Todo para Bebe: Los niños del final de la lista serán los adultos que compren antes

jueves, 27 de enero de 2011 |

Todo para Bebe: Los niños del final de la lista serán los adultos que compren antes


Los niños del final de la lista serán los adultos que compren antes

Posted: 27 Jan 2011 06:54 PM PST

clase.jpg

La letra inicial del primer apellido de los niños marca el lugar en el que se posicionan, por orden alfabético, en las listas de clasificación de niños (la lista de la clase, por ejemplo). Aquellos cuya primera letra del apellido es de las últimas del alfabeto son los que siempre, en todas partes, son nombrados últimos y, aunque pudiera parecer que esto no tiene consecuencia alguna para los niños, se ha observado que no es así.

Al parecer, los que forman parte de los últimos puestos de la lista responden antes a las oportunidades para comprar productos que quieren adquirir e incluso tienden a comprar más rápido.

Estas conclusiones han llegado gracias a un estudio realizado en EEUU que se publicará en la revista Journal of Consumer Research. Los investigadores han declarado lo siguiente al respecto:

Se mantiene la idea de que los niños desarrollan respuestas determinadas por el tiempo según el tratamiento que reciben. Con la idea de explicar estas diferencias, los niños con apellidos que comienzan por el final del alfabeto actuarán más rápidamente si su apellido no tiene que ver, serán “compradores precoces”.

Del mismo modo, los niños cuyos apellidos empiezan con una de las primeras letras del alfabeto están tan acostumbrados a ser los primeros que cuando aparecen oportunidades individuales de compra se lo toman con más calma, resultando ser “compradores tardíos”.

Observando el comportamiento de los adultos que estuvieron al final de las listas, ya sea ante una venta de liquidación, ya sea simplemente comprando en el mercado, la tendencia de estas personas es a tratar siempre de asegurarse los primeros puestos de una fila.

Sin duda se trata de un estudio con poca repercusión y practicidad a nivel personal, aunque muy curioso para andar valorando a las personas que conoces según su inicial del apellido. A nivel práctico supongo que es más útil para los comercios, que buscarán a las personas “del final de la lista” para ofrecerles oportunidades “únicas”.

Quizás lo ideal será que en clase, de tanto en cuanto, se empiecen a nombrar a los niños por el final, para no relacionar las iniciales del apellido con ser el primero o el último.

Vía | Healthfinder
Foto | Black vanilla en Flickr
En Bebés y más | Los padres deberán acordar el orden de los apellidos del bebé, Los apellidos en el mundo y (II), Curiosidades sobre los apellidos




Un gracioso vídeo de un bebé dando clase de yoga

Posted: 27 Jan 2011 11:39 AM PST

Ve el video en el sitio original.

Os dejo este gracioso vídeo publicitario de pañales Libero que nos muestra a un bebé que se convierte en profesor de yoga de forma casual. Anda por el aula gateando y ejercitándose, descubriendo su cuerpo, y resulta muy curioso ver como los alumnos siguen sus movimientos, pausadamente, y parece que realmente estuviera dando clase de yoga.

Me sirve para reflexionar sobre la enorme importancia que tiene el dejar que los bebés se muevan libremente, sin estar sentaditos en su silla o metidos en su parque mucho rato, ya que el movimiento libre y el juego son la mejor forma en la que conocen su cuerpo, aprenden a moverse, descubren el equilibrio y hacen fuertes sus músculos.

Os invito a dejar que vuestros pequeños hagan sus “ejercicios” e intentéis seguirlos como hacen los alumnos de clase de yoga con un bebé como maestro. Quizá descubráis que no hace falta ir a un gimnasio para poner en forma cuerpo y mente. Y no dejéis de contárnoslo.

Vídeo | You Tube
En Bebés y más | 15 posturas de yoga para niños, “A los niños les encanta el yoga”. Bebés y más entrevista a Mari Cruz Isasi, profesora de yoga y meditación




Emociones, la asignatura pendiente (I)

Posted: 27 Jan 2011 11:27 AM PST

niños sonrientes

A nuestros hijos, padres y maestros, les enseñamos muchas cosas. Les acompañamos en el aprendizaje de muchas cosas cotidianas, vestirse, comer en la mesa, atarse los cordones, peinarse o lavarse los dientes. Les enseñaremos matemáticas, lectura, el cuerpo humano, la vida de los animales, la organización de la sociedad humana y todos los conocimientos que les van a ser necesarios. Pero a veces no nos damos cuenta de lo importante que es una asignatura que queda pendiente, sus emociones.

Las emociones en el niño pequeño

El niño pequeño descubre su propio yo. Se asombra y se asusta al separarse de sus padres, adentrándose en un mundo nuevo y fascinante. Se ve asaltado por emociones que a veces les cuesta identificar y gestionar de manera adecuada: el amor, la ira, la rabia, los celos, el enfado, el deseo de tener…

Ellos pueden sentirse perdidos en este ámbito de pasiones y emociones intensas y los padres podemos, por nuestra propia falta de educación emocional y por cansancio o falta de tiempo, ser incapaces de guiarlos para reconocerlas y darles expresión positiva. En buena parte educar en las emociones supone un enorme ejercicio de autoconocimiento y control por nosotros mismos.

Las rabietas, el pegar a otra persona cuando les desborda la rabia, el enfrentarse en las situaciones más sencillas, relacionarse con los hermanos y los amigos, todo esto es un campo en el que somos fundamentalmente los padres, primero que todo, quienes tenemos la responsabilidad de cuidarlos y darles herramientas para lograr relacionarse con los demás de manera respetuosa, empática y feliz.

La historia de la salsa de soja

Os cuento varios ejemplos para que entendáis mejor lo que quiero decir y cual es el resultado de un trabajo intenso a lo largo de los años. Ayer noche, recogiendo la cena, se me cayeron los cacharros en la cocina. Lo llevaba todo cargado en una bandeja y la botella de salsa de soja se volcó, manchando el suelo recién fregado. Mi hijo vino corriendo desde la cama, pues habíamos cenado acostados ya.

Yo estaba enfadada. Había venido justo ayer la chica que nos ayuda en casa y estaba todo muy limpio. Reconocí lo enfadada que estaba y me esforcé, en vez de ponerme a gritarle por no haberse ofrecido a ayudarme, las razones de mi enfado. No había medido bien mi capacidad y no le había pedido ayuda antes de levantarme con la bandeja, porque no quería que se levantara de la cama y viniera a la cocina que estaba helada en pijama. Tendría que haberle dicho que viniera o haber dado dos viajes.

El reconocer que estaba enfadada me ayudó a controlar ese sentimiento, darle cauce, darle nombre y reconducirlo no hacia una explosión, sino para solucionar el desaguisado con una sonrisa y aprender de lo sucedido.

Mi hijo me pidió disculpas por no haberse dado cuenta que necesitaba ayuda y se ofreció a ayudarme a limpiar corriendo. Yo le pedí disculpas por el susto que se había llevado y por no haberle pedido que me acompañara o no haberme dado cuenta de que necesitaba su ayuda.

La responsabilidad sobre la propia vida

Otro ejemplo pasó hace unos días. Una amiguita de mi hijo estaba invitada a un cumpleaños, fiesta de pijama incluída. Es una niña tranquila, muy estudiosa, la primera de la clase, infantil para su edad, pero adentrándose en la preadolescencia y queriendo decidir por si misma. Se lleva bien con las compañeras de clase y juega en los recreos, pero no tiene esa amiga del alma que las niñas necesitan.

Su mamá estaba segura que no lo pasaría bien, un rato si, pero las charlas de las compañeras de clase y sus hermanas mayores no le divertirían. Le dejó ir ante la insistencia de su hija, valorando que era más importante el aprendizaje y que hablase con ella y confiase en sus consejos que el malestar que pasaría.

Cuando volvió a casa a la mañana siguiente le contó que no lo había pasado nada, pero que nada bien, luego os explico la razón, que es de peso y explica bien como la educación emocional tiene efectos positivos.

La niña le dijo que debería haberle prohibido ir si estaba segura de que no lo pasaría bien. Su madre le explicó que había valorado el que era una casa de confianza y estaría segura, nada malo le pasaría aparte de descubrir que querer formar parte de un grupo y hacer lo que todos hacen no siempre es la mejor opción, pero que ante todo quería que la niña supiera que la respetaba y entendía que su vida era de ella y no podía no dejarle aprender por si misma.

Emociones negativas

Y ahora os cuento el conflicto del cumpleaños, por lo que nuestra amiga llegó tan disgustada. En su clase son pocas niñas, siete, mientras que los chicos son muchos más. Tienen una nueva compañera a la que ninguna aprecia, es una niña poco atendida en casa y que trata de llamar la atención mintiendo y poniéndolas unas contra otras. A ella tampoco es que le caiga muy bien, pero la acepta y sobre todo, aunque pone límites a la amistad, no la acosa ni la ofende. Todas las niñas de clase estaban invitadas a la fiesta excepto esta, lo que ya, incluso defendiendo como defiendo que no se obligue a los niños a invitar a quien no les gusta, ya era un desprecio. Pero la cosa era más seria.

Resulta que las niñas del cumpleaños encendieron el ordenador y llamaron a la niña no invitada con un programa de esos que te permite hablar y ver con la cámara. La pobre ingenua se conectó y estuvieron burlándose de ella porque era la única que no estaba en el grupo y en la fiesta, humillándola. Y a nuestra amiga se le saltaban las lágrimas ante lo que solo puedo calificar de acoso.

Pensar en lo mal que se había sentido la otra niña era más fuerte que ella. Le escribió esa misma tarde diciéndole que no apoyaba lo que había pasado y que lo sentía mucho, incluso si no eran grandes amigas. Supo identificar la injusticia, su verguenza por no haber plantado cara a una situación que le parecía malvada, la pena por la otra persona.

Con estos ejemplos y otros que añadiré os iré explicando lo importante que es dar a nuestros hijos una educación emocional y una sólida formación humana, no solamente en contenidos, sino también en valores morales, confianza en ellos mismos y manejo de sus emociones negativas.

En Bebés y más | Criar sin azotes: Comunicación en positivo (II), Criar sin azotes: Comunicación en positivo (I), Criar sin azotes: recursos naturales para prevenir, Criar sin azotes: herramientas prácticas, Criar sin azotes : Comunicación positiva (III), Criar sin azotes: Comunicación positiva (IV), Criar sin azotes: Comunicación positiva (V)




Gurús de la crianza

Posted: 27 Jan 2011 11:21 AM PST

buda

Me confieso muy poco adepta a los gurús de la crianza y sobre todo de la adoración acrítica sobre ellos. No hablemos de Estivill, al que aborrezco, ni de las variadas super niñeras que propugnan dejar a los niños lidiar con sus emociones negativas para demostrarles que mandamos los adultos. Me refiero a los que más identifico con mis ideas y mi manera de criar.

En estos tiempos de prisa y de negación, en los que los padres se debaten por dar la mejor educación posible a sus hijos y amarlos pero trabajan ambos demasiadas horas para poder estar el tiempo suficiente a su lado, tiempos en los que el conductismo se ha metido en las cabezas tanto que es complicado reconocer las necesidades primarias y emocionales de los niños, los gurús de la crianza son necesarios hasta cierto punto.

Los libros sobre crianza llenan las estanterias de los comercios y los padres más implicados, necesitando una guía ya que crían solos y sin “tribu” acuden a ellos para entender mejor a sus hijos, darles lo que necesitan y educarlos con respeto. Y hasta aqui, aplausos por mi parte.

Yo he leído a Casilda Rodrigañez, a Rosa Jové, a Carlos González, a Rebeca Wild, a Adele Faber, a Emilio Santos, a Isabel Fernández del Castillo, a Adolfo Gomez Papí, a Yolanda González, a Laura Gutman, a Elizabeth Plantey, a Meredith Small y a todos los maestros de la crianza de apego. Y he aprendido mucho de ellos, pero no tanto como he aprendido de otras mujeres, de otras familias y de los niños.

Unos me gustan más, otros menos. Algunos de ellos han tenido incluso trascendencia personal en mi crianza gracias a la amistad o la relación profesional. He aprendido mucho con las lecturas, las conversaciones, los cursos y las vivencias. Pero ni uno de ellos es para mi un gurú de la crianza ni ellos creo que se consideren como tales.

Con esto quiero animaros a ampliar vuestras lecturas, a profundizar y a aprender con los expertos, pero a no considerar a nadie superior a vuestro criterio propio y vuestra experiencia como padres y madres abiertos a la comunicación con los niños. Aprendiendo de las lecturas pero sobre todo de los hijos y de otras familias amigas.

Siempre hay que saber conservar vuestro espíritu crítico y vuestra capacidad para enfocaros en la idea de que no hay mayor maestro en la vida que vosotros mismos ni mayor aprendizaje que el de la vida compartida, intensa y entregada, a vuestros hijos. No existen los profetas, no existen los gurús de la crianza. Pero leerlos ayuda a encontrar nuestro propio camino.

En Bebés y más | Las escritoras indispensables: Casilda Rodrigáñez, 10 libros fundamentales para la Crianza de Apego, Carlos González responde a la pregunta: “vacunas sí o vacunas no”




Bardem y Penélope han sido padres: los famosos y los hijos que no se ven

Posted: 27 Jan 2011 09:00 AM PST

Penelope Bardem

La noticia saltó ayer en España y en medio mundo, donde los actores Javier Bardem y Penélope Cruz son reconocidos. Nos lo contaban nuestros compañeros de Poprosa: Penélope y Bardem ya son padres.

La pareja, que hizo sacar los pañuelos al personal con una escena de declaración de amor en público del actor a su pareja en una gala de entrega de premios, ha sido muy reservada en todo lo que respecta a su relación: boda y embarazo casi casi secretos.

Como era de suponer, la llegada del bebé no iba a ser una excepción, y se ha producido en el más absoluto hermetismo, en la clínica Cedars Sinai de Los Ángeles (Estados Unidos), donde Penélope Cruz y Javier Bardem han buscado la máxima intimidad posible.

Por supuesto, no sabemos nada de cómo se produjo el nacimiento, ni cómo está la madre o si el bebé es niño o niña (aunque parece ser que las últimas informaciones señalan que es un varón). Bueno, tampoco es que nos importe demasiado, ¿no?

Pero tanto secretismo ha granjeado a la pareja de actores cierta “mala fama”, fama de engreídos y seres superiores envueltos en un halo de antipatía. La prensa más rosa se ceba en ellos por no mostrarles a la criaturita, por no vender su vida.

Todo sea que pronto nos sorprendan con una exclusiva con las mejores fotos del bebé y los felices papás, aunque no me parece su estilo. Algunos famosos que empezaron así después se han arrepentido porque no deseaban mostrar más a sus hijos y no ha sido posible (lo cual tampoco me parece justo, rectificar es de sabios, pero si no te dejan…).

Si fuera famosa, no mostraría a mis hijos por…

Mira que esta pareja tampoco me cae especialmente simpática, pero entiendo y respeto su actitud. ¿Cuáles pueden ser las razones para que no muestren a sus hijos, para que no los expongan a la “vida pública”?

  • Sus padres desean preservar la intimidad del niño, como la de ellos mismos cuando no están trabajando. Tiene que ser muy duro llevar un grupo de fotógrafos y periodistas cargados con cámaras detrás, y si los mayores resignados pueden hablar del “peso de la fama”, un bebé y un niño en cualquier caso debería salvarse de ello. No importan que emborronen su rostro después, si las cámaras están ahí, el niño vive las persecuciones.
  • Para lograrlo, probablemente no vivan en España, donde la cultura de la prensa del corazón sobrepasa el rosa oscuro y se convierte en un fenómeno digno de analizar, donde la vida y la privacidad de las personas importa un comino si hay carnaza.
  • De este modo se aseguran su fama de antipáticos, de engreídos y de seres superiores que no desean nada de la prensa, con lo cual, al final aumentan el grado de “seguridad” en lo que se refiere a persecuciones indeseadas.
  • En el hospital, han preferido la intimidad. No sé muy bien cómo ha trascendido la noticia del lugar exacto, y ya veremos cómo se las arreglan para salir de ahí sin ser vistos, pero sin duda un grupo de fotógrafos a las puertas del centro ya es bastante motivo para ponerse más nerviosa a la hora de parir. Ya os he hablado de que no me gustaría que mi bebé fuera el primer bebé del año y de que me gusta la intimidad en el postparto inmediato, así que yo optaría por el mismo camino: no decir nada acerca de dónde voy a parir.

Yo la verdad es que si fuera famosa no sé cómo me plantearía la llegada de un bebé, si más al estilo Banderas-Melanie Griffit, más permisivos y amables con la prensa cuando están en España, o al estilo Bardem-Pe.

Lo de vivir fuera de España facilitaría cierto anonimato y apertura al público en casos puntuales y deseados, pero analizando los puntos anteriores creo que inclinan la balanza al lado del hermetismo…

Como padres, no creo que debamos permitir que el peso de nuestra fama recaiga sobre nuestros hijos, porque no todo es de color de rosa ni tan amable en el lado del famoseo, al menos como se vive en muchos países, y los pequeños no tienen por qué sufrirlo.

Por otra parte, como figura pública creo que podría hacer determinadas cosas que tal vez harían bien, por ejemplo me gustaría ser una de las famosas que amamantan.

Pero probablemente y en definitiva mi hijo sería de “los que no se ven”, por mucho que me convirtiera en “la mala de España”. Seguro que era por una breve temporada, que siempre hay nuevos “malos” a los que atacar… y mientras tanto el niño o niña estaría tranquilito.

Foto | penelope-cruz.net
En Bebés y más | La necesidad de intimidad en el postparto, La dieta bebé: las famosas comen potitos de bebé para mantener la línea, La repentina paternidad de Cristiano Ronaldo




La foto de tu bebé: Pau ilusionado

Posted: 27 Jan 2011 07:00 AM PST

Pau

Como cada semana, publicamos una de las fotos que nos enviáis a nuestro grupo Flickr. Hoy hemos elegido una hecha el pasado 5 de enero durante la cabalgata de los Reyes Magos de Alcoy en la que vemos a Pau ilusionado y disfrutando de todo lo que pasaba a su alrededor.

Pau, quien iba bien abrigadito, está a punto de cumplir los 9 meses el próximo 3 de febrero, y aunque es aún pequeño para entender lo que pasaba ese día se lo puede ver de lo más contento curioseándolo todo.

Su padre nos cuenta que es un niño muy sonriente y que está aprendiendo a levantarse, sentarse solo, gatear e intentar ponerse de pie, como la mayoría de los niños a esa edad.

Agradecemos a su padre Raúl que haya querido compartir con nosotros la foto de Pau y aprovechamos para animar a otros padres a que nos enviéis una foto de vuestro bebé a través de nuestro grupo Flickr para que sea seleccionada y publicada en Bebés y más.

Foto | Raúl Soler




Un bebé se tragó una cuchilla de la batidora con el puré

Posted: 27 Jan 2011 05:00 AM PST

radiografia-Asier

No es nuestra intención causar alarma, pero esta historia puede servir como experiencia a otros padres para tomar precauciones sobre los utensilios que usan a la hora de preparar la comida del bebé. Ocurrió en Navidades del 2009 en Bilbao, donde Asier, un bebé de 22 meses, se tragó una cuchilla de la batidora con el puré.

Resulta inexplicable cómo puede haber sucedido que un niño se tragase un trozo de metal de dos centímetros mezclado con la fruta sin haberse dado cuenta, cuando por lo general los bebés escupen cualquier cosa que les resulte desagradable como una semilla, un trocito de cáscara o pulpa.

Sin embargo ha sucedido. La madre se percató que faltaba la cuchilla al lavar la batidora, y al mirar en el plato entre los restos de la papilla encontró parte del aspa. Enseguida pensó en la posibilidad de que su bebé se hubiese tragado la otra parte.

Ante la incredulidad del padre y la insistencia de la madre, el niño fue llevado a urgencias donde lo examinaron primero con un detector de metales para evitar una radiación innecesaria. Se llevaron una gran sorpresa cuando el aparato empezó a pitar y luego se confirmó con una radiografía que la cuchilla había pasado por el esófago hasta el estómago del bebé sin causar, afortundamente ningún daño. Le pusieron una dieta rica en fibra y a los pocos días expulsó la cuchilla en una deposición.

La batidora era de la marca Carrefour Home, comprada en el mismo establecimiento en noviembre del 2009. Aunque fue enseguida retirada del mercado al acudir el padre a hacer la reclamación correspondiente, no me explico cómo es posible que no se diera a conocer el caso en su momento para poner en alerta a otros padres que la hubiesen comprado.

Afortunadamente, todo quedó en un gran susto, pero viene a dejarnos una enseñanza: hay que lavar (o al menos revisar) las aspas de la batidora siempre antes de darle el puré al niño. Especialmente cuando trituramos alimentos duros como una manzana, las aspas pueden doblarse (a mí me ha pasado) o como en este caso, romperse.

Otra recomendación que puede venir bien para reclamaciones legales: hay que conservar el aparato dañado (juguete, o lo que sea) como prueba y en ningún caso entregarlo como ha hecho el padre de Asier con la batidora.

Vía | El Correo
Foto | El Correo




Dejar al niño que elija las verduras

Posted: 27 Jan 2011 03:00 AM PST

frutas y verduras

Las verduras son unos de los alimentos que antes se introducen en la alimentación complementaria, y son muy importantes para una buena nutrición. Sin embargo, son frecuentes los casos de los niños a los que no les gustan las verduras. Una de las claves para romper esa tendencia sería dejar al niño que elija las verduras que quiere comer.

Si les permitimos elegir libremente qué verdura le gustaría comer ayudaríamos a aumentar el consumo de estos alimentos en los niños, según han comprobado investigadores de la Universidad de Granada.

El estudio apunta que el sabor amargo del calcio, muy presente en verduras como las espinacas y acelgas, la col, la cebolla, el cardo o el brócoli, puede ser un factor sensorial que influye muy negativamente en el consumo infantil. Sin embargo, en mi opinión no hay que excluir, desde un principio, dichos alimentos de su dieta.

Esto tampoco quiere decir que a los seis meses del bebé ya les demos a probar todas esas verduras. Las espinacas y acelgas, por ejemplo, no son recomendables hasta después de los 12 meses, del mismo modo que la col.

La cebolla y el cardo son alimentos que por su intenso sabor pueden desagradar a los niños más pequeños (de hecho, siguen desagradando a muchos adultos). Para el brócoli no veo ningún problema, y se puede presentar de muchas formas cuando los niños van creciendo (gratinada con queso, con pasta, a la plancha con marsico…) para hacerlo más atractivo.

Y después del año o de los dos años todos esos alimentos los iría introduciendo de distintos modos y presentaciones para que los niños descubrieran los nuevos sabores y decidieran.

Volviendo al estudio, para llevarlo a cabo los autores analizaron los principales factores determinantes del consumo de verdura en 150 niños menores de seis años, evaluando la eficacia de una estrategia denominada ‘Provisión de elección’, que consiste en permitir a los pequeños elegir en cada comida qué tipo de verduras deseaban tomar.

Los investigadores comprobaron que con esta ‘técnica’ el consumo de verduras aumentó hasta un 80%. Observaron además que aquellos niños a quienes se les permitió elegir los vegetales que deseaban comer ingirieron 20 gramos más, lo que supone una media de 40 gramos más al día entre comida y cena.

La autora principal de esta investigación, pionera en España, es Paloma Rohlfs Domínguez, del Instituto de Neurociencias de la Universidad de Granada, y el trabajo fue dirigido por el profesor Jaime Vila Castelar, del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico.

Su trabajo también ha revelado que la sensibilidad de los pequeños hacia el sabor amargo de los glucosinolatos contenidos en las verduras, indicado por la sensibilidad hacia un componente químico, puede ser una de las causas de que muchos niños rechacen las verduras.

Parte de los resultados de este trabajo han sido recientemente aceptados para su publicación en la revista científica de distribución internacional ‘Brain Research Bulletin’ y se encuentran disponibles para su lectura online en ‘Siencedirect’.

En cualquier caso, para llegar a las cinco raciones de fruta y verdura al día hace falta variedad, por lo que tendremos que ofrecerles verduras variadas y ampliar el abanico en el que puedan escoger (también en los comedores escolares, en los menús infantiles de restaurantes…).

Pero sin duda dejarles eso mismo, que sean los niños los que escojan las verduras que prefieren, hará que coman más alimentos de este tipo y crezcan más sanos.

Vía | El Mundo
En Bebés y más | Alimentación complementaria: las verduras y hortalizas, Recomendaciones para la elaboración del menú infantil, Decálogo para una alimentación infantil sana




Cambios de carácter en el embarazo

Posted: 27 Jan 2011 12:51 AM PST

embarazada

Como sabéis, las mujeres somos muy susceptibles a los cambios hormonales que suceden a lo largo de nuestra vida. Durante la gestación se produce una auténtica revolución de hormonas responsable en gran medida de los cambios de carácter en el embarazo.

Una mujer embarazada puede estar feliz y a los cinco minutos deprimida, puede romper a llorar y tener explosiones de ira sin motivo aparente, mostrarse irritable, estar de mal humor cuando antes no lo estaba… En otras palabras, lo que conocemos como "tener la sensibilidad a flor de piel".

Lo que sucede es que las hormonas del embarazo actúan en el cerebro afectando no sólo al cuerpo de la mujer que se prepara para albergar a su hijo, sino también, y mucho, a las emociones.

El embarazo es una etapa muy intensa en la vida de una mujer, sobrevienen sentimientos encontrados, estados de ánimo que suben y bajan. La futura mamá experimenta cierta fragilidad emocional y cambios bruscos de estado de ánimo a lo largo de los nueve meses.

Esta montaña rusa de emociones no es más que el efecto que provoca en ella la acción de las hormonas, pero también la incertidumbre sobre la gran transformación que está experimentando su cuerpo y su vida. La preocupación ante el futuro, la salud del bebé, cómo será el parto, cómo será la vida con el niño en casa y toda una nube de inquietudes que se nos presenta ante algo que cambiará nuestras vidas para siempre.

El apoyo de la pareja y de la familia es fundamental para que la embarazada se sienta comprendida y esos cambios de carácter no pasen a mayores provocando trastornos más serios como una depresión.

También pueden ayudar las clases de preparación al parto o cualquier ámbito en el que pueda tener contacto con otras embarazadas. Compartir sensaciones e inquietudes con mujeres que están en la misma situación ayudará a asimilar la nueva situación y a sobrellevar mejor a los cambios de carácter en el embarazo.

Foto | laura dye en Flickr
En Bebés y más | El embarazo: montaña rusa de emociones, Mejorar el estado emocional de la embarazada para mejorar la sociedad




Enfermedades que pueden complicar el embarazo: la hipertensión

Posted: 26 Jan 2011 10:00 PM PST

hipertension

La presión o tensión arterial es la presión que ejerce la sangre contra la pared de las arterias. Esta presión es imprescindible para que circule la sangre por los vasos sanguíneos y aporte el oxígeno y los nutrientes a todos los órganos del cuerpo para que puedan funcionar.

Cuando se produce un incremento continuo de las cifras de presión sanguínea en las arterias estamos ante un caso de hipertensión arterial, que puede complicar el embarazo y constituir un riesgo para la salud de la madre y del feto.

La presión arterial elevada puede estar presente antes del embarazo, aunque sólo en un pequeño porcentaje de casos se desarrolla durante el mismo. Esto es, las embarazadas con hipertensión suelen tener esta enfermedad anteriormente.

Pero también puede pasar que se deba al embarazo (hipertensión gestacional), ya que durante la gestación el sistema circulatorio sufre alteraciones. El denominador común del grupo heterogéneo de enfermedades hipertensivas del embarazo es el aumento de la presión arterial igual o mayor a 140/90 mmHg. Veamos cuáles son los tipos de hipertensión durante el embarazo.

Tipos de hipertensión durante el embarazo

Existen cuatro tipos principales de hipertensión durante el embarazo:

  • Preeclampsia. Este trastorno potencialmente serio tanto para la madre como para el feto se caracteriza por una subida de tensión ocasionada por el embarazo y la presencia de proteínas en la orina. Afecta a un 15% de mujeres embarazadas, pero si se detecta a tiempo puede controlarse y disminuir sus riesgos. Por lo general, se desarrolla después de las 20 semanas de embarazo y desaparece después del parto. En los casos más graves deriva en eclampsia, cuando la hipertensión se acompaña de convulsiones y/o coma.
  • Hipertensión gestacional, también conocida como hipertensión inducida por el embarazo o hipertensión transitoria. Este tipo de hipertensión se desarrolla después de las 20 semanas de embarazo y desaparece después del parto. Aunque las mujeres con hipertensión gestacional no tienen proteínas en la orina, algunas de ellas desarrollan preeclampsia en una etapa posterior del embarazo. Las posibilidades de tener preeclampsia son del 50% si se desarrolla hipertensión gestacional antes de las 30 semanas. Si se desarrolla después de las 36 semanas de gestación, la hipertensión en general es moderada.
  • Hipertensión crónica. Así se denomina a la presión arterial alta diagnosticada antes del embarazo o antes de las 20 semanas de embarazo: la madre ya era hipertensa. Como su nombre indica, este tipo de hipertensión no desaparece después del parto. La mayoría de las veces corresponde a hipertensión arterial esencial en el 90% de los casos que es de causa desconocida y sólo el 10% de los casos es secundaria a otra enfermedad como diabetes, enfermedades renales, cardíacas y enfermedades autoinmunes, entre otras.
  • Hipertensión crónica con preeclampsia, un subtipo del anterior apartado. Aproximadamente el 25 por ciento de las mujeres con hipertensión crónica también desarrolla preeclampsia. Se da con más frecuencia en mujeres multíparas y se caracteriza por producir hipertensión arterial severa y aumento del ácido úrico en sangre. Este cuadro hipertensivo es peligroso ya que puede presentar convulsiones, daño renal y daño hepático, como también trombocitopenia (disminución en las plaquetas).

presion

¿Se pueden medicar las embarazadas con hipertensión?

La única persona indicada para decir si la mujer se puede medicar (o seguir medicando) y cuáles son los fármacos más adecuados en caso de padecer hipertensión es el especialista que controla su embarazo. En general, las pautas a seguir dependen del grado de hipertension que padece la mujer.

  • Si una mujer tiene una presión arterial ligeramente alta, se medica y está intentando quedar embarazada o descubre que ya lo está, habitualmente el médico suspende el tratamiento farmacológico que está siguiendo, ya que podría haber riesgo de que los fármacos aumenten la morbilidad y la mortalidad del feto.
  • En caso de que la presión arterial sea moderadamente alta, en general debe continuar tomando los fármacos antihipertensores. Sin embargo, algunos de los fármacos que son seguros para la mujer pueden lesionar al feto, por lo que el especialista revisará la medicación, ya que hay determinados fármacos más apropiados durante el embarazo. Cada mes, es necesario realizar un análisis para conocer el funcionamiento renal, y el crecimiento del feto se controla con ecografías.
  • Las mujeres embarazadas con una hipertensión arterial grave necesitan cuidados especiales y un control riguroso, incluso la hospitalización durante la segunda mitad del embarazo. El embarazo puede empeorar en gran medida la hipertensión y en la madre provocar hinchazón del cerebro, hemorragia cerebral, insuficiencia renal, insuficiencia cardíaca e incluso la muerte. Para el feto también existen riesgos graves como el desprendimiento prematuro de la placenta de la pared uterina (abruptio placentae: el suministro de oxígeno y de nutrientes que recibe el feto se interrumpe y éste puede morir). Aunque la placenta no se desprenda, la hipertensión puede reducir el suministro de sangre que recibe la placenta y retardar el crecimiento fetal.

En cualquier caso, como decimos, será el especialista el que indique el tratamiento adecuado para cada caso particular, sopesando riesgos y beneficios. Probablemente den determinadas pautas nutricionales y físicas para evitar complicaciones en los casos leves.

Y siempre es necesario un buen control gestacional para prevenir los riesgos que supone sufrir hipertensión durante el embarazo, y en la medida de lo posible llevar unos hábitos saludables desde antes de lograr el embarazo para no sufrir la enfermedad cuando no se padece de manera crónica.

Más información | Nacer sano, Medline Plus
Fotos | Avenue G y topgold en Flickr-CC
En Bebés y más | La apnea del sueño durante el embarazo se relaciona con la diabetes y la hipertensión, Dormir poco aumenta el riesgo de hipertensión en la embarazada, Enfermedades que pueden complicar el embarazo: las cardiopatías