Todo para Bebe: Cultivamos futuro, compartiendo ideas para comer de forma sana

miércoles, 29 de diciembre de 2010 |

Todo para Bebe: Cultivamos futuro, compartiendo ideas para comer de forma sana


Cultivamos futuro, compartiendo ideas para comer de forma sana

Posted: 29 Dec 2010 01:30 PM PST

Cultivamos futuro

En el blog tratamos a menudo el tema de la obesidad infantil, y también nos interesamos por la nutrición ideal para combatirla, junto a la actividad física y otros hábitos saludables. La plataforma Cultivamos Futuro pretende ayudar a combatir la obesidad infantil difundiendo las ideas de madres y padres para que sus hijos coman mejor.

Además, si participamos podremos ganar el abastecimiento de fruta y verdura en nuestra casa durante un año, lo cual no está nada mal si tenemos en cuenta el precio al que están estos alimentos…

En España existe el triple de niños obesos que hace 15 años, y estos son datos que se hacen extensivos en mayor o menor medida a otros países de nuestro entorno.

Sin embargo la mayoría tenemos un truco o una idea para hacer que nuestros niños coman mejor. Con el propósito de compartir esos “trucos” para ayudar a comer mejor a muchos más niños, se crea Cultivamos futuro.

La idea está patrocinada por la empresa hortofrutícola “Bouquet”, y para acceder al sorteo hay que registrarse en la web y subir nuestras ideas explicadas con vídeos, imágenes, textos… Nuestra propuesta se difunde y es votada por el resto de usuarios. Si nuestra idea es una de las 10 más votadas, nos envían a casa fruta y verdura durante un año.

El mismo premio se sortea entre todos los usuarios registrados que participen. El ámbito de la promoción es España y se puede participar hasta el 28 de febrero de 2011, es decir, que hay tiempo por delante. El premio es una caja de frutas y verduras de temporada cada 15 días, durante un año (excepto agosto).

Teniendo en cuenta que una de las tiendas que más visitamos semanalmente desde que tenemos hijas es la frutería, no me parece nada mal el premio (aunque una caja seguramente no nos llega para los 15 días, habría que ver el tamaño), de modo que creo que me animaré a dejar mis ideas en “Cultivamos futuro” para hacer que los niños coman más fruta y verdura.

Sitio Oficial | Cultivamos futuro
En Bebés y más | Las frutas en la alimentación infantil, Alimentación complementaria: las verduras y hortalizas, Decálogo para una alimentación infantil sana, Cinco raciones de frutas y verduras al día, ¿llegamos?




Prolacta Bioscience, la leche materna comercializada

Posted: 29 Dec 2010 12:36 PM PST

bebe prematuro recibiendo suplemento

En España el uso de leche materna de otras mujeres se canaliza a través de Bancos de Leche. Sin embargo he encontrado una empresa americana, Prolacta Bioscience, que distribuye productos comerciales basados en la leche materna para bebés prematuros de bajo peso independientemente de los bancos de leche que también existen en este país.

La leche sobre la que trabajan es producto de donaciones y a las donantes se les aplican estudios que garanticen que la leche está en perfectas condiciones. Luego la analizan y esterilizan para evitar cualquier contaminación.

Con esta leche preparan formulaciones especificas para bebés prematuros, fortificándola para lograr un alimento seguro para estos niños que necesitan unas mayores concentraciones de proteína y calorías.

Para los bebés prematuros es vital recibir leche de sus madres pero en algunas ocasiones podría no se posible o suficiente, y, en esos casos, usar leche humana adaptada aseguran que es la mejor solución, ya que la leche artificial puede estar relacionada con muchos problemas que, en estos niños, llegan a ser muy graves.

Los productos comerciales basados en leche humana de Prolacta Bioscience están pensados para bebés de menos de 1250 gramos y pueden usarse complementariamente a la leche de sus madres, siempre con supervisión médica. ¿Qué os parece?

Sitio oficial | Prolacta Bioscience
En Bebés y más | La leche materna para los bebés prematuros, La leche materna es ideal para el desarrollo intelectual de los niños muy prematuros




Dejadme sacar las cosas de los cajones

Posted: 29 Dec 2010 11:14 AM PST

nena abriendo cajón

Aunque nos pueda desesperar a veces y dejando claro que debemos procurar que la actividad sea segura, felicito a los papás que dejan que sus hijos saquen cosas de los cajones. Hay que cuidar de que no se hagan daño y de que no tengan acceso a objetos o productos peligrosos, por supuesto. Las actividades que desarrollan los niños pequeños en un ambiente seguro pero con libertad son la forma natural en la que descubren su entorno y se educan a si mismos.

Los niños necesitan experimentar para entender e interiorizar conceptos clave en su comprensión del mundo y las leyes físicas. Y sacar las cosas de los cajones es, por tanto, una de las actividades educativas más divertidas y llenas de posibilidades. Veamos todo lo que pasa por su cabecita cuando se pone en acción.

Un cajón se abre y se cierra. Sorpresa. Un cajón parece una cosa pero dentro guarda muchas otras. Sorpresa. Un cajón se abre cuando tiramos de él y se cierra si empujamos, pudiendo cambiar su posición y aspecto con nuestras acciones conscientes. Es fascinante. Podemos cambiar el mundo, las cosas, su aspecto. La fuerza de nuestros brazos, movida por nuestra mente y decisión es enorme.

Además en los cajones hay cosas maravillosas y nuevas: ropa, papeles, cacharros de cocina, de todo. Las cosas dentro están organizadas de determinada manera y al sacarlas extendiéndolas parecen diferentes. Puedo ver sus diferencias y comenzar a entender sus similitudes, descubriendo activamente las categorías.

Hay cosas blandas y duras, frias y cálidas, blandas y duras. También hay cosas prohibidas pues parece que mis padres las consideran delicadas o peligrosas para mi. Hay mucho que aprender.

Abriendo cajones experimento la psicomotricidad fina y gruesa, las leyes físicas que rigen el mundo, las texturas, colores, formas y temperaturas. También puedo descubrir los cambios de los objetos y mi capacidad de hacerlos cambiar. Y además, provoca en los adultos conversación, emociones y explicaciones, marcándome límites lógicos.

Abrir y cerrar cajones, sacar y meter cosas de ellos es una experiencia educativa y lúdica sin igual. Dejadme sacar cosas de los cajones.

En Bebés y más | Los objetos cotidianos también son juguetes, Juegos de aprendizaje. El juego heurístico, Juegos de aprendizaje: la Caja de los Tesoros, Matemáticas para niños pequeños. Conceptos básicos




Me gustan los niños ariscos

Posted: 29 Dec 2010 10:38 AM PST

niño arisco

Hay niños más abiertos y niños más ariscos, tímidos o desconfiados. Con las reuniones familiares este “problema” se acrecienta y los padres pueden sentirse presionados o avergonzados si su hijito es de los menos sociables. Yo quiero tranquilizarlos, recordarles que no todos los niños son iguales y que, a veces, se pone a los pequeños en situaciones agobiantes que solamente sirven para acrecentar su mal humor.

Las fiestas familiares no deben ser una pesadilla

Nuestro bebé seguramente está acostumbrado a estar con nosotros, con sus cuidadoras o con los familiares cercanos. Confiará en ellos y, también dependiendo de su carácter, demostrará cariño y compenetración.

Pero llegan los extraños, aunque sean de la familia, y se empeñan en cogerlo en brazos, hacer ruido y carantoñas, separarlo de la seguridad que les ofrecemos. Jaleo, horarios cambiados y diferentes maneras de tratarlo lo van a desconcertar.

Y entonces, si el niño es reservado, vienen los comentarios, o a los papás o directamente al niño con calificativos que considero insultantes: eres un antipático, no te va a querer nadie, y cosas peores. Si encima los papás lo llevan en brazos o no lo dejan llorar, preparan la artillería pesada y convierten las comidas familiares navideñas en un juicio sumarísimo de pesadilla.

Respetar la distancia

Tanto si es una persona más seria y reservada y seguirá siéndolo siempre o tanto si es una fase de su crecimiento emocional, hay que respetarlos y ayudar a que sean respetados. Ni comentarios agresivos ni malos modos, pero si firmeza poniéndoles límites a los adultos, no dejando que lo aparten de nosotros, lo hagan rabiar o lo mantengan en sus brazos si el pequeñín llora. Y desde luego no forzarlos nosotros ni obligarlos a algo que no desean hacer como dar besos o ir de brazo en brazo.

Yo respeto la distancia con los niños pequeños, hasta con mi sobrinito, no espero que me achuche nada más verme ni que se despida con un beso. Hará lo que le parezca mejor y solamente, respetándolo, podré ver como poco a poco va asimilando las normas de cortesía y saludo, sin que incluso entonces lo considere obligado a plegarse a mis deseos.

Cuando son los niños de mis amigos, hay de todo. Pequeños torbellinos, niños que se ponen a jugar con todo el mundo y otros reservados que ni te hablan ni se van a dejar coger sin conocerte y apreciarte. Los saludo, me presento, sonrío y no los toco. Dejo que la relación fluya, como hago con un adulto al que me presentan. No fuerzo la amistad porque la amistad es libre y se basa en el respeto mutuo sea cual sea la edad de las personas que se relacionan.

Los metomentodo

También pasa en la calle, y eso es una cosa que realmente me produce rechazo, aunque se haga con buena intención. La gente toca a los niños y les habla desconsideradamente, hasta les dicen cosas muy antipáticas sin que medie presentación.

A mi tampoco me gusta que un desconocido me aborde por la calle, me juzgue o espere que me deje besuquear. Pues hay niños a los que eso no les hace tampoco ninguna gracia y, la verdad, me parece estupendo que sean ariscos si sienten que se meten con ellos o invaden su intimidad.

Hay muchos ejemplos, con las vecinas o en la cola del supermercado, de gente desconocida que les dice que no pueden hacer algo o se burlan de ellos. O quieren que les den un besito. La verdad es que me parece una falta de respeto y yo espero que se trate a los niños con ternura, pero no con desconsideración.

Si encima estamos negociando con ellos por algo que quieren comprarse o si tienen una rabieta hay quien no puede aguantarse las ganas y se mete, sin invitación por nuestra parte, a decirle lo malo que es o que no van a venir los Reyes Magos esos que parece que vigilan a los niños para castigarles luego. A esos les respondo que todos los niños son buenos.

Eso no impide que considere imprescindible enseñar a los niños a no responder con grosería, pero si a marcar distancia con educación y también, a medida que crecen, a explicar y mostrar las normas de relación entre las personas: saludar, responder con empatía y no dejarse machacar.

Me gustan los niños ariscos

No creo que sean ariscos o maleducados si no responden con una sonrisa si alguien les habla mal. Tampoco es bueno que al niño ni los demás ni nosotros lo califiquemos de antipático, ni tímido siquiera. Las etiquetas se quedan marcadas y dejan huella. Al niño que se le dice que es tímido, incluso con buena intención para justificarlo, le hacemos creer que eso en parte de él mismo y se lo terminará creyendo. Nada de etiquetas con las personas, sea cual sea su edad, por favor.

Hay maneras de lograr que un niño arisco se abra y se sienta cómodo. Con respeto, acercarnos a las personas de la familia con las que no tiene confianza, pedirles que no se lancen sobre él y que le hablen con amabilidad. Jugar todos juntos, para que vaya teniendo más confianza.

El cariño de estos niños es especialmente apreciable, se gana, es sincero y es natural. Pero hay que cimentarlo en el tiempo y la confianza mutua, no imponerlo ni robarlo. Me gustan los niños ariscos, que te quieren porque les gustas de verdad y se atreven a dar la espalda a quien no los trata bien.

En Bebés y más | Cada niño es diferente (I) , (II)




"Cariño y Teta, manual para torpes", un libro divertido de Rosa Jové

Posted: 29 Dec 2010 09:44 AM PST

Cariño y Teta

La mayoría de los libros divertidos que se plantean las dudas y problemas de los papás primerizos lo suelen hacer con un tono que no deja de resultarme molesto, con comentarios que califican al bebé con palabras nada agradables o lo presentan como un manipulador nato. Pero hoy os presento un libro de la psicóloga Rosa Jové ilustrado por Forges llamado “Cariño y Teta, manual para torpes” que ofrece una visión diferente.

Y es que, por mucho que cuando tenemos a nuestro hijito en brazos nos de hasta miedo cogerlo y pidamos desesperados un manual para torpes, el pequeño es, en si mismo, su propio manual y solamente con algunas sencillas instrucciones, basadas en el cariño y la teta, vamos a entendernos muy bien.

Criar a un bebé debería ser algo natural e intuitivo, a fin de cuentas si no fuera así la humanidad se habría extinguido hace mucho tiempo. Sin embargo, en nuestra sociedad moderna y frenética es una habilidad que estamos perdiendo.

El libro consta de ocho capítulos: Embarazo, El Parto, Los primeros momentos con el bebé, La alimentación del bebé, El sueño del bebé, La higiene del bebé, El llanto del bebé y Los problemas de comportamiento.

Rosa Jové, es psicóloga infantil, autora de varios libros y especialista en crianza. Acompañada de los dibujos humorísticos de Forges nos va a contar en “Cariño y Teta, manual para torpes” como recuperar la sabiduría natural e instintiva que nos ayudará a criar un niño sano y feliz.

Sitio oficial | Libros para torpes
En Bebés y más | “La crianza feliz”, nuevo libro de Rosa Jové, Dormir sin lágrimas, "El 80% de los niños duerme en compañía", Rosa Jové, 10 libros fundamentales para la Crianza de Apego




Resumen de la semana del 22 al 28 de diciembre en Peques y Más

Posted: 29 Dec 2010 02:02 AM PST

Regalos Reyes Magos

Esta semana en Peques y Más, el blog que se dedica a los niños con edades entre los cinco y los doce años, os hemos presentado los regalos que más solicitan los niños en España, cómo se decora la Navidad en casa y qué podemos hacer en vacaciones, mucho ocio pero también no descuidar las tareas de estudio.

Hemos pasado Papá Noel pero nos estamos preparando para los Reyes Magos con los regalos que más están demandando los niños en España. Uno de los regalos más divertidos para estas fiestas es el Pictionary, con él tienes que utilizar el dibujo como la única forma de comunicación permitida.

En el colegio los zapatos se destrozan por las punteras y nos obliga a estar atentos para que duren un poco más. También el excesivo uso de los dispositivos electrónicos tiene impactos en la salud que conviene revisar y no pasar por alto a pesar de los esfuerzos de los fabricantes para evitarlos.

Hemos terminado una maqueta de un avión de la segunda guerra mundial que nos quedó muy aparente con su pintura y sus pegatinas. Nos encanto el Belén que muchos amigos de Peques y Más han montado en casa con los clicks de Playmobil.

Fuimos a ver el musical de Bob Esponja a Madrid ahora que se va de gira por toda España. Y nos estamos preparando para ver a nuestro Panda Po preferido y su arte del kung fu.

Hemos visto como crecía Natalie Starting desde que era bebé hasta sus diez años en menos de dos minutos. También hemos presentado cómo la realidad virtual llega a los libros educativos a través de una empresa de Uruguay.

Sobre el colegio os recomendamos no desconectar totalmente en vacaciones y repasar los contenidos en los que terminaron más flojos este primer trimestre. También nos hicimos eco de la noticia sobre el el jamón de Trévelez y el niño musulmán que ha sido recientemente tratada en todos los medios de comunicación.

Y eso es todo lo que dio la semana en Peques y Más. Esperamos que os paséis por nuestro blog para descubrir qué novedades se presentan a diario para los mayores de la casa hasta que nos volvamos a ver la próxima semana.

Aprovechamos para desearos un muy ¡Feliz Año Nuevo!

Imagen | Cristina Domínguez




La (temible) avalancha de juguetes educativos

Posted: 29 Dec 2010 12:00 AM PST

juguetes-educativos1.jpg

Los juguetes educativos han existido siempre. Muchos hemos tenido un dominó, juegos de memoria, etc., aunque de un tiempo a esta parte han aparecido más juguetes de este tipo, prometiendo aumentar la inteligencia de los niños o bien haciendo que que aprendan palabras, números, colores y hasta idiomas.

El ejemplo más claro de este tipo de juguetes son los productos “Baby Einstein” (al menos es el que creo que ha tenido más acogida y por ende más ventas), que consta de libros, DVDs, peluches con números, formas y músicas integradas (lejos quedaron ya los peluches que simplemente parecían un perrito), etc.

Este tipo de juguetes están teniendo mucho éxito de ventas porque son muchos los padres que buscan que los ratos de juego de los niños sirvan como aprendizaje, hasta el punto de llegar, en algunos casos, a abusar de ellos. Es por esta razón que hay que tener cuidado con la llamada “temible avalancha de los juguetes educativos“.

¿Avalancha?

Como dijimos hace un par de días cuando hablamos de que los niños juegan de una manera cada vez más sedentaria e individual y las marcas jugueteras empezarán a hacer juguetes que promuevan dicha tendencia, si los padres demandan juegos educativos, lo lógico es que cada vez haya más juegos de este estilo.

En el mercado podemos encontrar ya peluches con el alfabeto en la barriga, muñecos que cuentan cuentos, teléfonos que hacen preguntas y esperan respuestas, platos de comida con números y letras (aluciné cuando los vi… supongo que el niño “aprende” con cada mordisco, a medida que el fondo del plato se deja ver), los mencionados DVDs con música de compositores de música clásica y un largo etcétera.

¿Qué tienen de malo los juguetes educativos?

Nada, absolutamente nada. Son juguetes que tienen una función muy concreta que pueden ayudar a los niños a aprender conceptos concretos y que les pueden servir como estímulo e incluso como diversión y, por todo esto, deben ser tenidos en cuenta como opción válida para regalar (siempre y cuando el juguete sea divertido, que hay algunos a los que se les ve demasiado el “plumero” y parecen más un libro de texto transformado en juguete que un juguete en sí... y si un juguete no es divertido, deja de ser un juguete).

Entonces, ¿cuál es el problema?, os preguntaréis. Digamos que el problema no está en el juguete en sí, sino en el uso que se le da.

juguetes-educativos2.jpg

Para empezar, el término “juguete educativo” podría estar siendo utilizado de un modo erróneo, porque educar y estimular lo pueden hacer muchos otros juguetes no considerados como tal. Por ejemplo, los disfraces hacen que los niños interpreten papeles y jueguen a ser personas que no son, utilizando diálogos que como niños no usarían. Esto hace que entrenen la vida misma, que se pongan en el papel de las personas adultas y que de este modo aprendan. Otro ejemplo sería el conocidísimo juego de “La Oca” que todos conocemos. Tiras el dado y cuentas. Ahora me toca a mí, ahora te toca a tí. Hay unas normas que deben seguirse, sólo puedes tirar el dado una vez, cuando caes en una oca saltas a la siguiente, etc… Los niños aprenden así a entender los turnos, aprenden números y a contar, aprenden normas y aprenden a ganar y (quizás) a perder.

Son dos ejemplos explicados así a bote pronto de juguetes (disfraces y oca) que de por sí no son considerados educativos. Sin embargo, después de lo explicado, ¿alguien se atreve a decir que no ayudan a que los niños aprendan? ¿Alguien se atreve a decir que no educan?

Por otro lado, el objetivo principal de proporcionar juego y juguetes a los niños es ofrecerles diversión y felicidad. La gracia del asunto está en que mientras juegan, aprenden.

Cuando los padres cambiamos el objetivo y tratamos de aprovechar el tiempo de juego de los niños para promover el aprendizaje estamos, en cierto modo, controlando la diversión de los niños y estropeando el verdadero significado de la palabra juego. Digamos que, en pocas palabras, estamos proporcionando a los niños juguetes con la esperanza de conseguir unos resultados (“si le compro juguetes educativos mi niño será más listo o aprenderá más que los demás niños”) y es entrar en un terreno peligroso de expectativas y exigencias.

¿Qué tienen de bueno los juguetes educativos?

Pues nada en especial. Se podría decir que tienen de bueno el hecho de ser otra modalidad de juguete perfectamente válida, útil y jugable. Esto hace que haya más donde elegir y que sea más fácil darle a los niños juguetes variados con los que jugar y desarrollar diferentes aspectos de su personalidad (en vez de regalar sólo coches al niño porque es lo que más le gusta).

En cuanto al tema del aprendizaje, ya vimos el año pasado que Disney devolvió dinero de sus productos “Baby Einstein” porque se demostró que no hacía a los niños más inteligentes. Los juguetes educativos pueden servir para aprender algunos conceptos, palabras, números e incluso colores, pero de ahí a hacer a los niños más listos o inteligentes va un trecho.

juguetes-educativos3.jpg

Es más, como ya hemos dicho, todos los juguetes (o casi todos), de un modo u otro, aportan aprendizaje y estimulación a los niños hasta el punto que un niño que utilice mucho el juego simbólico (jugar con muñecos que dialogan entre sí, por ejemplo), o que simplemente pase mucho tiempo con personas que hablan con él puede llegar a aprender muchas más palabras que el que tiene el cuento “Mis primeras palabras” o ve un DVD con el mismo título. No me refiero con esto a que cada niño tiene un ritmo de aprendizaje, sino que a hablar más y mejor se suele aprender escuchando y hablando. El que mira la tele escucha, pero no habla… (y si habla no recibe respuesta), por lo que aprende menos.

¿Por qué?

La última cuestión sería conocer por qué muchos padres están cayendo en la tentación de tratar de que su hijo adquiera conocimientos concretos incluso cuando juega.

Imagino que es una cuestión de competitividad y de preocupación por la “titulitis”. Antiguamente el que tenía una carrera universitaria tenía un puesto de trabajo casi asegurado. Ahora una carrera no asegura nada y el que quiere sobresalir tiene que seguir formándose alimentando el currículum.

“Si desde pequeños empezamos a hacer que el niño vaya aprendiendo cosas y que adquiera conocimientos tendremos mucho ganado”, deben pensar los padres (como unos padres que conocí que se quejaban en el colegio porque en preescolar no hacían inglés a los 3 años y su hija, que estaba haciendo inglés con 2 años en la guardería, iba a perder el hilo). La realidad es que dicha frase no tiene por qué cumplirse por una razón muy obvia: las personas aprenden aquello que tienen interés por aprender y los niños, todavía más. Para que una persona aprenda o incluso para que una persona haga algo, debe existir una motivación y, cuando más interna sea dicha motivación, mejor (una motivación interna para leer un cuento sería las ganas del niño de saber qué pone en él y una motivación externa sería, por ejemplo, que el niño lo leyera a cambio de recibir un premio: “si lees el cuento te compro…”). Por eso en los países nórdicos los niños tienen una comprensión lectora muy elevada, porque al aprender a leer a los 7-8 años, tienen unas ganas voraces de entender qué pone en todas partes.

Concluyendo

El juego es importante para los niños porque les hace felices y les divierte y porque, además, aprenden y se desarrollan. La mayoría de juguetes proporcionan diversión y aprendizaje y por esta razón debemos ofrecer a nuestros hijos juguetes variados y tiempo para jugar con ellos.

Todo lo que sea tratar de controlar el tiempo de juego con juguetes más o menos estimulantes será dirigir el juego hacia un objetivo nuestro, y no del niño, y hacia una motivación nuestra: que aprenda más o que sea más inteligente.

¿Hasta que punto debemos decidir por ellos y debemos controlar su tiempo? Cada padre que decida. Yo lo tengo claro y mis hijos también. Los juguetes de corte más educativo que han entrado en casa han sido los menos utilizados y no por ello mis hijos han aprendido menos. Jon aprendió los colores jugando a buscarlos en los coches (“negoooo, azúuu, vedeeee”) y ha aprendido a leer en casa preguntando a todas horas “qué pone aquí...”, por poner dos ejemplos de cosas importantes que ha aprendido sin juguetes educativos de por medio (y de todas maneras, aunque hubieran aprendido menos que otros niños con juguetes educativos, estaría tranquilo viéndoles jugar, disfrutar y siendo felices, sin más… porque ese es el objetivo de ser niño).

Fotos | Graeme Douglas, originallittlehellraiser, Nhy Nguyen en Flickr
En Bebés y más | Los juguetes educativos no aportan beneficios a largo plazo, Educando la creatividad: la imaginación es uno de los mejores juguetes que existen, Baby Einstein no ayuda a mejorar el lenguaje del niño




Peligros de envenenamiento en el hogar: los productos de limpieza

Posted: 28 Dec 2010 10:00 PM PST

productos de limpieza

Estamos repasando distintos peligros de envenenamiento que puede haber en nuestras casas, y tras haber visto la importancia de guardar a buen recaudo los medicamentos, pasamos a otros elementos que no faltan en los hogares y que también constituyen un peligro de envenenamiento: los productos de limpieza.

Los productos de limpieza suelen estar compuestos por sustancias tóxicas en mayor o menor medida, y, como sucedía en el caso de los medicamentos, jamás deben estar al alcance de los niños.

Incluímos entre estos productos peligrosos las lejías, limpiacristales, los detergentes de lavadoras y lavavajillas, suavizantes, así como los productos de jardinería o los de cosmética, insecticidas, raticidas…

  • Los productos de limpieza deberían guardarse en alto o en armarios con cierra de seguridad para que los niños no puedan acceder a ellos.
  • Se les debe explicar a los niños que estos productos mal utilizados pueden ser peligrosos, especialmente en aquellos que sí utilizamos con ellos, como el jabón para lavarse las manos.
  • Debemos tener mucho cuidado con los productos de limpieza, guardándolos en sus envases originales, a ser posible con tapón de seguridad. No hay que pasarlos nunca a botellas de agua o de otras bebidas pues nuestros hijos (nosotros mismos no estamos exentos de despistes) se pueden confundir y envenenarse.
  • Aunque muchos productos de limpieza se vendan en envases con tapón de seguridad, no nos podemos fiar siempre, pues los pequeños con las habilidades suficientes podrían llegar abrirlos.
  • Hemos de poner atención al momento de la limpieza, pues si están los niños presentes podrían coger los productos que utilizamos.
  • Una vez terminada la limpieza hemos de asegurarnos de que volvemos a guardar todos los productos en su sitio.

Muchas veces las casas no están preparadas para guardar estos productos adecuadamente, y hemos de hacernos con algún sistema de seguridad complementario (cierres de seguridad especiales…). Si no, siempre nos quedará lo alto de los armarios.

En cualquier caso, siguiendo estas normas lograremos que los productos de limpieza no constituyan un peligro de envenenamiento en el hogar y sean empleados sólo por los adultos.

Más información | Aepap
Foto | Orin Zebest en Flickr-CC
En Bebés y más | Primeros auxilios: intoxicaciones, Medicamentos sin receta y niños, Consejos de seguridad para casas con niños