Todo para Bebe: Chorreando leche

jueves, 23 de diciembre de 2010 |

Todo para Bebe: Chorreando leche


Chorreando leche

Posted: 23 Dec 2010 12:59 PM PST

chorreando leche

Cuando hablaba ayer de que los discos de lactancia no son necesarios para todas las madres y en todas las circunstancias no pretendía generalizar en absoluto. A algunas mujeres, especialmente cuando salen de casa, les harán falta, aunque, como decía, cada una debe valorar si les hacen falta y cuando. No es cosa de ir chorreando leche.

Me he acordado de una anécdota que me sucedió durante mi lactancia. Yo trabajaba entonces en una oficina que coordinaba servicios médicos en otros países y había momentos de enorme tensión.

Además, yo tenía que dirigir un equipo de diez personas bajo mucha presión, teníamos llamadas de personas que necesitaban, por ejemplo, una ambulancia en Estambul porque a su padre le había dado un infarto, o repatriaciones de personas con graves dolencias en un avión que tenía que llevarlos de Roma a Buenos Aires en un estado realmente complicado. Y en el peor momento mi pecho decidió que las hormonas se ponían en marcha y me puse a chorrear leche.

Ya cuando mi hijo tenía casi un año, allí estaba yo, con cuatro personas en línea: el médico repatriador, el médico del hospital, el familiar y el seguro, sentada sobre la mesa agobiada pero intentando dar tranquilidad a todos, cuando mi cuerpo explotó de la presión y, en verano con una camiseta y un sujetador sencillo, empecé a brotar como una fuente mojándome de leche hasta los pies.

Yo no usaba discos hacía tiempo, el flujo se había ya asentado y seguía extrayendo leche en la oficina, bueno, en el baño, todo hay que decirlo, pero bien que aquel día me hubieran venido bien. El vestido lució un nuevo estampado. Menos mal que solamente usaba mi voz para trabajar o el teclado, pues estar chorreando leche delante del público tengo que decir, que por muy natural que sea, me habría turbado mucho. ¿Os ha pasado algo parecido alguna vez?

En Bebés y más | Subidas inesperadas de leche




Mamá para todo

Posted: 23 Dec 2010 12:10 PM PST

mama para todo

Las mamás primerizas a veces se preguntan si harán bien en darle a su bebé lo que le alegra o le consuela. Hemos recibido muchos mensajes contradictorios sobre que los bebés nos manipulan, pero la realidad, es que los bebés piden lo que necesitan y se alegran y se calman cuando les damos lo que pedían. Y lo que suelen pedir es mamá para todo.

Si damos el pecho: mamá para todo

Si les damos teta, la teta suele ser el alivio de todos los males. Si tienen sueño, teta. Si tienen dolor, teta. Si tienen hambre o sed, obvio que teta. Si tienen inquietud, necesidad de contacto o nervios, la teta funciona genial. Y es que la lactancia materna es mucho más que alimento y, sin duda, si un niño no quiere mamar ya se ocupará de soltar el pecho para decirnos que eso no les vale. La lactancia materna es a demanda. Por eso, cuando llore o esté incómodo, la primera respuesta son brazos y teta.

Los bebés necesitan sobre todo, instintivamente, contacto físico piel a piel y succión calmante. La lactancia materna da, naturalmente, todo eso. Pero, incluso con el biberón vamos a poder dárselo abierta y libremente.

Si no damos el pecho: mamá para todo

Si les damos biberón, ofrecerles el biberón no siempre funciona tan bien como la teta, pues el biberón siempre da leche y el pecho puede servir para la succión no nutritiva y la necesidad de contacto íntimo.

Pero de todos modos, la alimentación con biberón también es a demanda y un niño no va a comer si no quiere comer, así que ofrecer alimento es una opción a tener en cuenta cuando el bebé está disconforme.

Aunque algunas de las ventajas del pecho no podamos substituirlas con el biberón si podemos dar apego y amor sin límites. Hay solución para las mamás que no dan lactancia materna y, sin la más mínima duda, pueden darle a sus hijos ese amor que necesitan más que el propio alimento.

Dar succión y contacto sin dar lactancia materna

La idea es que el biberón no es un objeto independiente de la necesidad básica del niño, sino una alternativa a la leche del pecho. Es decir, podemos poner al bebé al pecho igualmente y muchas veces la succión no nutritiva se calma con el pezón y eso funciona mejor todavía si dejamos que un poco de leche de vierta chorreando por él, lo que da al pequeño la misma sensación calmante que daría mamar por necesidad emocional. Podemos ofrecer el pecho aunque demos biberón, no es incompatible y muchos bebés se adaptan sin rechazarlo.

La idea que os ofrezco se que puede resultar chocante: ofrecer el pecho cuando damos lactancia artificial. Entiendo perfectamente que hay mujeres que no querrán intentarlo, especialmente si dejar la lactancia ha sido una experiencia dolorosa o traumática que no quieren revivir.

Pero os aseguro que es posible e, incluso, he conocido madres que comenzaron así y llegaron a relactar parcialmente a niños que llevaban meses sin mamar. Por supuesto, lo hicieron sin presiones, por placer, y sintieron que parte del placer de la lactancia regresaba para ellas y sus hijos, llegando, en algunos casos, a producir de nuevo algo de leche.

En otros casos comprendo que es inviable. No siempre el bebé se acomoda al pecho y a la succión del pezón y se enfada, haciendo, además, renacer sentimientos negativos.

O simple y llanamente, la madre no desea ofrecer el pecho por motivos que nadie debe ni juzgar ni tiene derecho a preguntar ni cuestionar. Pero si los bebés se molestan con el pezón o si no nos sentimos cómodas ofreciéndolo, cosa comprensible, hay soluciones también: poner piel a piel y ofrecer un objeto de succión alternativo: el dedo o un chupete.

Por supuesto, mamá para todo

Es decir, para un bebé, mamá es el consuelo para todo. Si lo que le incomoda no se soluciona con la teta o con el contacto más cercano posible con otro método de alimentación, os aseguro que el bebé os lo hará saber claramente.

Sea como sea, mamá está ahí y es, para un bebé, el lugar y la fuente de la felicidad. Es su piel, su olor, su mirada y sus caricias lo que mejor calman a un pequeño. Mamá sin límites, para eso no hay normas, la única norma es darse y dejarse querer amando sin medida con el corazón y la piel.

No te preocupes. Nunca hay exceso de teta. Nunca, por supuesto, demos pecho o biberón, habrá mamá en exceso, ni brazos en exceso, ni mimos en exceso, ni contacto en exceso. No lo harás “mal” si a tu bebé le das mamá para todo. Le estarás dando lo que más necesita: su madre, su hábitat natural, su hogar, su amor.

En Bebés y más | Tipos de vínculo con nuestros hijos, Escucha a tu hijo, confía en tu instinto, ¿Qué es la teoría de la "madre suave"?




El Belén de Play Mobil

Posted: 23 Dec 2010 10:59 AM PST

belen de play mobil

Si todavía estáis dudando en si poner o no el Belén en casa por temor a que los pequeños jueguen con él y puedan estropear las figuritas, os dejo esta propuesta que ha parecido siempre preciosa y que, a nosotros, nos ha dado muchas horas de diversión. Se trata del Belén de Play Mobil.

Vienen todas las figuritas básicas: el Nacimiento y los Reyes Magos en otro paquete, pero los niños, ya puestos, siempre les añaden todos los animalitos, casas y personajes que puedan. Lo van a pasar maravillosamente preparándolo y luego jugando sin parar.

Hay que tener en cuenta, de todos modos, que estos muñecos son para niños a partir de 3 años, pues tienen piezas pequeñas que podrían ingerir.

Seguro que vuestros hijos disfrutarán mucho poniendo el Belén de Play Mobil y jugando durante todas las Navidades con las figuritas como nunca habían podido hacer.

Sitio oficial | Play Mobil




Necesitamos normas

Posted: 23 Dec 2010 10:09 AM PST

normas de mi casa

Los seres humanos vivimos en comunidades: la familia nuclear y extensa, la comunidad, los grupos educativos o de ocio y la sociedad en general. Para poder convivir ejerciendo nuestra libertad pero respetando la de los demás, ejerciendo nuestros derechos pero sin pisar los de los demás necesitamos normas.

Las normas son necesarias para los niños

Para los niños, que están aprendiendo a convivir, las normas son muy importantes. Les ayudan a entender que comportamientos son aceptables y cuales no lo son, permiténdoles además desarrollar sus propios mecanismos para canalizar los deseos y las emociones.

Conocer y experimentar las normas es una experiencia indispensable para su desarrollo global como personas. Son, en resumidas cuentas, un derecho que tienen.

Sin embargo no siempre entendemos así las normas. Las usamos para controlar sus impulsos naturales e incluso su creatividad o su expresión. Los niños, como pequeñas crías de mamífero y personas humanas dotadas de racionalidad y sentimientos, no son adultos en miniatura y sus necesidades no siempre concuerdan con lo que consideramos aceptable. Por eso las normas no son entelequias fijas ni leyes para beneficio de los deseos de los adultos.

Sobre todo, los niños, necesitan que las normas sean entendibles y asumibles, coherentes, responsables y respetadas por los adultos. Para ellos es el ejemplo, y no la imposición oe la amenaza, la mejor manera de hacerles interiorizar las normas.

El o los adultos de referencia, en una ratio casi de uno a uno, es decir, sus padres o personas queridas por ellos y que los amen, son el mejor guía para entender la necesidad de las normas y sus límites.

Pactar y explicar las normas

Hay que permitirles cuestionarlas y participar en su formulación, siempre, por supuesto, dentro de la lógica y el respeto por todos los miembros de las comunidades en las que se fijen.

Cada familia tiene que poner sus propias normas, según sus costumbres e ideas, pero siempre con algunos puntos en común que ayudarán a hacer la convencia más agradable para todos e incorporar a los niños a las normas como un elemento de seguridad y confort, no como una imposición adulta no comprendida.

Algunas ideas para desarrollar nuestras propias normas con una base sólida serían no usar la violencia ni la amenaza, no usar el castigo físico ni psicológico, no amenazar con retirar el amor o los cuidados.

Además, las normas deben ser conocidas y expresadas previamente, permitirse que se cuestionen o se pregunte sobre su necesidad, explicar, dentro de los límites del desarrollo de cada niño, las razones para ponerlas y siempre poner normas que defiendan y protejan el interés y los derechos de los niños: la seguridad, la salud y su integridad física, emocional y moral.

Como decía, ser abiertos a las preguntas y los cuestionamientos es la gran receta. Permite al niño expresar sus dudas sin miedo y con confianza, sin temer castigos, siendo escuchado.

Por supuesto, habrá normas que los niños no quieran aceptar o no entiendan. Siempre, en las cosas realmente importantes, hay que entender que, una vez intentada la negociación, los adultos tendremos la última palabra pero siempre explicando las razones con cariño y respeto.

La formulación de las normas, dentro de los límites de la pura prudencia, pueden cambiar a medida que pasan los años.

La Constitución de mi hogar

Nosotros, por ejemplo, hemos escrito una Constitución de nuestro hogar. Es fruto de años de trabajo y de un estudio común sobre los derechos y necesidades de ambos. Os la dejo, por si puede daros ideas, pero, por supuesto, como decía, cada familia es un mundo, y muchas de nuestras normas solamente nos funcionan a nosotros.

Esta es la Constitución de mi casa y es la ley que todos debemos respetar para vivir en paz e igualdad. La celebramos con una fiesta y hasta nos hicimos unos gorros frigios para representar que la libertad necesita unas normas comunes para poder ser ejercida.

Articulo primero: Todos los miembros de esta familia tenemos que tratarnos con respeto y somos libres, aunque cada uno deba tener obligaciones diferentes por su edad.

Artículo segundo: Todos somos iguales ante la ley y no se puede discriminar a nadie por edad, sexo, religión u opinión.

Artículo tercero: Está prohibido castigar, pegar, insultar, humillar o gastar bromas que hagan daño.

Artículo cuarto: Todos tenemos derecho a tener opinión propia y a expresarla sin miedo.

Artículo cinco: Todos tenemos que cuidarnos, protegernos y ser cariñosos.

Artículo sexto: Todos tenemos que cuidar la casa, limpiarla y ordenarla, cada uno según su edad y posibilidades.

Artículo séptimo: Hay que quitarse los zapatos de la calle al entrar en casa.

Artículo octavo: No se pude uno meter en la cama con ropa de calle.

Artículo noveno: Hay que recoger la mesa después de comer.

Artículo décimo: Cada uno comerá hasta la cantidad que le apetezca y no hay comer lo que no guste o no apetezca. La comida no es una obligación, pero si lo es el alimentarse sanamente.

Artículo once: No se permite fumar si hay niños en casa.

Artículo doce : Todos tenemos derecho a nuestra intimidad, a que se llame a la puerta si estamos en nuestra habitación y que no se entre sin permiso.

Artículo trece: Todos los dias hay que aprender algo.

Artículo catorce: Está prohibido mandar estudiar algo de memoria.

Artículo quince: Hay que dormir cuando uno tenga sueño pero hay que ser responsable ya que el descanso propio y de los demás debe ser respetado.

Artículo dieciséis: Hay que reciclar.

Artículo diecisiete: Hay que recoger después de jugar.

Artículo dieciocho: La ropa no se puede dejar amontonada encima de las camas, hay que guardarla.

Artículo diecinueve: No se puede invitar a nadie sin permiso del otro.

Artículo veinte:: Los adultos deben aconsejar a los niños y cuidar de ellos, explicándoles las razones de las normas y de las cosas que consideren necesario hacer en cada momento.

Las normas, cuando los niños son muy pequeños, las debemos poner nosotros, pero a medida que crecen y aprenden, con nuestro ejemplo, el respeto y la responsabilidad, podemos consensuarlas y hasta tenerlas escritas. ¿Que pensáis vosotros sobre las normas y la posibilidad de pactarlas y explicarlas?

En Bebés y más | Higiene personal, como enseñar normas de aseo a los niños, Los límites y la disciplina en la educación de los hijos




Aprovechemos las vacaciones con los niños

Posted: 23 Dec 2010 09:15 AM PST

navidades con los niños

Los pequeños que van a la guardería o a la escuela infantil disfrutan ahora de días libres. Y es el momento de aprovechar el tiempo de vacaciones con los niños, a su lado, disfrutando como nunca de la compañía mutua.

Es el momento de ser más flexibles y poner toda nuestra atención centrada pero no centrada en las obligaciones, compromisos sociales y familiares o en que repasen las cosas que “les toca” aprender o conseguir. Nuestros hijos nos piden el mejor regalo que pueden recibir, nuestra atención centrada en ellos.

Es tiempo para dedicarlo al juego, libre, intenso, sin rigideces. Juego en el que el niño nos haga volver a nuestra infancia. A la diversión pura, la de saltar en las camas, levantarnos tarde, desayunar churros y chocolate, ver películas sentados en el sofá a su lado, abrazarnos sin motivo, sacar los juguetes y no preocuparnos si se quedan en mitad del salón. Tiempo de pasear por el parque y que se manchen de barro, corran y olviden los horarios.

Y aprender, por supuesto, tiene su lugar también en vacaciones, sobre todo si podemos también los padres disfrutarlas. Aprenderán pintando con nosotros, paseando por el bosque o la montaña, jugando en la orilla del mar,disfrutando de que les leamos cuentos o viendo un museo o una reserva de animales. Escuchándonos contar historias familiares, montando el belén y el árbol y hasta deleitándose con una comida especial en compañía de personas que los aman.

Olvidémonos de regaños, prisas, horarios y rigidez. Aprovechemos las vacaciones con los niños. Es un tiempo maravilloso y el mejor regalo del mundo para ellos.

En Bebés y más | Proponen quitar el Día de Reyes y acortar las vacaciones de Navidad, Prepara las vacaciones de Navidad




Vinilos con poesía para la habitación infantil

Posted: 23 Dec 2010 06:05 AM PST

vinilos-poesia

Siempre presentamos diferentes modelos de vinilos para decorar el cuarto de los peques de la casa. Hoy os enseñamos unos vinilos con poesía para la habitación infantil creados con la intención de introducir a los niños en el mundo de la literatura de una manera divertida.

La colección Luna de Caramelo de Kid me! propone 12 poemas ilustrados de un metro por un metro repletos de color para que los niños empiecen a interesarse por las historias que hay detrás de cada creación.

Una novedad en cuanto a los materiales en que están fabricados es que se pueden adquirir en dos tipos de vinilos: una versión estándar, de alta calidad de adhesión, y una versión reposicionable que incorpora microventosas, por lo que se puede reubicar sin dañar la pared ni el vinilo.

Cada modelo se puede configurar de forma personalizada y en el material que elijáis. El que véis en la foto es uno de los que más me gustan, pues las letras en cursiva ayudan a que los niños descubran el placer por la lectura.

Más información | Literatura vertical




Una excesiva protección frente a los microorganismos en la infancia podría aumentar el riesgo de asma

Posted: 23 Dec 2010 12:00 AM PST

Una excesiva protección frente a los microorganismos en la infancia podría aumentar el riesgo de asma

Que el asma es una enfermedad respiratoria, especialmente frecuente en la edad infantil, y que afecta a los niños más pequeños, es algo por todos sabido. Especialmente por los padres que tienen algún hijo diagnosticado de esta patología, que, en muchos casos es leve y desaparece con el tiempo; pero que, en otros, puede ser de tratamiento complicado, además de prolongarse.

Por eso, cada noticia o hallazgo que surge en torno a este cuadro suele armar un pequeño “revuelo”, entendible en cuanto que cualquier padre desea estar al tanto de si ha aparecido algo nuevo que pueda ayudar a su hijo.

En este caso, la noticia está muy clara, según un nuevo estudio, aparentemente muy serio (está realizado por tres universidades, nada menos que Harvard, Tsukuba y Birmingham): un exceso de protección frente a los microorganismos en la infancia, podría aumentar el riesgo de asma.

Como todo estudio, siempre es conveniente analizar una serie de aspectos, para no sacar conclusiones que puedan llevar a error, por precipitación en la interpretación de los resultados.

Aspectos fundamentales del estudio

Según el trabajo, parece que el asma es más frecuente en niños que, de pequeños, han tenido una menor exposición a ciertos microorganismos.

La hipótesis de salida fue plantearse que, de forma paradójica, el aumento de la frecuencia de asma pudiera estar relacionado con una menor exposición a estos gérmenes, gracias a las mejores condiciones higiénicas que, poco a poco, se van alcanzando en muchos países.

El estudio ha sido realizado con ratones, en los que se vio que el contacto con el virus de la Gripe A, de pequeños, hacía que cuando alcanzaban la edad adulta, tuvieran menos posibilidades de padecer asma. Al parecer, el contacto con este virus fomentaba el desarrollo de un tipo de células defensivas (las denominadas “NKT”), que podrían proteger de la aparición de asma.

Otro de los aspectos que destaca el trabajo, muy complejo, es que quizás se podrían enfocar tratamientos para el asma, basados en la activación de poblaciones de células “NKT”.

Pero… ¿qué significa todo esto?

Pues realmente, no mucho, a efectos prácticos: es un estudio muy serio, pero realizado en ratones, en circunstancias muy controladas, con gérmenes seleccionados, y con conclusiones parciales.

Si nos fijamos, el proyecto no termina de concluir si lo útil es que el niño entre en contacto con determinados microorganismos cuando es pequeño (cosa que suena, a todas luces, muy rara); o bien que nuevos tratamientos de esta patología pueden basarse en este hallazgo, sobre todo si se confirma que es cierto que la proliferación de células “NKT” puede contribuir a proteger a los niños (cosa que parece algo más lógica).

Sin embargo, y como suele ocurrir con cada avance, son necesarios más estudios, para confirmar que se camina en la dirección correcta, pues un error de interpretación a este nivel puede hacer que se inviertan años y millones de euros en investigaciones que, en muchas ocasiones, no obtienen resultados.

Por eso es importante tomar este tipo de estudios con cautela. Con esperanza también, por supuesto, pues se abren nuevas vías de estudio y desarrollo de tratamientos.

Pero nunca sacar conclusiones precipitadas del tipo “si mi hijo padece más infecciones de pequeño, luego no tendrá asma”, porque evidentemente pueden ser muy peligrosas, además de falsas!

Vía | Jano
Foto | The Journal of Clinical Investigation |
En Bebés y Más | Diez datos sobre el asma, La lactancia materna reduce el riesgo de asma en la infancia, Un estudio relaciona el consumo de hamburguesas con el asma infantil




Carlos González responde a la pregunta: "vacunas sí o vacunas no"

Posted: 22 Dec 2010 10:00 PM PST

Uno de los temas que más controversia genera cuando se juntan en un mismo debate las palabras “niño” y “empresa farmacéutica” es el de las vacunas. En España existe un calendario recomendado que es opcional (las vacunas no son obligatorias) que la mayoría de la población sigue, pero hay papás y mamás que prefieren no vacunar a sus hijos porque han oído o leído diversos argumentos en contra que al parecer les pesan más que los argumentos a favor.

Hace casi cinco años, cuando tuve a mi primer hijo y empecé a investigar sobre este tema llegué a la conclusión de que la decisión era más una cuestión de fe que otra cosa, puesto que para las dos posturas había datos y estudios (sin entrar a valorar la calidad de los mismos) contrarios y lo que uno demostraba otro lo refutaba.

Entonces conocí a Carlos González tanto a través de sus libros como en persona y me di cuenta de que cada vez que hace una afirmación es capaz de respaldarla con estudios científicos bien realizados (ya que él mismo desestima aquellos que por estar mal diseñados pueden dar resultados poco fiables). Entonces quise saber qué pensaba acerca de las vacunas y su opinión vino a respaldar lo que yo ya pensaba de ellas: los niños sí deben ser vacunados, por su bien y por el bien de su comunidad.

Si la mayoría se vacuna no hay demasiado peligro

En el vídeo que hoy os traigo, hablando en catalán, aunque subtitulado al castellano, Carlos González explica lo que ya hemos comentado en otras ocasiones. Las vacunas son útiles y necesarias, aunque se puede vivir sin vacunas si son pocas las familias que deciden no vacunar a sus hijos. La razón es muy simple: si todos los niños están vacunados no pueden contagiar a un niño no vacunado, ya que ellos no pueden actuar de vehículo de una enfermedad.

Si la no vacunación se extiende aumenta el riesgo de epidemia

bebe-vacunado.jpg

Ahora bien, si son muchos los niños que no están vacunados, una enfermedad puede irse contagiando de uno a otro y provocar una epidemia.

Comenta el conocido pediatra en el vídeo que esto ya ha sucedido en otros países y es algo a tener muy en cuenta. En España es ahora cuando más familias están decidiendo no vacunar a sus hijos y aunque ha habido algún brote de enfermedades que ya estaban controladas, que ahora explicaremos, no es comparable con los sucedido en otros países, como los nórdicos, donde hace ya bastantes años que algunos padres disponían de la información (o la “desinformación”) que nosotros leemos ahora creyendo que es novedosa y reveladora.

En mayo del año 2000 apareció en Holanda un brote de sarampión que llegó a afectar a 3.292 personas, de las cuales 72 llegaron a ser hospitalizadas, produciéndose tres muertes relacionadas con la enfermedad. Este brote sólo vino a confirmar lo que ya un año atrás, en el 99, habían visto, que el sarampión puede brotar a modo de epidemia y afectar a muchas de las personas no vacunadas. Ese año, en un colegio ortodoxo en el que tan sólo un 7% de los niños estaban vacunados de sarampión el 37% de los no vacunados padecieron la enfermedad, mientras que ninguno de los niños vacunados la desarrollaron.

En Cataluña, sin ir más lejos, y pese a que la mayoría de los bebés recibían una vacuna de sarampión a los 15 meses (la llamada triple-vírica, que va acompañada del virus de la rubeola y de la parotiditis), apareció en el año 2006 un brote de sarampión con cerca de 400 casos confirmados.

La mayoría de los casos se dieron en bebés de entre 9 y 15 meses de edad y el brote se controló realizando prevención para que los niños afectados no contagiaran a otros y vacunando a todos los bebés de más de 9 meses que aún no tenían puesta la vacuna. A partir de esa fecha, una vez el brote se controló, la vacuna triple vírica se administra a los 12 meses.

Este año 2010, también en Cataluña, han vuelto a aparecer casos de sarampión, nueve desde finales de noviembre, para ser más exactos.
Los 9 casos declarados son los siguientes:

  • Un chico de 14 años de etnia gitana no vacunado con clínica compatible, que se fue a Francia y que aquí en España fue visitado en dos centros hospitalarios.

  • Un niño de 9 meses no vacunado por la edad, que acudió a varios centros de atención primaria y hospitalaria durante el periodo de transmisión que requirió ingreso por pneumonía.

  • Dos niños y una niña de 7 años de edad, alumnos de un mismo colegio, no vacunados por voluntad de los padres.

  • Una mujer embarazada de 35 años no vacunada.

  • Dos hermanos de etnia gitana de 17 meses y 6 años no vacunados, siendo el primero de ellos diagnosticado en Francia.

Ya se han tomado medidas para evitar que aparezca un brote evitando el contacto de personas cercanas y vacunando a aquellas que aún no lo están (y entraron en contacto con las personas afectadas).

El sarampión, aún así, es sólo un ejemplo… recuerdo (y siempre pongo este ejemplo), que hace unos años murió de tétanos una enfermera en mi ciudad. La noticia fue impactante por dos razones, una que era personal sanitario y dos, que el tétanos es una enfermedad cuya vacuna existe hace mucho tiempo.

Concluyendo

Carlos González ya lo resume todo perfectamente en el vídeo: las vacunas son necesarias y el riesgo de no vacunar es mucho mayor que el riesgo de vacunar.

Personalmente no me perdonaría que alguno de mis hijos cogiera alguna enfermedad importante que pudieran haber evitado estando vacunados y menos me perdonaría que sirvieran de vehículo de una enfermedad y contagiaran a aquellos bebés que por su edad aún no estuvieran vacunados.

Vídeo | Criatures
Foto | Jessicafm en Flickr
En Bebés y más | Preguntas frecuentes sobre las vacunas, Los efectos adversos de las vacunas, Seis ideas falsas acerca de las vacunas