Todo para Bebe: Amar al segundo hijo

lunes, 17 de enero de 2011 |

Todo para Bebe: Amar al segundo hijo


Amar al segundo hijo

Posted: 17 Jan 2011 10:55 AM PST

hermanos

Cuando una amorosa mamá, dedicada a su primer hijo y llena de él se enfrenta a un segundo embarazo muchos temores pueden aparecer. Aunque el amor se multiplica y se amará al segundo hijo como al primero, sin duda puede haber cierto trastorno en las relaciones cuando llega el segundo bebé.

Cuando nace el primer hijo de una mujer no solamente nace un niño, también nace una madre y ella vive esta nueva dimensión de su personalidad como algo muy profundo y poderoso, que puede cambiar toda su concepción del mundo y de si misma. Entregada al vínculo se encuentra que todo puede cambiar con la llegada del segundo hijo.

Ya no podrá entregarse por completo al que ha sido hasta ahora su gran amor, y tampoco podrá tener una completa unión con el segundo que deje al primero fuera de la relación materno-filial.

Los sentimientos de la madre

Pese a que durante el embarazo y en los primeros momentos pueda haber sentimientos contradictorios hacia los dos hijos y hacia una misma, miedo a no amar suficiente o a no llegar a atender a ambos, normalmente las madres son capaces de reconstruir las relaciones de la familia de una manera que de acogida a todos en una nueva manera de entender el amor y la comunicación.

El segundo hijo llega, sea planificado o no, en un momento diferente de la vida de esa mujer y le hará relacionarse con él y sentir emociones diferentes posiblemente a las que experimentó con el primero. Tendrá menos temores pero también menos tiempo, más experiencia pero también menos disponibilidad.

En algunos casos hay una cierta culpabilidad y angustia, pero en otras el niño mayor es percibido como molesto o desarrolla comportamientos regresivos o de llamada de atención ante sus padres, dificultando la comunicación en la nueva forma que ha tomado su familia.

La edad del primer hijo influye

La forma en la que el hijo mayor reacciona ante la llegada del bebé no es siempre previsible aunque, sin duda, aspectos madurativos son importantes.

Algunos niños muy pequeños se adaptan bien en apariencia al nuevo bebé siempre que la familia cuente con apoyos para atenderlos a ambos, pero sin duda las mamás se sienten especialmente agotadas si tienen que cuidar a dos bebés que no caminan, usan pañales o tienen despertares nocturnos.

A partir de los dos añitos las cosas podrían ser más sencillas, pero muchas veces los pequeños no son capaces de expresar sus sentimientos contrapuestos hacia el hermanito que les quita atención de sus padres. Los padres, a veces, en vez de entender que su hijo se siente asustado y solo y que no está preparado para compartirlos, se enfadan con él cuando se pone más caprichoso de lo normal, tiene regresiones, pesadillas o berrinches. Algunos vuelven a hacerse pipí o se muestran agresivos, todo motivado por el deseo de recuperar más atención y no saber decirnos cuanto nos necesitan y como querrían a veces que nada hubiera cambiado.

La comprensión es fundamental para ayudarles a pasar esta crisis personal. El hermanito no es su responsabilidad e, incluso si lo “pedían” no es sorprendente que lo encuentren un poco decepcionante, ya que no sirve para jugar con él.

La pareja, la familia o los amigos cercanos tienen entonces un papel importante, acompañándolo en ratos y ayudando para que la mamá pueda también disponer de ratos en los que le dedique mimos y atención exclusiva.

Es mejor que el nacimiento del segundo no suceda a la vez que otros importantes cambios en la vida de un niño: dejar el pañal, pasar a su cuarto o entrar en la guardería, para evitar que tenga que enfrentarse a situaciones de tensión acumuladas.

Para los niños a partir de los seis años suele ser más sencillo, ya que no están tan necesitados de atención constante, tienen amigos e intereses con los que pasar el tiempo cuando su madre no puede estar con ellos. También, por supuesto, tienen una mayor maduración física, emocional e intelectual que les va a permitir entender la nueva situación. Sin embargo no podemos descartar que sientan celos, sobre todo si les empezamos ahora a exigir que cuiden del hermanito sin desearlo ellos o a que se comporten como “mayores” todo el tiempo.

No hay un momento ideal para el segundo nacimiento que pueda ser aconsejado, cada familia tiene sus ritmos, prioridades y necesidades, pero en general es conveniente planificar ese nacimiento cuando madre, padre e hijo mayor estén preparados para organizar su tiempo y sus emociones dándo cabida al nuevo miembro. Pero una cosa ese segura, amar al segundo hijo no va a ser un problema.

En Bebés y más | El segundo hijo, ventajas y desventajas, Esperando el segundo bebé, ¿Cuándo buscar un segundo embarazo?




Lo más destacado en Bebés y más: del 10 al 16 de enero

Posted: 17 Jan 2011 10:00 AM PST

cabeceraByM

Como cada semana, hacemos un repaso por los contenidos más destacados que hemos publicado en Bebés y más durante los últimos días.

Una de las noticias que más nos ha llamado la atención es que lo que consideramos un hábito negativo entre los más pequeños pudiera resultar un beneficio. Un famoso neurólogo afirma que comerse los mocos es bueno para la salud.

Puede que muchos hayáis salido unos días con los niños en Navidades. Se pasa muy bien compartiendo vacaciones con los hijos, pero también resulta bastante agotador. Y es que nadie dijo que viajar con niños fuera fácil.

Sobre un tema que crea controversia, hablamos de un prometedor libro, por el título y por su autor, que saldrá a la venta en los próximos días: ‘En Defensa de las vacunas’, el nuevo libro de Carlos González.

A los padres de gemelos o dos niños de edades similares les resultará de lo más original la idea de tunear una mesa de Ikea para hacer una trona doble. Una buena propuesta para ahorrar dinero y espacio en casa.

Hemos esbozado una sonrisa (su padre no tanto) al conocer la última trastada de Arán, hijo de nuestro Armando. En un ataque de rabia ha hecho volar su portátil rompiendo uno de los ejes de la pantalla. Aprovechamos para animaros a que nos enviéis fotos de la última trastada de vuestros hijos a historiasdepadres@bebesymas.com así las compartimos en el blog.

Hemos hablado de una costumbre bastante frecuente en los niños que empiezan a dar sus primeros pasos. Hay muchos bebés que caminan de puntillas. Hemos brindado amplia información sobre este hábito, sus causas, qué podemos hacer para evitarlo y cuándo debemos preocuparnos.

Sobre los trastornos en embarazadas hemos hablado del bruxismo, apretar y rechinar los dientes, un síntoma que suele achacarse a los nervios o a causas ajenas al embarazo.

Hemos enseñado unas imágenes muy llamativas, la de el parto visto por primera vez gracias a una resonancia magnética. Y en otro orden de cosas, pero igual de llamativo, comentamos el caso de un niño al que le hicieron nacer el 11-1-11 a la 1:11, lo que nos demuestra una vez más que la estupidez humana no tiene límites.

Otra noticia que hemos comentado, y que particularmente me ha alegrado, es que
dejan de emitirse corridas de toros en televisión por el bien de los niños pues causan angustia y ansiedad en los pequeños. (Y en muchos adultos, también)

Como siempre, hemos tenido un montón de contenidos interesantes en Bebés y más los últimos días. Esta semana mucho más.




Viajar con niños en taxi: ¿se debe usar un sistema de retención?

Posted: 17 Jan 2011 08:25 AM PST

taxi

Después de hablar de que viajar con niños no es siempre fácil, ha salido en los comentarios el tema de los sistemas de retención infantil y sus uso en los destinos. Pero, sin ir tan lejos, ¿qué pasa cuando hemos, sencillamente, de tomar un taxi en nuestra ciudad? Viajando con niños en taxi, ¿han de ir con sistema de retención?

Lo que la legislación dice es una cosa, pero lo que los profesionales de la salud recomiendan es otra diferente. Por ello vamos a ver cómo está la cuestión en España y cómo la Asociación Española de Pediatría hacer hincapié en el riesgo de una menor protección del niño en el caso del trasporte en taxi.

Viajar con niños en taxi: lo que dice la norma

Recordemos que un gran porcentaje de niños que fallecen en la carretera no van sujetos a un SRI. Está demostrado que el uso de elementos de retención infantil adecuados a la edad y al peso del niño reduce la mortalidad en caso de accidente de tráfico entre un 54% y un 80%, según la edad y tipo de colisión.

Por ello, su uso es obligatorio y necesario en todos los trayectos, tanto urbanos como interurbanos, y así lo exige la normativa actualmente vigente en España. Sin embargo, a este uso generalizado se le hace algunas puntualizaciones, entre las que se incluyen las referidas al transporte público, como el taxi:

  • La normativa nacional exime de la obligación de utilizar estos dispositivos de retención en los taxis en personas cuya estatura no alcance los 135 centímetros de altura, siempre que se circule en tráfico urbano o en áreas urbanas de grandes ciudades y siempre que se ocupen los asientos traseros.
  • En el resto de situaciones, el obligatorio que los niños menores de 135 centímetros de altura viajen en taxi haciendo uso de elementos de retención adecuados a la edad y peso del niño. En caso de infracción por no hacer uso de los elementos de retención no es del conductor del taxi, sino del padre, tutor, acogedor o guardador legal quien ostenta la responsabilidad.

Sin embargo, no podemos obviar que los conceptos de “tráfico urbano” o “grandes ciudades” tienen una interpretación amplia, incluyendo trayectos donde las velocidades permitidas exceden de los umbrales de seguridad para el niño en caso de accidente, comparables a un trayecto interurbano cuando sí es obligatorio que los niños viajes en un SRI.

Viajar con niños en taxi: lo que dice la AEP

Por todo ello el Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones en la infancia de la AEP recomienda que los niños que viajen en taxi, en especial aquellos que no alcancen 135 centímetros de estatura, observen las siguientes precauciones:

  • Hacer siempre uso de elementos de retención adecuados a la edad y el peso del niño, tanto para desplazamientos en ámbito urbano como en desplazamientos interurbanos.
  • Seleccionar, en la medida de lo posible, taxis que dispongan de estos elementos. Si se solicita telefónicamente el servicio de taxi, requerir que se trate de un vehículo equipado con dichos dispositivos.
  • En caso de utilizar el cinturón de seguridad del vehículo, por ejemplo en niños con talla mayor o igual a los 135 centímetros, ha de vigilarse que el cinturón esté correctamente colocado, no cruzando el cuello del niño y manteniéndose la banda pélvica sobre la raíz de los muslos del niño.
  • Utilizar siempre dispositivos de retención homologados, según debe figurar en la etiqueta visible del dispositivo.
  • No obstante lo anterior, existen algunos sistemas menos recomendables, aunque igualmente homologados. Es el caso de las sillitas y los elevadores inflables o hinchables que, aun cuando son de comercialización legal y pueden estar homologados, han mostrado peores resultados en las pruebas de choque en cuanto a la protección del niño.
  • Llevar en todo caso a los niños en los asientos posteriores del vehículo.

Recordemos que el transporte por carretera ha de ser seguro para toda la familia, también cuando se viaja en transporte público. No sabemos cómo será la situación legal en otros países, pero lo que sí parece claro es que existirán taxis que incorporen SRI, y éstos habremos de pedir.

Por la seguridad de nuestros hijos, en el caso de que podamos prever un traslado en taxi sería conveniente que lleváramos nuestro sistema de retención o solicitáramos un vehículo que lo incluyera, tanto si se trata de un trayecto por la ciudad o más largo.

Vía | AEPED
Foto | life’s too short n Flickr-CC
En Bebés y más | Visitar Versalles con un bebé, Viajar a Ámsterdam con un bebé, La muerte de un niño que vaya sin cinturón podrá considerarse homicidio, Los sistemas de retención infantil: consejos de uso, Los sistemas de retención infantil: consejos de compra




El mes de nacimiento de los hijos está influido por la profesión de sus madres

Posted: 17 Jan 2011 06:00 AM PST

embarazada

Cuando se desea tener un hijo, muchas mujeres planean la fecha de nacimiento del bebé según les resulte más conveniente para su actividad profesional. Aunque es algo sobre lo que no se puede tener absoluto control pues a veces las cosas no salen como se planean, un estudio ha logrado comprobar que, en general, el mes de nacimiento de los hijos está influido por la profesión de sus madres.

El economista Julien Grenet ha observado que los hijos de profesoras tienden a nacer en abril, los de ejecutivas en mayo y septiembre y los de obreras y trabajadoras independientes en julio.

Las ejecutivas tienden a quedar embarazadas en vacaciones de verano y también en las de invierno. Al parecer, el período de descanso propicia la concepción, que en el caso de las obreras y trabajadoras independientes suele ser en otoño.

Por su parte, es más frecuente que los niños de madres agricultoras nazcan entre agosto y noviembre, una vez terminados los trabajos en el campo.

Cada una, dentro de sus ocupaciones, intenta o bien hacer coincidir fechas de descanso para dedicarse a buscar un embarazo o hacer concordar el nacimiento con períodos vacacionales para así sumarlos al permiso de maternidad.

Otro dato muy curioso es que han encontrado diferencias en cuanto al éxito escolar y profesional de los niños nacidos en el mes de diciembre con respecto a los nacidos en enero. Se concluye que nacer a final de año podría condicionar su vida a peor.

Pero volviendo a los meses en que nacen los bebés relacionados con la profesión de los padres, ¿has planeado el nacimiento de tu bebé en función de tu actividad profesional?

Vía | El Universal
Foto | Taja Taja en Flickr




"No estáis solos", testimonio sobre el déficit de atención e hiperactividad

Posted: 17 Jan 2011 04:00 AM PST

No estáis solos

Hoy os hablo de una obra muy recomendable para todas aquellas familias que busquen respuestas, apoyo y comprensión de un trastorno que precisamente en gran medida es desconocido, menospreciado e incomprendido. “El libro “No estáis solos” es un interesante testimonio sobre el déficit de atención e hiperactividad.

El título completo de la obra es “No estáis solos. Un testimonio esperanzador sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad”, de Libros Cúpula. Las palabras testimonio y esperanzador nos dan la clave de lo que vamos a encontrar en el libro, contado en primera persona, realista y bajo el prisma del optimismo.

Los autores, con los que tendremos oportunidad de hablar para Bebés y más en breve, son María Jesús Ordóñez, pediatra de atención primaria y Roberto Álvarez-Higuera, empresario y editor, matrimonio y padres de un niño diagnosticado de TDAH.

En “No estáis solos” los autores nos ofrecen su experiencia en primera persona, impregnada de una exhaustiva documentación científica en el recorrido de cada capítulo, a través de una narración amena y coloquial de los acontecimientos que marcaron y marcan la vida de una familia con algún miembro que padece TDAH.

En la obra se nota (y se agradece) la mano experimentada y consciente de un matrimonio que ha vivido momentos duros, y que insistentemente ha buscado respuestas a la problemática conductual de su hijo, pero que, más allá de compartir su experiencia desean hacernos partícipes de sus logros. De ahí la importancia del término esperanzador.

Un matiz importante, dado que la mayoría de personas que se enfrentan a este problema suelen caer en la desesperación y el abandono: este libro aporta esperanza a muchos padres que no saben aún que sus hijos están padeciendo TDAH. Gracias a este clarificador testimonio pueden identificar y buscar otro diagnóstico, otras respuestas.

Además, para los niños que ya están diagnosticados, la obra también nos recuerda que el TDAH tiene un tratamiento médico eficaz en gran medida.

Y, más allá del aspecto médico del trastorno, “No estáis solos” también incide en los cimientos emocionales que muchas veces se derrumban para las personas que padecen TDAH y sus familias. Nos recuerdan que nadie es culpable, que no somos malos padres o ellos son malos hijos, que no estamos solos.

Dan mucha importancia a la autoestima de los hijos con el trastorno, la comprensión y amor con los que afrontarlo, se habla del entorno escolar que los condiciona, de cómo estamos ante un trastorno médico a pesar de que se siga poniendo en duda su existencia y en definitiva del mejor modo de actuar cuando tenemos, primero la sospecha, y después la confirmación del TDAH.

Contenido de “No estáis solos”

Cada capítulo de “No estáis solos” va narrando distintos aspectos o etapas en la vivencia, localización y tratamiento del TDAH, que recordemos que es la patología neuropediátrica más habitual, presente según la OMS en un 8% de la población infantil y un 5% de la población adulta.

Éstos son los apartados en que se divide el libro, tras los textos introductorios y un breve repaso por la historia del TDAH:

  • “Hay luz en la oscuridad”. En el primer capítulo los autores van desgranando las dificultades con las que se encuentra el niño con TDAH y sus familias, pero cómo con el diagnóstico correcto finalmente se ve la luz. “El diagnóstico supone encender una luz en la oscuridad, hace posible la solución”.
  • “El largo peregrinaje” hace referencia al camino duro y lleno de obstáculos hasta que se llega al diagnóstico correcto del TDAH.
  • “¡Eureka! ¡Lo encontré!” describe lo que supone cuando se descubre que un miembro de la familia (o varios) tienen el trastorno.
  • “Confiad en la medicina” hace hincapié en la importancia de los fármacos a la hora de tratar el desorden neurológico.
  • “Reflejados en un espejo” nos cuenta cómo puede que, cuando sepamos que nuestro hijo tiene TDAH nos estemos viendo a nosotros mismos reflejados, pues es un trastorno con un fuerte componente hereditario.
  • “Un largo camino por recorrer”. A pesar del alivio y comprensión que supone el diagnóstico, hay un largo camino para alcanzar la aceptación personal y social del trastorno.
  • “No estáis solos” ahonda en el mensaje de optimismo que recorre toda la obra, sin negar las dificultades.

Al final de cada capítulo se incluyen conceptos básicos acerca del trastorno, por lo que se complementa la lectura de las vivencias (no exentas de información objetiva) con la información técnica.

No obstante, si queremos profundizar acerca del tema (al fin y al cabo estamos ante una obra divulgativa que se centra en aspectos más vivenciales) hemos de recurrir a la bibliografía que se anexa.

Precisamente entre los documentos anexos encontramos uno de especial relevancia, el Consenso internacional sobre el TDAH al que llegó en 2002 un grupo de científicos, coordinados por el prestigioso experto doctor Russell A. Barkley. En él se apuntalan la definición y otros conceptos básicos del trastorno.

En definitiva, “No estáis solos” es un recomendable testimonio sobre el déficit de atención e hiperactividad que acompañará tras su sencilla lectura a muchas familias para darles un mensaje de ánimo.

“No estáis solos”
Libros Cúpula
157 páginas
ISBN: 978-84-480-6859-3
16 euros

Sitio Oficial | Libros Cúpula
En Bebés y más | Déficit de atención e hiperactividad en los niños




"Racionar" los juguetes recibidos en Navidad

Posted: 17 Jan 2011 12:00 AM PST

demasiados juguetes

En alguna de las recientes reuniones familiares para celebrar la Navidad, ¿no habéis tenido la impresión de que vuestros hijos no tenían tiempo de asimilar los regalos que recibían? Apenas habían abierto uno, y ya tenían otro esperando a ser desenvuelto. La avalancha de regalos navideños se vuelve a cumplir en mayor o menor media.

Yo tengo comprobado que es así, que a los niños no les da tiempo a darse cuenta de todo lo que les han regalado. Y ello más aún si se suman varios días seguidos en los que reciben regalos (hoy en casa de tu familia, mañana en la mía…).

De hecho, a la hora de escribir estas líneas me he dado cuenta de que, no sólo son mis hijas las que no recuerdan todos los regalos que ha recibido, sino que yo misma había olvidado alguno que guardamos en su momento. Y es que hemos decidido “racionar los juguetes recibidos en Navidad.

Este año tal vez no insistimos demasiado en que nos hacía falta ropa. Ya tuvimos que apartar algunos de nuestros regalos (los regalos “pequeños”) porque considerábamos que habían recibido una avalancha de juguetes. Algunos regalos se los daremos en Semana Santa, otros en verano, puede que incluso alguno llegue a sus cumpleaños.

Pero es que vamos a hacer eso también con algunos regalos que sí recibieron y que, sin embargo, no se acuerdan de ellos, no los han pedido ni mencionado. También hay algunos que consideramos que no son apropiados para su edad, por lo que también esperan apartados a que llegue el momento adecuado.

Estos días pasados han recibido muchos, demasiados regalos. Una frase de mi hija de tres años me llamó la atención cuando, tras haber desenvuelto unos cuantos, como a su hermana pequeña aún le quedaba un regalo, ella pidió más. “¿Te parece poco?”, le pregunté. “Sí, me parece poco”, me dijo.

Seguro que no entiende el alcance de esas palabras y se limitó a repetir lo que yo le había dicho, pero precisamente ese sentido de “todo es poco” es el que intentamos evitar y no me gustaría que en un futuro pensaran que tenerlo todo y más es lo normal.

De modo que al racionar los juguetes recibidos en Navidad les damos más uso a los que ahora utiliza y próximamente podrán disfrutar de otros nuevos. Nuevos, porque ni siquiera recuerdan haberlos tenido en las manos. Seguro que les hacen más ilusión que en su momento, cuando no pudieron apreciarlos.

Foto | carlosfpardo en Flickr-CC
En Bebés y más | Cómo evitar avalancha de regalos en Navidad, Juguetes efímeros, Donar los juguetes que nuestros hijos ya no usan




¿Cómo se diagnostica el TDAH? (II)‏

Posted: 16 Jan 2011 10:00 PM PST

hiperactividad-1.jpg

Siguiendo con la entrada que publicamos hace unos días en que empezamos a explicar cómo se diagnostica el TDAH pasamos a detallar en profundidad cuál es el sistema que sugiere el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, más conocido como “DSM-IV-TR”.

Dicho manual explica que para realizar el diagnóstico deben valorarse cinco puntos (o criterios), debiéndose observarse todos ellos en el niño que está siendo evaluado.

Primer criterio

El primer criterio se valora mediante dos cuestionarios. Para dar este primer criterio como positivo deben darse seis síntomas de entre varios sugeridos, en ambos tests, o bien seis en sólo uno de ellos. Uno de los cuestionarios se centra en la falta de atención y el otro en la hiperactividad e impulsividad de un niño.

Esto se debe a que el DMS-IV-TR define tres tipos diferentes de TDAH:

  • TDAH tipo hiperactivo-impulsivo: el niño presenta básicamente hiperactividad e impulsividad.

  • TDAH tipo inatento: el niño presenta básicamente falta de atención.

  • TDAH tipo combinado: el niño presenta tanto hiperactividad e impulsividad como falta de atención.

Cuestionario de déficit de atención

Como hemos dicho, deben darse seis o más de los siguientes síntomas de falta de atención y éstos deben haber persistido al menos durante 6 meses, con una intensidad que no es coherente con el nivel de desarrollo del niño y que hace que no se adapte a su entorno.

  • A menudo no presta atención suficiente a los detalles o incurre en errores por descuido en las tareas escolares, en el trabajo o en otras actividades.
  • A menudo tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en actividades lúdicas.
  • A menudo parece no escuchar cuando se le habla directamente.
  • A menudo no sigue instrucciones y no finaliza tareas escolares, encargo u obligaciones en el centro de trabajo (no se debe a comportamiento negativista o a incapacidad para comprender las instrucciones).
  • A menudo tiene dificultad para organizar tareas y actividades.
  • A menudo evita, le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares o domésticos).
  • A menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades (como juguetes, trabajos escolares, lápices, libros o herramientas).
  • A menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.
  • A menudo es descuidado en las actividades diarias.

Cuestionario de hiperactividad e impulsividad

De igual modo, deben darse seis o más de los siguientes síntomas de hiperactividad e impulsividad y éstos deben haber persistido al menos durante 6 meses, con una intensidad no coherente con el nivel de desarrollo del niño y que impide la correcta adaptación del niño a su entorno.

  • A menudo mueve en exceso las manos o los pies o se remueve en el asiento.
  • A menudo abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en las que es inapropiado hacerlo.
  • A menudo corre o salta excesivamente en situaciones en las que es inapropiado hacerlo (en los adolescentes o adultos puede limitarse a sentimientos sujetivos de inquietud).
  • A menudo tiene dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio.
  • A menudo “está en marcha” o actúa como si “tuviera un motor”.
  • A menudo habla en exceso.
  • A menudo precipita respuestas antes de haber sido completadas las preguntas.
  • A menudo tiene dificultades para guardar turno.
  • A menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (por ejemplo, se entromete en conversaciones o juegos).

Segundo criterio

Algunos síntomas de hiperactividad-impulsividad o de desatención que causaban alteraciones estaban presentes antes de los 7 años de edad.

Tercer criterio

Algunas alteraciones provocadas por los síntomas se presentan en dos o más ambientes (por ejemplo si sucede en la escuela y también en casa).

Hay muchos niños que parecen tener conductas propias de un niño con TDAH en la escuela pero comportarse de otro modo en casa (y sufrir, quizás, lo que se llama una “inadaptación escolar”) o viceversa, cuando la madre expresa la sospecha de que su hijo tiene algún problema y se observa un comportamiento diferente en la escuela.

Cuarto criterio

Deben existir pruebas claras de un deterioro clínicamente significativo de la actividad social o académica. Digamos que se observa que el niño no se adapta a la escuela, tiene problemas de relación con los compañeros y/o con la profesora y si su rendimiento académico está deteriorado.

Quinto criterio

Los síntomas no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno psicótico y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental (por ejemplo, trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo o a un trastorno de la personalidad).

Con este punto se busca eliminar las probabilidades de que el comportamiento del niño se deba a algún trastorno ya existente de tipo crónico o a algún trastorno de tipo agudo (los padres del niño se están separando, el niño ha sufrido cambios recientes que le han afectado, etc.).

¿Qué os parece?

Como siempre, me gustaría conocer vuestra opinión al respecto. Como podéis ver el diagnóstico se basa en la observación de la conducta de los niños y en valorar si actúan de una determinada manera.

Respondiendo las preguntas del cuestionario del primer criterio observo que mi hijo (y la mayoría de niños, yo diría), podría dar positivo fácilmente, aunque también es cierto que se trata de un niño de cuatro años.

No sé qué pensáis vosotr@s, pero a mí el hecho de que todo sea tan subjetivo me deja bastantes dudas sobre la posibilidad de que acaben diagnosticándose niños que realmente no padecen un TDAH.

Foto | woodleywonderworks en Flickr
En Bebés y más | ¿Cómo se diagnostica el TDAH? (I), ¿Está el TDAH sobrediagnosticado?, Guía de Práctica Clínica sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, Uno de cada cuatro diagnósticos de hiperactividad es erróneo




Los papás también podrán pedir el permiso de lactancia

Posted: 16 Jan 2011 09:00 PM PST

papa-y-bebe.jpg

El permiso de lactancia consiste en la posibilidad de poder ausentarse una hora del trabajo cuando tienes un hijo, pudiéndose dividir dicha hora en dos fracciones de 30 minutos. En caso de que quiera reducirse la jornada dicho permiso se reduce a media hora (si se quiere empezar más tarde o acabar antes). Este permiso dura hasta que el bebé cumple 9 meses y hasta la fecha lo podía solicitar tanto la madre como el padre siempre que ambos estuvieran trabajando por cuenta ajena.

Si la madre era autónoma, si se cogía una excedencia o si no trabajaba el padre no tenía derecho a ello, sin embargo el Tribunal de Justicia de la Unión Europea afirmó en octubre que la ley española era discriminatoria y el Gobierno ha decidido resolver esta cuestión modificando el Estatuto de los Trabajadores.

A partir de dicho cambio, y esta es la buena noticia, los papás también podrán pedir el permiso de lactancia independientemente de la situación laboral de la madre.

Al parecer, el Tribunal de Luxemburgo consideró que la ley española podía hacer que una madre que trabajara por cuenta propia tuviera que limitar su actividad profesional haciéndose cargo solo ella del bebé, sin poder recibir ayuda del padre.

Con la nueva regulación la ley hablará indistintamente de “trabajadores” y “trabajadoras”, ya que ahora sólo dice “la trabajadora”, y señalará que es “un derecho individual” de ambos progenitores. Si los dos padres trabajan podrá disfrutar del permiso de lactancia cualquiera de los dos. Si sólo uno de los dos está empleado por cuenta ajena podrá pedir el permiso igualmente, sea hombre o mujer.

La verdad es que me parece una buena noticia para todos los papás que se nos empiece a tener en cuenta en el cuidado de los bebés incluso cuando ya tienen unos meses. Ahora sólo faltaría que en la búsqueda de la igualdad no se quedaran ahí y que permitieran que también cogiéramos la baja maternal de 16 semanas cuando la mamá no trabaja, por ejemplo, o que nos igualaran en nuestra baja a 16 semanas también. Aunque puestos a pedir, casi prefiero que nos dejen como estamos y que aumenten la baja maternal, que es irrisoria a más no poder.

Vía | El País
Foto | Dickdotcom en Flickr
En Bebés y más | ¿Es de verdad discriminatorio el permiso de lactancia?, El Supremo apoya las horas de permiso de lactancia, Permiso de lactancia para los papás