno el bebé sale en contra de la fuerza de la gravedad, casi apuntando hacia arriba y en el otro se aprovecha esa fuerza para que el bebé “caiga” afuera.

Al final podéis ver algunos expulsivos más en condiciones de poca intervención y el trato que reciben los bebés en unos y otros protocolos. No es lo mismo que envuelvan a tu bebé en una fría talla estéril, lo limpien y se lo lleven, que el recién nacido se quede en brazos de su mamá, aprovechando para hacer la primera toma, aumentando las probabilidades de éxito en la lactancia materna y mejorando el mantenimiento de su temperatura corporal, entre otras muchas cosas.

Fotos | Lars Plougmann, Cscott2006 en Flickr
Vídeo | Youtube
Vía | Asociación Sina
En Bebés y más | Un parto vaginal no es lo mismo que un parto natural‏, Lo que la OMS aconseja para un parto normal, Lo que la OMS desaconseja en un parto normal