Todo para Bebe: Al Museo de Ciencias Naturales de Madrid con los niños

sábado, 15 de enero de 2011 |

Todo para Bebe: Al Museo de Ciencias Naturales de Madrid con los niños


Al Museo de Ciencias Naturales de Madrid con los niños

Posted: 15 Jan 2011 11:45 AM PST

Museo de Ciencias Naturales de Madrid

Este martes estuvimos visitando el Museo de Ciencias Naturales de Madrid con los niños. Es un museo al que estamos abonados, pues a mi hijo le encantan los animales, pero esta vez la visita fue especial, fuimos con muchos niños y además tuvimos una visita guiada.

Acudimos con varias familias con niños a partir de tres años y además disfrutamos de un guía del museo especializado precisamente en las actividades infantiles, por lo que la visita estuvo sumamamente interesante para los más pequeños.

Además, recientemente se ha vuelto a abrir la zona de Minerales, Paleontología y Evolución Humana, por lo que disfrutamos de los fósiles muy bien organizados y acompañados de paneles con dibujos que muestran el hábitat y las características de los homínidos mejor que nunca, de forma muy didáctica y visual, lo que hace que los pequeños se interesen por la ciencia y se diviertan aprendiendo.

Nos encantaron unos artilugios novedosos que hacen que, en una pantalla, aparezcan dinosaurios en movimiento en las manos de los niños que los manejan, así que os podéis imaginar como disfrutaban los más pequeños con el juego.

También pudimos ver una exposición temporal sobre grandes carnívoros llena de sorpresas, el almacén lleno de animales de todas la especieces y el habitual recorrido de fauna mediterránea.

Mi consejo es que, si vivís aqui o visitáis la ciudad, no os perdáis el Museo de Ciencias Naturales de Madrid, pues, aunque no es de gran tamaño o precisamente por esa razón, es excelente para acudir con los niños. Hay muchos animales e información adaptada para ellos, por lo que podrán descubrir la Naturaleza y sus misterios disfrutando como nunca.

Sitio oficial | Museo Nacional de Ciencias Naturales
Más información | Epysteme
En Bebés y más | Al Museo Geominero con los niños, Carranque, más cerca de Roma con los niños, Tutankhamon muy cerca de los niños en Madrid




Reconocer el Síndrome de Kawasaki

Posted: 15 Jan 2011 11:16 AM PST

Kawasaki

El Síndrome de Kawasaki es una enfermedad poco conocida y poco frecuente que, sin embargo, requiere un diagnóstico precoz para evitar sus consecuencias más graves. Hace poco una familia a la que conozco ha pasado por este trance grave y me ha parecido interesante dar pautas para reconocerlo para poder acudir al médico a tiempo.

Suele presentarse en niños de ascendencia japonesa o coreana pero en niños europeos su incidencia es de 5 a 10 casos de cada 100.000. Es más frecuente en varones y aparece en un 50% de los casos antes de los dos años y en un 80% antes de los cuatro, siendo muy rara en niños mayores de ocho años.

Su causa sigue sin ser conocida con seguridad, aunque todo indica que puede ser producida por una infección bacteriana de origen desconocido. Pese a su rareza es conveniente conocer su existencia ya que acudir al médico si los síntomas son claros es una gran garantía de curación, ya que podría producir problemas muy graves de corazón y hasta aneurismas coronarios mortales.

Síntomas

Su síntoma más claro es fiebre alta de más de cinco días de evolución que no cede ante los tratamientos antitérmicos habituales. Otros síntomas son el enrojecimiento de los ojos sin exudado, las alteraciones de la mucosa bucal, los labios agrietados y la lengua de color frambuesa. Además, los pacientes suelen presentar un edema duro en manos y pies, dolores articulares, eritema generalizado e inflamación de los ganglios linfáticos. Otro signo es la descamación de la piel en los dedos.

Sin embargo, estos síntomas generales podrían proceder de enfermedades más comunes, por lo que la consulta con el médico es imprescindible. Si se sospecha un síndrome de Kawasaki se mandarán análisis de sangre, radiografías y pruebas cardiácas en el ámbito hospitalario, pues la enfermedad cursa como una inflamación vascular que llega a afectar al corazón.

Tratamiento del Síndrome de Kawasaki

El tratamiento del paciente con Síndrome de Kawasaki requiere ingreso hospitalario y un tratamiento combinado de gammablobulina intravenosa y aspirina que tiene efecto en 24 horas y reduce el riesgo de problemas de corazón que llegarían a poder provocar la muerte por aneurisma coronario.

El Síndrome de Kawasaki es un enfermedad vascular multisistémica muy poco común en nuestro entorno, que, sin embargo, tiene síntomas evidentes por los que es conveniente acudir al médico para su evaluación si se presentan, dada la gravedad de la afección con un diagnóstico tardío.

Más información | Enfermedades raras
En Bebés y más | Síndrome de Kawasaki o sindrome mucocutáneo glangionar




Consejos para cuidar la sensible piel del bebé

Posted: 15 Jan 2011 10:27 AM PST

la sensible piel del bebe

El bebé tiene la piel muy sensible y para cuidarla bien hay que extremar los cuidados. En el baño, el cambio de pañal y la ropita tendremos que poner atención, sin obsesionarnos, simplemente teniendo algunas precauciones en el trato, la limpieza y la elección de los materiales.

El baño

Es muy importante tener en cuenta algunas consideraciones generales sobre el baño. Primero, contar con el baño, los primeros meses, es muy relajante cuando se acostumbran a él, pero al principio puede resultarles molesto. Bañar al bebé a diario no es obligado, aunque cuando se mancha de heces, se queda con el pañal mojado o suda es una buena manera de mantenerlo limpio y evitar irritaciones.

La temperatura del agua es lo primero que debemos cuidar, ni fría ni caliente, sino a la temperatura de su cuerpo. Es habitual tocar el agua con el codo o con la parte interna de la muñeca, que son especialmente sensibles a la temperatura, pero es mejor usar un termómetro de bañera para evitar errores. Y siempre, siempre, confirmar que el agua está a la temperatura adecuada antes de sumergir al pequeño.

Para el recién nacido basta un baño de cinco minutos, incluso menos, para evitar que la piel se reseque o que se vaya a enfriar mientras lo bañamos. Por supuesto, y esto no tiene que ver con la piel, sino con la seguridad básica, nunca bajo ninguna circunstancia se debe dejar a un bebé sin supervisión en el baño ni por un minuto.

Podemos usar simplemente agua o añadir un poco de jabón hipoalergénico especial para bebés, limpiando con especial cuidado los pliegues de la piel en las piernas, la zona que queda expuesta a heces y orines y también la zona entre los dedos de las manos y los pies. Podemos usar una esponjita para bebés, un paño de algodón muy suave o simplemente la mano.

A la hora del secado lo mejor es sacar al pequeño envuelto en una toalla de algodón, limpia, suave, nueva y lavada sin detergentes abrasivos ni suavizante. Son muy aconsejables las toallitas que vienen con capucha, pues con ellas evitamos enfriamientos y el susto que se llevan algunos pequeños con los cambios bruscos de temperatura o la desnudez. Debemos secarlo muy suavemente, sin frotar y poniendo atención a las partes del cuerpo que tengan pliegues donde se podría quedar humedad. Si le queremos poner cremas o aceites deben ser naturales y especiales para la piel del bebé, no ponerlas en exceso

El pañal

Si decidimos usar pañales debemos poner mucha atención en su uso y elección. Hay niños que toleran los pañales habituales pero otros sufren alergias e irritaciones simplemente por el contacto con los productos químicos que contienen. En esos casos es aconsejable optar por pañales desechables de fibras orgánicas o por los lavables de tela.

Para evitar irritar su piel es conveniente usar pañales de su talla y no ponerlos demasiado apretados. La manera de confirmarlo es observar si dejan marcas en la piel de los muslos. Además tampoco tenemos que ponerles ropa demadiado justa en esa zona para que no comprima el pañal contra la piel.

Hay que cambiarlos en cuanto nos demos cuenta de que ha hecho caca o pipí, sin dejar que estos elementos, aunque se trate de un pañal muy absorvente, queden en contacto con su cuerpo. Merece la pena esa atención y es sencillo reconocer los gestos que de un bebé que hace sus necesidades. Durante la noche también suele ser necesario hacer cambios de pañal, aunque sea cansado, sobre todo al principio, cuando suelen hacer sus necesidades inmediatamente después de una toma. Con un poco de práctica es posible acoplarse y que no se despierten demasiado con la operación.

Restos de alimentos en la cara o las manos

La leche que toman los bebés rara vez se quedará solamente dentro de su boca. Puede chorrear, especialmente si toma biberón, o ser expulsada al terminar la toma en forma de grumos. Esa leche en su carita o su cuello también puede producir irritaciones, por lo que es mejor limpiar la zona con una gasa húmeda y cambiar la ropa si se ha mojado. Dejarle la carita sucia puede ser causa de una erupción y es mejor prevenirlo.

Mi hijo, cuando nació, terminaba empapado en cada toma. Los primeros dos meses le daba lactancia mixta o leche materna en biberón para complementar la toma de pecho, pues era prematuro y no se agarraba bien. La leche le chorreaba de la boca y se ponía perdido. Usábamos baberos pero era insuficiente. No he lavado más ropa en mi vida.

Cuando empiezan a comer, incluso si somos cuidadosos y damos la comida con cuchara, también van a mancharse bastante la cara y las manos. Usar un bebero ayuda, pero limpiarles bien, con suavidad, después de la comida también es aconsejable.

La ropa

La ropita del bebé es sencilla aunque al comienzo nos parezca toda una ciencia. Los vestidos complicados sobran excepto en momentos muy especiales. Nos hará la vida mucho más fácil tener mucha ropa intercambiable, de algodón orgánico, de colores claros y que se pueda poner y quitar sin muchos problemas. ´

Una buena costumbre es mirar bien las etiquetas, eligiendo ropa de algodón natural, preferiblemente orgánico, que es transpirable y no lleva añadidos de fibras sintéticas. Hay que cortar bien las etiquetas antes de ponerle la ropita al niño, pues su roce puede irritar su piel y hasta hacerles rapaduras.

Es importante lavar la ropa antes de ponérsela por primera vez y hacerlo siempre con jabones naturales, diseñados para su piel y no usar suavizantes. Las nueces de lavado, que son naturales completamente, son una opción muy aconsejable, ya que evitan cualquier tipo de alergia a los químicos.

El frío, el viento y el sol

Salir de paseo es muy conveniente para los bebés, y habría que intentar, si no están malitos o nos lo ha desaconsejado el médico por algún problema, salir a diario para que le de el aire pero teniendo cuidado con los elementos atmosféricos más agresivos: frío, viento y sol.

Que el bebé reciba luz solar ayuda a su organismo, proporcionándole vitamina D, pero no le puede dar el sol directo en los ojos ni exponerlo a los rayos directos, especialmente en verano y en general, protegerlo del calor. En invierno debemos protegerlo del viento y el frío, que también pueden irritar la delicada piel de su cara, por lo que debemos llevarlo en un porta bebés adecuado o usar la capota del cochecito si hace mucho viento.

Cuidar la sensible piel del bebé

Con estos cuidados básicos podemos prevenir irritaciones y cuidar adecuadamente la delicada piel de nuestro bebé, que seguro que nos agradecerá estas atencíones, pues la piel es la primera defensa contra las agresiones, las infecciones y tenerla en buenas condiciones es imprescindible para proporcionarle el necesario bienestar.

En Bebés y más | Cuidados del recién nacido: la piel, Irritaciones en los pliegues de la piel del bebé, La delicada piel de los bebés




"En defensa de las vacunas": nuevo libro de Carlos González

Posted: 15 Jan 2011 02:00 AM PST

en-defensa-de-las-vacunas.jpg

“Cómo engañan los antivacunas”. Este es el título del primer capítulo del nuevo libro del pediatra Carlos González, titulado “En defensa de las vacunas“.

De un tiempo a esta parte, como ya explicáramos en la entrada en la que el mismo autor hablaba sobre las vacunas, ha proliferado en España (porque en otros países hace más tiempo que existe) una especie de movimiento antivacunas respaldado por médicos y profesionales de la medicina que ofrecen información por internet e incluso libros editados cuya punta de la pirámide son todos aquellos papás que, preocupados por la salud de sus hijos, deciden no vacunarlos.

A raíz de dicho movimiento Carlos González decidió, hace ya algún tiempo (creo que en más de una ocasión hemos comentado que estaba preparando un libro sobre vacunas), publicar un libro con rigor científico (como siempre) para desmontar los argumentos de aquellas personas que aseveran que es mejor no vacunar a los niños.

En defensa de las vacunas“ saldrá a la venta el 25 de Enero, dentro de diez días, y sólo el mero anuncio de su próxima comercialización está suscitando bastante debate en internet entre las madres que han decidido no vacunar a sus hijos y aquellas que han decidido sí hacerlo.

Como suele suceder con las recientes publicaciones, puede leerse online el primer capítulo del libro y la verdad es que, tras haberlo leído, me he quedado con ganas de más.

Se vislumbra de nuevo al Carlos González de siempre: incisivo, irónico, ameno, cercano en el lenguaje pero documentado para hacer de éste un libro respaldado por la ciencia pero accesible a cualquier padre y madre.

Como padre y enfermero lo leeré en cuanto pueda porque seguro que me servirá para ambas facetas de mi vida.

Más información | Temas de Hoy
En Bebés y más | Carlos González responde a la pregunta: “vacunas sí o vacunas no”, El fraude que relacionó vacunas y autismo, “Entre tu pediatra y tú”, nuevo libro de Carlos González




¿Qué hacer si se le sale un diente?

Posted: 15 Jan 2011 12:00 AM PST

Dientes de leche

Ante un accidente que provoque un golpe en la boca puede darse la situación de que al niño se le salga un diente por completo. Estamos hablando de la avulsión dental o dentaria, que se da cuando un diente, conservando su integridad, sale de su alojamiento en el hueso debido a un traumatismo; es decir, el diente sale completamente de su alveolo.

Si el diente se sale de la boca hay que llevar al niño al odontólogo o a Urgencias (en general, al lugar adecuado para que reciba tratamiento odontológico de urgencia) tan pronto como sea posible, junto al diente, aunque si es un diente de leche éste generalmente no se reimplanta.

Como primeros auxilios para el niño debemos aplicar una compresa fría para el dolor en la boca y encías, y presión directa con una gasa para controlar el sangrado. Lo fundamental es buscar ayuda odontológica inmediatamente.

Si se trata de un diente definitivo, se ha de evitar tocar el diente en la parte de la raiz y limpiarlo. Si el diente está sucio hay que dejar correr el agua del grifo durante 10 segundos, procurando, como decimos, no tocar la raíz.

El diente se puede guardar en agua, leche o suero hasta llegar al consultorio: es importante mantenerlo en un medio húmedo. Hay que llevarlo al odontólogo lo más pronto posible, ya que cuanto más se espere, menor será la posibilidad de reimplantarlo con éxito.

Si se puede, aunque imagino que esto debe de ser prácticamente imposible con un niño recién traumatizado, se ha de recolocar el diente en el alveolo y mantenerlo en su sitio mordiendo una servilleta o un pañuelo.

Se ha de proceder así, ya que es posible que el diente definitivo pueda volver a ser colocado en la boca del niño mediante una reimplantación.

En dicho proceso el diente, si es de nuevo colocado, se pega durante un determinado tiempo a los dientes vecinos para que se vuelva a unir al alveolo dentario. Tambien es necesario realizar el tratamiento de conducto de la pieza dental, ya que al salirse se corta el paquete vasculonervioso que le da vitalidad y asi evitar la necrosis y posterior abceso dental.

Como en el caso de los dientes rotos, se ha de hacer un seguimiento para controlar la vitalidad del diente. Vimos hace pocos días que si el diente se le rompía se debían intentar coger todos los fragmentos y llevarlos al odontólogo para intentar recomponer la pieza dental.

Si el diente permanente se ha caído, se intentará hacer un reimplante, introduciéndolo en su lugar original. Si es un diente de leche el que se sale, igualmente acudiremos al especialista para que determine cuál es la mejor forma de actuar, ya que no es lo mismo si un diente se sale a los cinco años que a los dos. Esperamos no tener que enfrentarnos a estos sustos…

Más información | Medline Plus, Odontología pediátrica
Foto | yomi955 en Flickr
En Bebés y más | ¿Cómo actuar en caso de accidente doméstico: caídas, Aumenta el número de niños con lesiones por la caída de muebles, Mitos y realidades sobre la aparición de los primeros dientes




Le hicieron nacer el 11/1/11 a las 1:11

Posted: 14 Jan 2011 10:00 PM PST

recien-nacida.jpg

Hay noticias que rallan la tontería humana (si se me permite la crítica) y esta parece ser una de ellas. El día 11 de enero del 2011 (11-1-11), nació un bebé a la una y once minutos de la madrugada (1:11) porque al parecer al equipo médico les hacía especial gracia que esto sucediera así.

Es posible que el motivo fuera que alguno de los profesionales sanitarios que atendieron el parto se guiaran por la llamada numerología, puesto que se dice que aquella persona cuya fecha de nacimiento tenga muchos números “uno” será una persona con una gran voluntad, característica que le permitirá (o ayudará) a llevar a cabo los objetivos que se vaya marcando en la vida. Quizás no sea nada de eso y la razón fue, simplemente, que alguien quería jugar a crear una noticia y les pareció que podría parecer sumamente gracioso o curioso que alguien naciera el 11-1-11 a las 1:11.

El caso es que Amy Zeller y Codjo Mensah tuvieron una hija en el Hospital de St. Paul de Minnesotta en esa fecha, sin que ellos tuvieran nada que ver, pero confesando que sí se dieron cuenta de que los asistentes al parto buscaban el evento.

Empezaron a sospechar cuando los médicos trataban de enlentecer el parto para que llegara la medianoche (y llegara el día 11). Una vez el reloj marcó la una de la mañana se dieron cuenta de que, en efecto, los médicos y enfermeras trataban de lograr que el nacimiento se diera a las 1:11.

En palabras de la madre de la criatura:

A los cinco minutos pasada la una de la madrugada, llegó el doctor y ordenó a la comadrona que empezara a tirar al grito de "¡tenemos seis minutos!

En ese momento ella tan solo se concentró en pujar, en parir y en dar la bienvenida a su pequeña Flora. La niña pesó casi 4 kilos y tanto la madre como ella están en perfecto estado de salud.

Parece ser que hay profesionales de la salud (pocos, espero), que se deben aburrir tanto en sus guardias que se dedican a jugar con los calendarios y los relojes y, lo que es peor, con la salud de las mujeres que deben dar a luz y la de sus bebés.

Vía | La información
Foto | Lars Plougmann en Flickr
En Bebés y más | ¿Cómo saber que hemos elegido bien al ginecólogo?, ¿Es la violencia obstétrica una forma de violencia contra las mujeres?, “O nace hoy, o me quedo sin cheque-bebé”




Krishná amamantado por Yasoda

Posted: 14 Jan 2011 09:30 PM PST

Lactancia hindú

De vez en cuando traemos a nuestras páginas obras de arte en las que se representa de una u otra forma la lactancia, y hoy os dejo esta escultura que representa a Yasoda amamantando al dios hindú Krishná.

Múltiples testimonios artísticos han quedado del amamantamiento de Krishná por Yasoda, como dicha escultura, o la preciosa pintura que os mostramos más abajo.

Los textos sagrados de la tradición hindú hablan de la infancia de Krishná, que fue amamantado por su madre adoptiva Yasoda tras cambiárselo por su bebé recién nacido. Hay episodios en los que se relata cómo su madre lo amamantaba siendo éste niño, como este fragmento del sagrado “Cancionero Vaisnava” (Sri Damodarastaka).

En él, también hallamos narrado de un hecho que hemos comentado recientemente, cuando se producen “subidas inesperadas” de leche con el solo hecho de pensar en el bebé: “debido al intenso amor que ella sentía por su hijo, de sus pechos brotaban automáticamente gotas de leche“.

yasoda amamantando

Madre Yasoda ata al Señor Krishna

Una vez, viendo que su doncella de servicio estaba ocupada en diferentes deberes domésticos, madre Yasoda se puso a batir la mantequilla ella misma. Y mientras batía, cantaba los pasatiempos infantiles de Krishna y gozaba pensando en su hijo.

Mientras ella batía la mantequilla, sujetó firmemente el extremo de su sari, y debido al intenso amor que ella sentía por su hijo, de sus pechos brotaban automáticamente gotas de leche. Sus pechos se movían mientras ella trabajaba muy arduamente batiendo con las dos manos. Las esclavas y pulseras de sus brazos producían un alegre tintineo al chocar entre sí, y sus aretes y pechos se estremecían. Había gotas de sudor en su rostro, y la guirnalda de flores que tenía sobre la cabeza se esparció de un lado a otro. Ante aquel cuadro tan pintoresco, el Señor Krishna apareció como un niño. Tenía hambre, y, debido al amor que sentía por Su madre, quiso que ésta dejara de batir la mantequilla. Él indicó que la ocupación principal de Yasoda era darle de mamar, y que batiera mantequilla más tarde.

Madre Yasoda puso a Krishna en su regazo, y le metió el pezón de su pecho en la boca. Mientras Krishna chupaba la leche, Yasoda sonreía, disfrutando de la belleza del rostro de su hijo. De pronto, la leche que se encontraba en el fuego comenzó a hervir. Para evitar que la leche se derramase, madre Yasoda puso a Krishna a un lado y se dirigió hacia el fogón. Abandonado por Su madre en esa condición, Krishna se disgustó mucho, y la furia enrojeció Sus ojos y Sus labios. Entonces, apretando Sus dientes y Sus labios, el Señor tomó una piedra e inmediatamente rompió la olla de mantequilla, cogió un poco de mantequilla, y, con lágrimas fingidas en Sus ojos, se puso a comérsela en un lugar apartado.

Mientras tanto, madre Yasoda regresó a batir la mantequilla después de evitar que la leche se derramara. Ella vio que la olla en la cual se guardaba la mantequilla batida estaba rota. Y al no encontrar a su hijo, llegó a la conclusión de que aquello era obra de Él. Yasoda sonrió al pensar: «Este niño es muy listo. Después de romper la olla, se ha ido por temor al castigo». Luego de buscar por todas partes, Yasoda encontró a Krishna sentado sobre un mortero de madera que estaba volteado. El Señor tomaba mantequilla de una olla que colgaba del techo, y con ella alimentaba a los monos. Yasoda vio que Krishna, consciente de Su travesura, miraba para todos lados por temor a Su madre. Al ver a su hijo haciendo eso, Yasoda se le acercó muy silenciosamente por detrás. Krishna, no obstante, la vio acercarse con una vara en la mano, e inmediatamente Se bajó del mortero y huyó temerosamente.

Madre Yasoda persiguió al Señor por todos los rincones, tratando de capturar a la Suprema Personalidad de Dios, a quien nunca se le acercan ni siquiera las meditaciones de los grandes yogis. En otras palabras, Krishna, la Suprema Personalidad de Dios, a quien nunca atrapan los yogis y especuladores, actuaba tal como un niño pequeño, para una gran devota como madre Yasoda. Madre Yasoda, sin embargo, debido a su delgada cintura y a su pesado cuerpo, no pudo atrapar con facilidad al niño, el cual corría rápidamente como le fue posible. Su cabello se soltó y la flor que adornaba su cabeza cayó al suelo. A pesar de estar cansada, Yasoda alcanzó y capturó a su travieso niño. Una vez capturado, Krishna estaba a punto de llorar, y con Sus manos se restregaba los ojos, que estaban ungidos con cosmético negro. El niño vio el rostro de Su madre cuando ella se paró frente a Él, y Sus ojos se pusieron inquietos por el temor. Madre Yasoda pudo comprender que el temor de Krishna era innecesario, y para Su beneficio quiso mitigar Sus temores.

Madre Yasoda, la más elevada bienqueriente de su hijo, se puso a pensar: «Si el niño me teme demasiado, no sé qué podrá ocurrirle». Madre Yasoda entonces arrojó lejos la vara que llevaba. Mas, para castigar a su hijo, decidió atarle las manos con unas cuerdas. Ella lo ignoraba, pero en realidad era imposible que ella atara a la Suprema Personalidad de Dios. Madre Yasoda creía que Krishna era su pequeño hijo. Ella no sabía que el niño no tenía ninguna limitación. No hay interior ni exterior de Él, ni principio ni fin. Él es ilimitado y omnipresente. En efecto, Él Mismo es toda la manifestación cósmica. Sin embargo, madre Yasoda creía que Krishna era su hijo. Aunque el Señor se encuentra más allá del alcance de los sentidos, Yasoda intentó atarlo al mortero de madera, pero cuando ella trató de amarrarlo, se encontró con que la cuerda que estaba usando era muy corta: le faltaban dos pulgadas. Por consiguiente, consiguió más cuerdas en la casa y las unió, pero siempre encontró que faltaba lo mismo. Después de unir todas las cuerdas que había en la casa, al hacer el nudo final, a la cuerda todavía le faltaban cinco centímetros. Yasoda sonrió maravillada. ¿Cómo ocurría eso?

En el intento de amarrar a su hijo, Yasoda se cansó; ella transpiraba y la guirnalda que estaba sobre su cabeza cayó al suelo. Entonces, el Señor Krishna apreció la ardua labor de Su madre, y, compadecido, accedió a ser atado con esas cuerdas. Krishna, actuando como un niño humano en la casa de madre Yasoda, llevaba a cabo Sus propios y selectos pasatiempos. Por supuesto que nadie puede controlar a la Suprema Personalidad de Dios. El devoto puro se rinde a los pies de loto del Señor, el cual puede protegerlo o destruirlo. Pero, por su parte, los devotos jamás olvidan su propia posición de entrega. En forma similar, el Señor también siente un placer trascendental al someterse a la protección del devoto. Krishna dio su ejemplo de esto al rendirse a Su madre, Yasoda. (...)

Después de atar a su hijo, madre Yasoda se entregó a sus quehaceres domésticos. En ese momento, Krishna, atado al mortero de madera, pudo ver tras de Él dos árboles conocidos como árboles arjuna. El Señor Sri Krishna, la gran fuente de todos los placeres, pensó para Sí: «En primer lugar, mamá Yasoda se fue sin darme suficiente leche, y por eso rompí la olla de yogur y a manera de caridad les distribuí a los monos la provisión de mantequilla. Ahora, Me ha atado a este mortero de madera. Mi siguiente travesura será todavía peor». Y así, el Señor pensó en derribar los dos árboles arjuna, los cuales eran muy altos. (...)

En el episodio también se muestra cómo el amor de su madre hace que el castigo que pensaba imponerle por romper la olla en la que cocinaba no sea el pensado, ya que observa el temor de su hijo ante la posibilidad de ser azotado con una vara y no le gusta dicha expresión.

Como vemos, Krishná que es amamantado por Yasoda actúa como un niño travieso al que no le gusta que le dejen sin su leche.

Vía | Yogador, Wikipedia
Foto | Genista en Flickr-CC
En Bebés y más | “La maternidad”, de Chagall, Embarazadas desnudas en el arte, ¿dónde están?, Tu tripa convertida en arte, “Maternidad” de Picasso, Chorreando leche