Todo para Bebe: El estrés podría no afectar a la fertilidad femenina

jueves, 3 de marzo de 2011 |

Todo para Bebe: El estrés podría no afectar a la fertilidad femenina


El estrés podría no afectar a la fertilidad femenina

Posted: 03 Mar 2011 04:00 PM PST

renacer6_monica_pan.jpg

Si le preguntas a una persona qué factores afectan a la capacidad de tener hijos seguro que responderá como primeras opciones dos cosas: la edad y el estrés.

La primera está más que probada y no hay duda sobre ella, sin embargo parece ser que para la segunda no hay tanta evidencia y es posible que se base en un mito que se extiende sobretodo (y se reafirma) cuando una mujer se queda embarazada justo cuando deja de buscar un embarazo.

Ante la falta de pruebas que demuestren que el estrés afecta a la fertilidad un grupo de investigadores del Cardiff Fertility Studies Research Group han realizado un estudio para conocer qué relación existe entre el estrés de las mujeres y su fertilidad y han llegado a concluir que dicha relación no existe.

Para ello han realizado una revisión de catorce estudios relacionados con el tema, consiguiendo una muestra total de 3.583 mujeres infértiles sometidas a un ciclo de tratamiento de fertilidad.

Dichas mujeres fueron evaluadas antes de llevar a cabo el tratamiento de fertilidad con el fin de conocer sus niveles de ansiedad y estrés. Después se observaron los datos de embarazos logrados y fallidos para realizar la comparación y saber así qué relación hay entre estrés y embarazo.

Los resultados mostraron que la ansiedad y el estrés no afectan a las mujeres a la hora de quedarse embarazadas, es decir, que las mujeres que padecían ansiedad o estrés elevado en el momento de recibir tratamientos de fertilidad se quedaron embarazadas en la misma proporción que aquellas que no lo padecían. En palabras de Jacky Boivin, director del estudio:

Estos hallazgos deberían tranquilizar a las mujeres de que la angustia emocional causada por los problemas de fertilidad u otros eventos vitales que ocurren junto al tratamiento no afectará sus probabilidades de quedar embarazadas.

Estos resultados son, sin dura, una buena noticia, porque elimina en las mujeres la angustia que aparece cuando una mujer siente estrés por no lograr un embarazo (ya sabéis, aquello de “estoy estresada porque no consigo quedarme embarazada, y como sé que estar estresada no es bueno para lograr un embarazo, aún me estreso más”).

Sin embargo el mito debe estar tan arraigado que me cuesta, personalmente, desprenderme de él así, tan rápido. ¿Qué pensáis vosotras?

Vía | Healthfinder
Foto | Re-nacer 6 de Monica Pan (con el permiso expreso de la autora)
En Bebés y más | Abandona el estrés, recupera la fertilidad, Un estudio relaciona al estrés con los abortos, Estoy embarazada: ¿Qué podría hacer daño a mi bebé?




La foto de tu bebé: Iraia pintando sonrisas

Posted: 03 Mar 2011 01:30 PM PST

iraia-pintando-sonrisas.jpg

Una semana más os traemos la sección de la foto de tu bebé con las imágenes de vuestros hijos. Para esta ocasión hemos seleccionado esta foto de Iraia, guapísima con su mirada al cielo y su enorme sonrisa.

Iraia tiene 16 meses y es una niña muy alegre y cariñosa. En la imagen nos regala a todos una gran sonrisa y su padre la valora tanto que ha añadido a la foto una cita preciosa:

Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo, pero su recuerdo, a veces, nunca se borra.

Damos las gracias a su padre, Andoni3, por permitirnos publicar este momento tan bonito, esta foto tratada con tanto gusto para dotarla de una iluminación peculiar y una cita tan mágica. Aprovecho además para recordar que los papás y mamás que quieran tener la oportunidad de ver una fotografía de su bebé en Bebés y más pueden colgar las imágenes en nuestro grupo en Flickr.

Foto | Andoni3 en Flickr
En Bebés y más | La foto de tu bebé




¿Qué es el sangrado de implantación?

Posted: 03 Mar 2011 05:39 AM PST

embarazada

Aproximadamente una de cada cuatro mujeres detectan una ligera pérdida de sangre ocasionada por la anidación del óvulo fecundado en la pared del útero. Es lo que se conoce como sangrado de implantación.

La pérdida puede durar de uno o a tres días, suele ser más leve que el sangrado por menstruación y más oscuro. Se produce en las primeras semanas de gestación, momento en el que el útero está muy irrigado y sangra con facilidad.

Al adherirse el embrión en la pared del útero se rompen pequeñas venas y arterias que irrigan normalmente el endometrio, provocando un sangrado.

Esto ocurre entre los seis y los diez días después de la fecundación, período que concuerda con la fecha esperada para la menstruación, por lo que se suele confundir con su llegada.

En ocasiones es sólo una gota de sangre y en otras puede llegar a confundirse con una menstruación ligera. El sangrado de implantación no sigue una regla fija, puede darse en un solo embarazo o en todos.

De óvulo fecundado a embrión implantado

implantación

Cuando el espermatozoide penetra en el óvulo se produce la fecundación y la formación del cigoto (primera célula fecundada). En 72 horas el cigoto se convierte en mórula (segmentación del cigoto) y cuatro o cinco días después de la fecundación, la mórula se convierte en blastocito (o blástula).

El blastocito está compuesto por dos grupos de células, uno externo y otro interno. El grupo interno, se convertirá en el embrión, y el exterior, en la membrana que lo protegerá y nutrirá durante el embarazo. A partir de que el blastocito se implanta en el endometrio es cuando se comienza a hablar de un embrión.

Al llegar el blastocito al útero, normalmente seis o siete días después de la fecundación, éste empieza a producir unas prolongaciones que le permitirán adherirse a la mucosa uterina y “enterrarse” en el endometrio. Es lo que se conoce como implantación embrionaria (ver imagen).

La implantación es una fase fundamental del embarazo, pues permite al embrión en su etapa primaria recibir los nutrientes y el oxígeno de la madre a través de su sangre.

Catorce días después de la fecundación, el embrión está firmemente anidado en su nuevo hogar. Allí es donde crecerá y se desarrollará un nuevo ser.

Puede confundirse con la menstruación

Como hemos comentado, por el momento en que se produce, el sangrado de implantación puede confundirse con la llegada de la menstruación cuando en realidad es un signo del comienzo del embarazo.

Esto puede generar ansiedad ya que no se sabe si el sangrado es una señal de embarazo o de que ha venido el período. Para evitar la confusión es importante observar el manchado. No suele ser como una regla habitual, suele ser de color rojo oscuro o marrón, leve, y durar pocos días (normalmente uno o dos y nunca más de cino).

En estos días debes prestar especial atención a tu cuerpo, ya que la observación de otros signos pueden ayudarte a definir si se trata o no de un embarazo. Observa si notas otros posibles primeros síntomas de embarazo como hipersensibilidad en los pechos, náuseas, aumento de la temperatura basal, malestar y cansancio.

La confirmación del embarazo

Para salir de dudas, lo más efectivo y rápido es hacerse un test de embarazo, sin embargo puede ser pronto para ello. Para que el resultado sea fiable, es importante saber cuándo hacerse la prueba.

Debe realizarse al menos con un día de retraso para asegurarnos que se detecta la hormona del embarazo (gonadotropina coriónica humana), aunque ciertos tests aseguran detectarla desde la primera semana después de la concepción.

Si sospechas que puedes estar embarazada y notas un sangrado abundante, dolor abdominal severo y cólicos debes acudir al médico, pues podría estar relacionado con algún problema.

Foto | © PhotoXpress.com, reproducida con autorización.
En Bebés y más | Los primeros signos de embarazo, Pérdidas de sangre en el primer trimestre de embarazo




Bebés con gustos literarios desde el útero materno

Posted: 03 Mar 2011 01:32 AM PST

leer embarazo

Es indudable que el feto en el útero materno recibe múltiples estímulos, especialmente en la recta final del embarazo. Y aunque será una vez nacido cuando desarrolle plenamente sus sentidos y su intelecto, ya en el útero materno el bebé puede tener sus gustos literarios particulares.

Vamos a explicar esto que no tiene que ver con bebés superdotados sino con lo que oyen nuestros bebés desde el vientre, antes de nacer, una manera más de comunicarse con el bebé durante el embarazo. Ya sea literatura o música lo que escuchen cuando aún no han nacido, estos sonidos no afectan sustancialmente a la inteligencia de los pequeños, pero sin embargo sí determinan sus preferencias.

Es decir, podemos estar marcando los futuros gustos estéticos de nuestro hijo, al menos en edades tempranas (con probabilidad en la adolescencia, esa etapa revolucionaria en el desarrollo de las personas, quede poco de estos primeros gustos).

Los psicólogos Anthony DeCasper y Melanie Spence solicitaron a mujeres embarazadas que, durante el último trimestre de embarazo, leyesen diariamente en voz alta durante tres minutos un pasaje de obras literarias diferentes.

Las obras en cuestión eran: “The Cat in the Hat”, del doctor Theodor Seuss Geisel, o “The King, the Mice, and the Cheese”, de Nancy y Eric Gurney.

Examinados sólo un día o dos después de nacer, los bebés que habían estado oyendo a Seuss en el útero preferían a Seuss, y los que habían oído “The King” preferían esta obra, incluso cuando era otra persona diferente a la madre quien leía las historias.

Esto demuestra que los bebés ya conocían de antemano el ritmo característico de las dos obras (por ejemplo, la de Seuss con rimas) y les gusta reconocerlas, como quien mira un rostro familiar y se conforta con él, antes que con el rostro de un desconocido.

Esto tiene relación indudable con el estudio que comentamos hace un tiempo que señalaba cómo los bebés son bilingües ya desde el útero materno porque reconocen dos lenguas diferentes a las que están expuestos.

Por tanto, nuestros futuros hijos no serán más inteligentes si les leemos historias, pero sí podemos influir ya en sus gustos literarios desde el útero materno, al menos en los primeros estadios de su vida. No es que importe demasiado, pues ya tendrá tiempo de leer lo que le guste más adelante, y lo que verdaderamente importa es que reconozca voces familiares (más que estilos o ritmos literarios) y que nos comuniquemos con él.

Vía | Papel en Blanco
Foto | sundaycofax en Flickr
En Bebés y más | El efecto Mozart, música para bebés (I) y (II), Para los bebés, palabras mejor que música




Empresas con guarderías

Posted: 03 Mar 2011 12:26 AM PST

guarderia en el trabajo

Hace unos días planteábamos la posibilidad de que los centros de trabajo incorporaran guarderías para los hijos de los trabajadores y os preguntábamos vuestra opinión al respecto. Si nos imaginamos las ventajas que estas guarderías podrían conllevar no hacemos sino plasmar la realidad que reconocen aquellos trabajadores que disfrutan de ellas.

Y es que, aunque pocas, existen. Hoy os hablamos de empresas con guarderías que funcionan en España como medida de conciliación laboral y familiar y que, entre otras cuestiones, puede favorecer tanto la productividad del trabajador como la relación familiar.

Parece, si no una solución, sí una buena ayuda, pero se sigue sin extender porque la mayor parte de la población desconoce o desconfía de los beneficios de la conciliación.

Y es que los estudios demuestran que promover el equilibrio entre la vida laboral y la personal tiene un coste cero para las organizaciones y consigue trabajadores comprometidos, motivados y satisfechos (lo cual se traduce en menos absentismo, menos rotación y más productividad).

Además se logra que los hijos pasen menos tiempo en la guardería, que los veamos con más frecuencia y estemos más tranquilos y se favorece la igualdad en las opciones laborales de hombres y mujeres… Veamos en qué casos sí se apuesta por esta medida.

escuela

Empresas con guarderías para los hijos de los trabajadores

  • Mercadona, la cadena de supermercados que suele dar ejemplo en esto de conciliar, ha abierto una guardería con capacidad para 82 bebés y niños en el centro logístico que tiene en Barcelona. Esta iniciativa también se implantará en otros centros que la empresa tiene previsto inaugurar en Madrid, Alicante, Sevilla y León.
  • El Banco Santander Central Hispano ha ubicado una gran escuela infantil en la Ciudad Financiera, en Boadilla del Monte (Madrid), para agrupar todas sus oficinas centrales en la capital de España (Ciudad Grupo Santander). Será la guardería de empresa más grande de Europa y un referente internacional. Tendrá capacidad para cuatrocientos bebés y niños entre tres meses y tres años de edad y contará con cincuenta profesionales al cuidado de los pequeños. La pega: que niños tan pequeños tengan que ir a la guarde. ¿No sería estupendo que las madres de niños menores de seis meses no tuvieran que ir a trabajar porque disfrutan de una excedencia? Más que estupendo, necesario, obligatorio y remunerado, así debería ser.
  • En la ZAL (Zona de Actividades Logísticas) del Puerto de Barcelona existe una escuela infantil con siete aulas educativas y capacidad para 106 niños.
  • Otras compañías como El Pozo, Casa Tarradellas o Caja Madrid han anunciado planes similares para conciliar la vida laboral y la familiar o ya tienen en marcha guarderías en algunas de sus ubicaciones.
  • La Armada española va a abrir en Ferrol la primera guardería para los hijos de militares y personal civil de Defensa.
  • También las Administraciones públicas: algunas oficinas de la Agencia Tributaria ya disponen de centros para los bebés y niños de sus empelados.

Empresas con guarderías en otros países

Mientras que en España son muy pocas todavía las empresas que optan por abrir estas escuelas infantiles para los hijos de los trabajadores (alrededor del 5%), en otros países como Estados Unidos, Reino Unido o los países nórdicos, es una opción más habitual.

En el país norteamericano existen muchas empresas, como Bright Horizons, especializadas en ofrecer este tipo de servicios a los centros de trabajo. En España hemos encontrado que Kidsco realiza esta misma función, pero falta mucho para que se alcance en este país la normalización o demanda de otros lugares.

Por supuesto, las guarderías en el trabajo no representan una solución universal ni se adecuan a las necesidades de muchos padres, madres e hijos (ni de muchas empresas pequeñas, por ejemplo).

Por ello hay que facilitar y reclamar otras medidas de conciliación laboral y familiar, como la necesaria excedencia de seis meses para la madre, el permiso paternal obligatorio, flexibilidad horaria, facilidad para el teletrabajo…

Pero, como vemos, las empresas con guarderías, aunque aún minoritarias, pueden ser una realidad. Ojalá, tanto para esta como para tantas otras cuestiones que atañen a la conciliación, nuestros políticos, empresarios, trabajadores y la sociedad en general estuviéramos más implicados.

Fotos | redjar y Scott & Elaine van der Chijs en Flickr
En Bebés y más | Mercadona y la conciliación, Supermercados Masymas premiados por conciliar la vida personal y laboral, Trabajadoras de Zara con jornada reducida denuncian despidos irregulares




Niños que se provocan el vómito por la noche para no estar solos (conclusiones)

Posted: 02 Mar 2011 10:00 PM PST

nino-y-vomitos-3.jpg

Hace unos días empezamos a hablar de una situación que a veces se da después del llanto, el vómito, que en circunstancias concretas hay quien lo atribuye a una necesidad de llamar la atención o de manipular a los padres.

Una de esas circunstancias es la noche, cuando algunos padres, siguiendo los consejos de métodos conductistas de autores como Ferber o Estivill, deciden dejar a su hijo solo en la cuna para que se duerma por sí mismo, acudiendo sólo en determinados momentos. Algunos niños aceptan la soledad nocturna, pero hay otros que no y que enseguida lo hacen saber llorando.

Si el llanto no obtiene respuesta el niño acaba a menudo vomitando y ante esta situación los conductistas comentan que no pasa nada, que lo hace para llamar la atención y que no hay que hacer nada más que cambiar al niño y punto y profesionales como la psicóloga Rosa Jové argumentan que el vómito proviene de una combinación de hormonas en el cerebro del bebé en una situación poco recomendable.

Como podéis imaginar me es más fácil creer la versión de Rosa Jové, documentada en su libro con bibliografía que la respalda que la versión de los Ferber y Estivill, sin referencia a estudio alguno, que se quedan con un simple “tranquilos, que no le pasa nada”. Y la creo porque si ya muchos padres dudan y lo pasan mal (algunos incluso lloran) cuando ven a su hijo llorando solo en una habitación, imaginad la sensación que viven cuando el niño vomita y lo máximo que deben hacer es limipiarlo como quien lava el coche.

Lo siento, pero “tranquilo que no le pasa nada” no es una frase que me tranquilice ni que me aporte ningún mensaje. Un niño con la cara desencajada, con lágrimas que bañan su rostro y su pijamita, con babas y mocos que las acompañan y con los pies y las sábanas llenas de vómito a mí personalmente no me parece un niño que lo esté pasando bien, no me parece que no le pase nada y sobretodo no me parece que sea algo normal.

Una tercera causa

A las ya citadas anteriormente por ambos autores yo añado una tercera causa para explicar por qué los niños llegan a vomitar después de llorar y es el llanto. Los niños cuando lloran hacen ruido, mucho ruido. Es casi como gritar constantemente, básicamente porque el llanto existe para llamar la atención de los cuidadores (si el llanto no sonara nadie acudiría). Cuando un niño llora y el llanto se alarga en el tiempo la garganta acaba irritándose, tanto que hay niños que acaban casi afónicos de tanto llorar.

Como todos sabéis en la parte posterior de la garganta tenemos zonas que al ser estimuladas provocan náuseas y finalmente el vómito. Pues bien, cuando un niño llora hasta el punto que irrita la garganta empieza a producirse la tos como defensa de dicha irritación (el cuerpo piensa que hay algo en la garganta que debe sacar afuera) y si la situación continua, con más llanto (más irritación) y más tos (más estímulo en la garganta), el niño acaba vomitando.

¿Llamando la atención?

Lo dudo mucho. De verdad dudo mucho que un niño llegue a provocarse el vómito para llamar la atención de los padres, ya que como hemos visto, cuando un niño tiene un gran disgusto, y estar por la noche solo en su habitación lo es para muchos, puede vomitar fácilmente.

En cualquier caso, aún cuando lo hiciera expresamente, aún cuando lo hiciera para hacerse el enfermo y conseguir la atención de los padres, esto no debería tratarse como nos comentan Estivill, Ferber y muchos otros profesionales, no haciendo caso al niño, sino evaluando por qué un niño pequeño está llegando a utilizar un recurso tan desagradable como lo es vomitar para conseguir que sus padres le hagan caso.

¿Muchos profesionales recomiendan no hacer caso al niño?

Pues sí, aunque parezca mentira sí. En esa necesidad casi imperiosa de doblegar a los niños y de demostrarles quién tiene la última palabra muchos profesionales recomiendan no hacer caso a los niños si utilizan el vómito para conseguir algo.

En una búsqueda simple realizada en Google acerca del vómito y la noche encontré a un profesional, el director médico de la Unidad del sueño infantil de la clínica Quirón de Valencia, para ser más exactos, respondiendo a una madre sobre una consulta sobre el momento de ir a dormir y los vómitos de un niño (podéis leerlo aquí). Dicho profesional responde lo siguiente:

La actitud que tiene frente al sueño es negativa porque no quiere separarse de vosotros, el vómito representa su rabia, no es otra cosa que una rabieta. Por lo tanto, debéis actuar igual que lo haríais ante una rabieta: ignorando la conducta negativa.

La forma de ignorar una conducta negativa es no hacer caso mientras se hace algo inadecuado. En este caso la forma sería no prestar atención mientras vomita y cuando haya terminado, sin hacer ningún comentario y sin dirigirle la palabra en ningún momento, sin mirarle a la cara y sin contemplaciones, recoger el vómito, limpiarlo, cambiarlo y meterlo en la cuna diciéndole: “Hasta mañana”.

Una vez más, se quedan en la punta del iceberg

Una rabieta, un llanto y un vómito pueden ser indicativos de que hay un desajuste entre los deseos de un niño y lo que esperamos de él. Si esta conducta se produce varias veces, varias noches, sin duda hay un problema que no se solucionará “pasando del niño”.

El niño dejará de hacerlo, dejará de vomitar y dejará de llorar porque aprenderá que no hay razón para quejarse, si no va a obtener respuesta, sin embargo no dejará de sentirse solo ni dejará de sentirse abandonado porque sus padres no habrán conectado con sus necesidades de contacto y su necesidad de sentirse acompañado y seguro por las noches.

Dicho de otro modo, si un niño vomita, no debemos preguntarnos qué hacer para que no vomite, sino buscar la raíz del problema e indagar hasta saber por qué llega a vomitar, cuál es el sentimiento o la emoción que lleva a un niño a llorar hasta el punto de ponerse rígido, descompuesto, llorar hasta la extenuación y acabar vomitando. La respuesta normalmente no es “porque quiere conseguir algo a toda costa para desafiarte”, sino porque quiere conseguir algo que su naturaleza humana le pide: compartir espacio, seguridad y tiempo con las personas en las que confía.

Resumiendo

Cada cual en su casa que haga lo que quiera, pero personalmente pienso que es muy triste enseñar a un bebé de 6 meses (o en adelante), que no hace falta que llame a sus padres por la noche porque éstos no van a acudir. Y más triste es todavía que el niño llore y vomite y no logre una respuesta de las personas que en teoría más le quieren.

Imaginad qué habría que hacerle a un adulto para que llegue a llorar hasta moquear y hasta vomitar. Seguro que se os ocurren pocas cosas benévolas y seguro que no os gustaría estar en su piel.

Foto | Storyvillegirl
En Bebés y más | Niños que se provocan el vómito por la noche para no estar solos (según la visión de Rosa Jové), Niños que se provocan el vómito por la noche para no estar solos (según la visión de Estivill), "El 80% de los niños duerme en compañía", Rosa Jové, Los métodos “Duérmete niño” vs. "Dormir sin lágrimas" en práctica: las imágenes hablan por sí solas