Todo para Bebe: Obesidad infantil: cómo calcular el IMC de los niños (y valorarlo en las tablas)

jueves, 17 de marzo de 2011 |

Todo para Bebe: Obesidad infantil: cómo calcular el IMC de los niños (y valorarlo en las tablas)


Obesidad infantil: cómo calcular el IMC de los niños (y valorarlo en las tablas)

Posted: 17 Mar 2011 05:00 PM PDT

bebe-comiendo-pan.jpg

Ayer hablamos de la obesidad infantil y de cómo un IMC elevado puede hacer que los niños vivan de 2 a 10 años menos. Al hablar del IMC normalmente se ofrecen los valores de referencia de los adultos, sin embargo el IMC de los niños se valora de diferente manera y un IMC de 20, que en un adulto es un peso extraordinario, puede indicar una obesidad importante en un niño pequeño.

Por esta razón es importante saber cómo calcular el índice de masa corporal y, una vez obtenemos el dato, saber interpretarlo en las tablas que la OMS ofrece en su página web.

A continuación os explicaremos cómo hacerlo para que veáis en qué IMC están vuestros hijos y valoréis si están en peso normal, en sobrepeso, en obesidad o bien si tienen bajo peso.

Cómo calcular el IMC de los niños

El IMC de los niños se calcula de la misma manera que en los adultos, aplicando una sencilla fórmula en la que se divide el peso de un niño en Kg por su altura al cuadrado, en metros.

Por ejemplo, si tenemos un niño de 2 años que pesa 14,340 kg y mide 82 cm, su IMC será de 21. La fórmula para obtenerlo sería la siguiente: 14,340 kg / (0,82 m x 0,82 m).

A priori, un IMC de 21 suena a niño con peso normal (al menos en los adultos es así), sin embargo este niño de dos años tiene una obesidad importante y por ello debemos conocer qué valores son los normales para cada niño.

Valorando el IMC de nuestro hijo en las tablas de la OMS

La OMS ofrece en su página web, además de las tablas con los patrones de crecimiento, tablas con el IMC (en inglés BMI) para niños de hasta 5 años.

Una vez tenemos el valor (el IMC) de nuestro hijo, debemos seleccionar la tabla que corresponda según el sexo:

Tabla de IMC para niños de 0 a 5 años (click aquí para agrandarla):

tabla-imc-ninos.jpg

Tabla de IMC para niñas de 0 a 5 años (click aquí para agrandarla):

tabla-imc-ninas.jpg

Una vez la tenemos delante posicionamos a nuestro hijo según sea su edad y según sea su IMC (BMI). El punto de la tabla en el que aparece nuestro hijo formará parte de uno de los percentiles (entre el 3 y el 97) o bien se saldrá por arriba o por abajo.

Según nuestro ejemplo, el niño de 2 años de edad con un IMC se 21 se nos sale de la tabla por arriba (y mucho), como veréis a continuación:

tabla-imc-ninos-percentil-marcado.jpg

Qué significan los percentiles a la hora de valorar el IMC

Una vez sabemos cuál es el percentil de nuestro hijo miraremos qué significa dicho percentil:

  • Menor de 3: niño o niña en situación de bajo peso.
  • Entre 3 y 85: niño o niña con peso normal.
  • Entre 85 y 97: niño o niña con sobrepeso.
  • Mayor de 97: niño o niña con obesidad.

De esto se desprende que todo lo que no esté entre el percentil 3 y el percentil 85 debería ser valorado por un pediatra, para actuar en consecuencia si es necesario, aportando pautas de alimentación y consejos educativos que ayuden a conseguir unos hábitos saludables que repercutan en el peso (en la mayoría de personas, unos hábitos saludables provocan un peso normal).

Foto | Renfield en Flickr
En Bebés y más | Obesidad infantil: ¿sabía usted que su hijo vivirá cuatro años menos por ser obeso?‏, Calculadora de IMC (índice de masa corporal) para niños, Obesidad en niños pequeños: síntomas y consecuencias que puede presentar, Situaciones que pueden favorecer la obesidad




Manchas en los dientes de los niños

Posted: 17 Mar 2011 10:11 AM PDT

dientes de leche

Cuando empiezan a asomar los primeros dientes en el bebé generalmente vemos estas pequeñas piezas blanquísimas. Pero conforme pasa el tiempo y el niño tiene todos los dientes podemos observar algunas alteraciones en el color. No toman café, no fuman, pero los dientes “de leche” no son tan blancos. Vamos a ver los tipos de manchas en los dientes de los niños.

Lo primero que hay que distinguir es que unos dientes que no son blancos no tienen por qué estar manchados. Cada niño, como cada persona, tiene su blanco particular dentro de muy diversas tonalidades (color “marfil”). Otra cuestión son las manchas que aparecen en esos dientes, tengan la tonalidad que tengan.

Frente a unos dientes manchados, hemos de preguntarnos el motivo y consultar al especialista. Aquí damos algunas orientaciones que nos pueden indicar a qué son debidas las manchas en los dientes de los niños y cuáles son las soluciones.

Tipos de manchas en los dientes de los niños

  • Una mancha de color gris oscuro o negruzca puede provenir de un derrame de sangre en la pulpa del diente, y ningún tratamiento la eliminará. Se puede producir después de un traumatismo en la zona, o si se le rompe un diente.
  • Después de un golpe o una rotura también se puede producir una tinción de color marrón grisáceo, cuando se "muere el diente", proceso conocido como “necrosis o gangrena pulpar” (también puede producirse por otras causas, pero el traumatismo es la principal). La inflamación del tejido pulpar en el interior del diente impide que el riego sanguíneo sea viable, con lo que el tejido empieza a degradarse y sufre una degeneración o necrosis. El diente se vuelve insensible al frio o al calor, pero extremadamente doloroso al tacto, puesto que se produce una salida de pus y bacterias hacia el periápice.
  • Una mancha amarillo-verdosa puede ser causada por un cultivo de bacterias, si el niño no se lava los dientes como conviene. Se puede quitar la mancha frotándola con un abrasivo, pero tiende a reaparecer. Hay que mejorar la técnica de cepillado e insistir en las zonas manchadas especialmente.
  • La mancha color naranja suele ser producida por un depósito de bacterias que se puede eliminar con el cepillo de dientes. Suele acumularse en la base del diente, junto a las encías, o en la parte interior de las piezas dentales, pues es en esos lugares a los que el cepillado llega con menos efectividad si no se realiza cuidadosamente.
  • Una mancha negra puede haber sido provocada por medicamentos tónicos a base de hierro, medicamentos que debieron ser administrado con un tubo de cristal, para evitar el contacto con los dientes. No se quitará esa mancha frotando, ni raspando, pero en el plazo de un año irá desapareciendo paulatinamente.
  • Pigmentaciones por tetraciclina: los dientes son susceptibles de teñirse debido a este antibiótico desde los seis meses de gestación (vida intrauterina) hasta los 12 años de vida. Recordemos que los dientes del bebé empiezan a formarse en el útero materno, de modo que la mujer embarazada ha de evitar este medicamento (además de incluir en su dieta cantidades adecuadas de calcio, fósforo, vitamina C y vitamina D para el correcto desarrollo dental). A los niños se les pueden teñir los dientes temporales o los permanentes. Al inicio esta pigmentación es amarilla, pero con la luz toma un color marrón.
  • Mancha por fluorosis, debidas a una ingesta excesiva y prolongada de flúor. Como sabemos, lo mejor para niños pequeños es usar una pasta de dientes sin flúor. Estas manchas se pueden presentar con un aspecto moteado, blanco o de color, porque puede haber pérdida de esmalte, y al quedar expuesta la dentina se facilita la tinción del diente con sustancias que se depositan sobre él.
  • Manchas blancas por caries. Los dientes cariados están dañados por los ácidos formados en la boca. Una caries surge porque el ácido disuelve paulatinamente el esmalte, que ya no se recobra más, y luego se destruye la dentina, situada debajo del esmalte, y ya no se vuelve a formar. La caries en sus etapas iniciales se ve como una mancha blanca (conocida como caries blanca o caries de leche), debido a la desmineralización del esmalte. Se tiene que eliminar inmediatamente para que no siga con su avance.
  • Manchas marrones y negras por caries, es el siguiente paso en la evolución de la caries, cuando las bacterias se han hecho dueñas de esa parte dañada. Una caries que se extiende puede ablandar el resto de la pieza dental. Por eso no hay que dejar pasar ninguna mancha de este tipo y acudir al odontopediatra para que efectúe el tratamiento adecuado.

Como ya hemos apuntado, las soluciones a los distintos tipos de manchas, si es que las hay, varían en cada una de ellas. Desde un buen cepillado al empaste, o una adecuada prevención, lo que importa es detectarlas a tiempo y no permitir que la salud bucodental del niño se deteriore.

Para evitar las manchas en los dientes de los niños, nada mejor que animarles a cepillarse los dientes, hacerlo de manera habitual y con una buena técnica. Ante unos dientes manchados hay que consultar al pediatra o al ontopediatra para que nos diga cómo actuar.

Foto | Snake3yes en Flickr-CC
En Bebés y más | ¿Qué hacer si se le sale un diente?, Dientes sin caries, Caries de biberón, Cómo limpiar los dientes del bebé, Mitos y realidades sobre la aparición de los primeros dientes




Actividades infantiles para la Hora del Planeta

Posted: 17 Mar 2011 07:00 AM PDT

Actividades Hora del Planeta

Quedan pocos días para que tenga lugar la Hora del Planeta, una iniciativa a favor del cuidado del medio ambiente de la que es embajador nuestro querido Pocoyó. En la web dedicada a La hora del Planeta encontramos una serie de recursos con actividades para niños.

Los materiales están pensados para utilizar en clase con los niños, dedicando una semana al planeta con las actividades que te divididas por edades, aunque se pueden encontrar a disposición de cualquier usuario.

Y es que no sólo en el colegio pueden aprender qué es el cambio climático y cómo podemos combatirlo, de modo que este tema se convierte, junto al respeto por el medio ambiente en general, en uno de los importantes para aprender, compartir y conocer en casa.

Las actividades vienes divididas por edades, el grupo que a nosotros nos interesa abarca de los tres a los siete años. Se trata de dos cuadernillos didácticos que podemos descargar en pdf. e imprimir las páginas que nos resulten más interesantes. En ellos encontramos juegos de laberintos, unir las parejas, encontrar diferencias, recortables…

  • En uno de los cuadernos el protagonista es el oso panda Pachín y sus amigos, los personajes de Pandilla, la revista para los socios infantiles de WWF España. Unos simpáticos animales que nos van guiando en las sencillas actividades.
  • El segundo cuaderno tiene como protagonista a Pocoyó y sus compañeros de aventuras, Pato, Elly, Pajaroto, Pajarito y Loula, con actividades ideales para los más pequeños, desde colorear a unir los puntos. Una idea estupenda no sólo para celebrar la Hora del Planeta sino para cualquier ocasión.
  • Las actividades se completan con una guía explicativa de las propuestas didácticas para sacarle todo el provecho a los cuadernillos anteriores.

Os recordamos que la hora del Planeta es una iniciativa del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y se celebrará el próximo sábado 26 de marzo, a las 20:30, cuando miles de hogares apagarán la luz en casa y miles de ciudades se sumarán oficialmente al apagón, dejando a oscuras sus monumentos más emblemáticos.

Esperamos que estas actividades infantiles para la Hora del Planeta, muy recomendables, os hagan pasar unos buenos ratos con vuestros hijos y que juntos aprendamos un poco más sobre el cuidado de la naturaleza.

Sitio Oficial | Hora del Planeta
En Bebés y más | Pocoyó se une a la Hora del Planeta, Fluvi y el ciclo del agua, juego online, La educación ambiental comienza en casa, Web para niños sobre el uso responsable del agua




La foto de tu bebé: Ignacio en brazos de papá

Posted: 17 Mar 2011 02:30 AM PDT

Ignacio

Como cada jueves, publicamos una de las fotos que nos enviáis a través de nuestro grupo Flickr. Esta semana, dada la cercanía del Día del Padre, queremos rendir homenaje a todos los papás con esta preciosa imagen de Ignacio recién nacido en los brazos de papá.

La escena no puede ser más tierna, igual que el gesto del padre observando los piececitos del bebé. La foto fue tomada hace pocos días después del baño y precisamente hoy Ignacio cumple su primer mes.

Su padre nos cuenta que es su tercer hijo, del que más está disfrutando, ya que afortunadamente puede combinar muy bien su trabajo con el cuidado del bebé.

Agradecemos a su padre Fernando que haya compartido con nosotros esta bonita foto de Ignacio y animamos a los demás papás y mamás a que nos enviéis las de los vuestros pequeños a través de nuestro grupo Flickr.

Foto | Patacasnovas en Flickr




Obesidad infantil: ¿sabía usted que su hijo vivirá cuatro años menos por ser obeso?‏

Posted: 16 Mar 2011 11:00 PM PDT

nino-comiendo-pastel650.jpg

La obesidad es una de las epidemias del nuevo siglo tanto a nivel adulto como a nivel infantil. Cada vez más niños son obesos y este problema está empezando a ser peligroso ya no solo a nivel individual, sino también a nivel global, como ya explicamos hace un tiempo en la entrada Obesidad infantil: más importante de lo que creemos.

Muchos padres no son conscientes del riesgo que la obesidad supone para la salud y, de hecho, muchos padres ni siquiera se dan cuenta de que sus hijos obesos lo son realmente.

Decir que “su hijo debería, por su salud, llevar una vida sana” no siempre es una buena técnica para motivar a los padres. A veces hay que recurrir al lado más negativo de una conducta para lograr un cambio y por ello puede ser lícito y lógico ofrecer cifras en crudo de lo que la obesidad puede hacer con nuestros hijos: ¿sabía usted que su hijo vivirá cuatro años menos por ser obeso?

Menor esperanza de vida

Una revisión de 57 estudios con una muestra total de casi 900.000 personas, publicada por la revista Lancet en el 2009, mostró que las personas con mejor esperanza de vida son las que tienen un IMC de entre 20 y 25 (que en unidades se expresa como kg/m2).

Cada 5 Kg/m2 de más hace aumentar en un 30% la mortalidad general y en un alto porcentaje también las probabilidades de sufrir enfermedades como diabetes, embolia, enfermedad cardíaca, etc.

Esto quiere decir que además de reducir la esperanza de vida (la cantidad de años), la obesidad hace que disminuya la calidad de vida (además de vivir menos, los últimos años se vive peor).

Para ponerlo en cifras, las personas con un IMC de entre 30 y 35 tienen una supervivencia reducida en dos a cuatro años. Si una persona tiene una obesidad mayor, con cifras de entre 40 y 45 kg/m2, su supervivencia se reduce entre ocho y diez años, siendo entonces sus efectos comparables a los del tabaquismo.

Pero el IMC de los niños no se calcula igual

Es cierto, estamos hablando de valores para personas adultas. Mañana, en una nueva entrada, podréis ver cómo se calcula el IMC de los niños y cuáles son los valores a partir de los cuales habría que empezar a preocuparse, observando las tablas de la OMS.

Y las madres no tienen percepción de sobrepeso ni obesidad

En otro estudio realizado en México en 2010 se evaluaron a 525 niños y niñas de entre 3 y 9 años, controlando su peso y viendo cuál era la percepción de las madres. De todos los niños, 357 tenían un peso normal y el 64% de las madres percibían que sus hijos tenían un peso normal. 72 niños tenían sobrepeso y sólo un 29% de las madres creían que sus hijos tenían sobrepeso y de los 90 niños obesos únicamente el 52% de las madres percibían que sus hijos eran ciertamente obesos.

De estas cifras se desprende que el problema de sobrepeso y obesidad no lo tienen únicamente los niños, sino también sus padres y madres, que ni siquiera son capaces de darse cuenta de que sus hijos tienen exceso de peso. Como es evidente, si ya cuesta motivar y educar a las madres con hijos obesos para que ofrezcan comida sana a sus hijos y traten de inculcarles hábitos saludables como el deporte y el juego activo, imaginad lo difícil que puede ser esta tarea si las madres no tienen la percepción de que sus hijos tienen un potencial problema de salud.

Niños de ocho años tomando fármacos para el colesterol

La obesidad infantil lleva muchos más años instaurada en Estados Unidos que en nuestro país y por esta razón las posibles soluciones llegan antes ahí que aquí.

Hace tres años saltó la alarma en el mundo sanitario cuando la AAP (Academia Americana de Pediatría) recomendó dar a algunos niños, desde los ocho años de edad, fármacos para reducir el colesterol y prevenir infartos. Hablo de las llamadas estatinas (muchas conoceréis de vuestros familiares ancianos, o no tanto, la simvastatina, o la atorvastatina, por ejemplo).

Dicha recomendación generó controversia por tratarse de fármacos cuya seguridad en niños no había sido probada aún, sin embargo era común la preocupación de todos los profesionales al preguntarse qué podrían hacer con un niño cuyos niveles de colesterol son similares a las de una persona obesa de 65 años.

Conclusión

No, su hijo no está precioso si con 3 años pesa un tercio más de lo que debería pesar para su altura. Tendrá una cara redondita y sonrosada, sí, pero probablemente esté en un índice de masa corporal que indique que su hijo tiene sobrepeso u obesidad. Debemos empezar a cambiar de una vez la ecuación niño gordito = niño saludable, porque el niño saludable, normalmente, está más bien delgado a ojos de nuestros adultos.

Es importante tener en cuenta que lo que los niños reciben cuando son pequeños (y ahora no hablo a nivel emocional, que también) tiene una influencia bastante importante en el adulto que serán mañana. Unos hábitos inadecuados, una alimentación poco saludable y un ejemplo igual de peligroso para la salud (cuando los padres son obesos las probabilidades de tener hijos obesos son mucho mayores) pueden hacer que, como comentamos, la generación siguiente a la nuestra viva menos años que sus padres.

Foto | Tobyotter en Flickr
En Bebés y más | Obesidad en niños pequeños: el exceso de peso acortará la esperanza de vida de los niños, Obesidad en niños pequeños: síntomas y consecuencias que puede presentar, Situaciones que pueden favorecer la obesidad