Todo para Bebe: El maltrato verbal es violencia

viernes, 1 de octubre de 2010 |

Todo para Bebe: El maltrato verbal es violencia


El maltrato verbal es violencia

Posted: 01 Oct 2010 02:44 PM PDT

Ve el video en el sitio original.

El maltrato verbal también es violencia. En esta impactante campaña publicitaria argentina se deja claro todo el daño emocional que podemos hacer cuando usamos palabras duras, amenazas o calificativos de menosprecio hacia los niños.

La verdad, me sobran y me faltan las palabras. Llevo muchos días hablando precisamente de criar sin azotes y no quiero que quede sin mencionar que la violencia no solo es física, el maltrato verbal es también violencia.

También, por supuesto, he querido hablar de ello y de lo peligroso que es para la imagen y a autoestima del niño todo aquello que decimos y las etiquetas con las que le hacemos cargar. Por eso siempre recomiendo usar la comunicación positiva y no caer en los enjuiciamentos ni insultos.

Si hemos usado duras palabras con nuestros niños, si les hemos hecho daño, podemos seguramente, con voluntad sincera remediarlo. No deberíamos hacerlo más, pues el daño que les hacemos a ellos es mayor que el que recibiría un adulto y raramente nos atreveríamos a hacerlo. Y segundo y más importante, pidámosles perdón. Pues, no lo podemos negar, el maltrato verbal también es violencia.

Video | You Tube
En Bebés y más | Para ser buenos padres hay cosas que no pueden faltar, Educar con respeto (I), Educar con respeto (II)




Mi hijo también tuvo rabietas

Posted: 01 Oct 2010 02:18 PM PDT

rabietas

Hablábamos de temperamentos en cada niño pues cada uno es diferente, y viendo com van evolucionando nos encontramos en un momento de cambios, como son las rabietas. Se trata de un tema que preocupa a los padres, que se ven desbordados por la intensa emocionalidad de sus hijos y la expresión explosiva de sus sentimientos. Mi hijo también tuvo rabietas.

Os voy a contar como evolucionó mi hijo en esa etapa y añadiré otros ejemplos, para que, compartiendo información, estemos más preparados para entenderlas y sobre llevarlas. Y es que las rabietas son naturales y sanas para su desarrollo.

Las rabietas y la comunicación

Hay un aspecto que también influye poderosamente en la intensidad y duración de esta etapa de las rabietas. Y es la capacidad de comunicarse con palabras y la adquisición del pensamiento verbal.

Llamar a las cosas, dentro de uno mismo, identificar tus emociones, es una herramienta que les va a ayudar a expresar lo que sienten. Poder hablar con más o menos habilidad también ayuda mucho al pequeño. Si sabe decirnos lo que le pasa, lo que quiere, lo que duda, será la manera de hacerse entender.

Pero claro, hay niños que con un año y medio se plantan en las rabietas sin saber hablar. Dura menos esta etapa, en términos generales, si respondemos con empatía y con respeto, sin calificativos ni castigos. Pero no siempre es de ese modo, pues cada niño es diferente.

Si con dos años habla, posiblemente las cosas mejoren. Pero hay muchos niños que no adquieren, sin que tengan ningún problema, una capacidad verbal adecuada hasta años después. Y esos son los que lo pasan peor y lo hacen pasar peor a sus papás.

Obviamente, si hay crisis vivenciales intensas la capacidad de adaptarse del niño a las nuevas situaciones puede hacer que el desborde emocional se mantenga más tiempo. La llegada del hermanito, la guardería o problemas familiares les afectan, pueden modificar su carácter, aunque el temperamento básico no suele variar, si que pueden materializarse en situaciones en las que los padres dicen eso de "no reconozco a mi hijo".

Os cuento dos ejemplos a este respecto de las rabietas y el temperamento.

Las rabietas de mi hijo

Mi hijo es un niño con mucha actividad, no física, sino mental. Necesitado de estímulos y experiencias verbales, emocionales y táctiles. De bebé era muy movido, nada le parecía bien, no es que no le gustara la cuna, que por descontado. Empezó pronto a tener rabietas.

Tenía lo que llamo el "síndrome de la cuna con pinchos" y aunque pasé al colecho con gran avance, seguía sin querer estar ni en el cochecito, ni en la hamaquita, ni en el parque ni tan siquiera en brazos mucho tiempo. Los brazos eran la mejor opción y sin duda mejoraron mucho nuestra relación cuando decidí llevarlo siempre pegado a mi cuerpo.

Quería variedad, se aburría de de las cosas en cuanto las investigaba. La etapa desde el año a los dos años fue una carrera de fondo agotadora. La verdad, creí que no sobreviviría. Un rato era feliz, comunicativo y vital y a los cinco minutos se enfadaba como un poseso.

Mis errores

Yo ahora se que cometí fallos. Primero, tardar unos meses en decidir colechar y llevar en brazos sin restricciones. Pero eso sirvió un tiempo, luego sus necesidades se hicieron más complejas.

Por un lado, yo pensaba que atenderlo era estar siempre haciendo monerías. No le dejaba ni un momento de soledad acompañada. Ahora se que, siempre pendiente y dando respuesta y estímulo, si, pero sobrecargarlo no. Hubiese sido más adecuado hacerlo acompañarme en mis tareas activas, pero dejándolo ver y pedir, no ofreciendo estímulos continuos.

Por otro lado yo tenía mucho miedo. Creo que ese miedo se me encastró en el alma cuando temí perderlo en la última etapa del embarazo y en sus primeros meses de prematuro. Y ese miedo de que le pasara algo se me tardó años en curar. Los gérmenes y los accidentes estaban presentes en mi cabeza todo el tiempo. Y creo que limité su exploración oral y el gateo. No es fácil reconocer los errores que cometí, pero espero que mi experiencia os sirva como me ha servido para aprender de ellos.

Resolución

Ante cada crisis usaba todos los recursos que os he estado contando para criar sin azotes y las fórmulas empáticas contra las rabietas. Y eso facilitaba mucho el proceso.

Sigo con él, mi hijo. Las rabietas, que nunca llegaron a límites como los que he visto cesaron a los dos años. Hubo dos factores que creo que influyeron y le ayudaron a volver a ser como era antes. Primero, me relajé y aprendí a comunicarme sin perder los nervios. Y segundo, él comenzó a hablar a los dos años de manera repentina.

Fue un niño que hasta los dos años apenas si usaba palabras comprensibles, solo los típicos monosílabos inventados del lenguaje infantil. Pero yo algo si hacía bien, le hablaba mucho continuamente. Eso, sumado sin duda a sus características personales, hicieron que en un par de meses adquiriera a un lenguaje complejo, con frases construidas perfectamente.

Y con el lenguaje llegó la paz. Y sobre todo, llegó el humor y aprendió a reírse de esas cosas que nos atoran en callejones sin salida. Me acuerdo de un día que decía que quería teta, y cuando se la daba no quería, pero quería, que si, que no, que si, que no. Venga, céntrate, le decía yo, que lo que quieres no es ni teta ni no teta. Y se reía a carcajadas pasando el momento de enfado.

Conclusión

Mi hijo también tuvo rabietas y el proceso, en su caso particular, evolucionó gracias a la experiencia en crianza empática y a sus características particulares. Os invito a compartir con nosotros las experiencia de cada uno y las estrategias que seguís cuando vuestros niños tienen rabietas también. Seguro que entre todos aprendemos mucho.

En Bebés y más | La rebeldía de los dos años, Receta casi infalible contra las rabietas (Introducción), Receta casi infalible contra las rabietas (Conclusión), Test de personalidad para niños, ¿Se hereda el carácter?, El carácter de un hijo, El control de los impulsos: test de las golosinas, Cada niño es diferente




Cada niño es diferente

Posted: 01 Oct 2010 01:38 PM PDT

tdos los niños son diferentes

Cada niño es diferente. También somos diferentes cada uno de nosotros, sus padres. Por ese motivo las generalizaciones no son posibles en el terreno, tan amplio, del comportamiento humano.

El temperamento

En el temperamento de cada persona influyen muchos aspectos biológicos, que se consideran de carácter genético, como son el funcionamiento del sistema nervioso y de sus hormonas.

Además, por supuesto, las experiencias y el entorno van a influir también en la manera enla que actuamos ante las circunstancias, dando lugar a la infinita variedad de personas, con personalidad y carácter diferente.

Incluso en los bebés podemos identificar características diferentes desde muy temprana edad. En algunos casos podemos achacarlas a su nacimiento, y sobre todo a momentos traumáticos que hayan podido vivir en esos primeros días, en un parto angustioso o con situaciones que violenten la naturaleza o en la separación de la madre.

Pero no solamente es eso, también nuestra manera de tratarlos, adecuando el cuidado a sus necesidades generales y específicas, podrán hacer que su estrés sea mayor o menor.
Sin embargo, y aparte de todo esto, es indiscutible que todos los niños son diferentes.

Los hay tranquilos, plácidos, que se contentan con todo lo que les propongamos, que duermen relajados y que apenas lloran. Otros tendrán una mayor actividad, serán risueños, inquisitivos, investigadores, sonrientes. Otros se enfadarán con más facilidad, desbordándonos con sus demandas y cambios de humor.

Igual que algunos de nosotros somos más expansivos, habladores, caprichosos, empáticos, con tendencia a la cólera, tímidos, reservados, soñadores… también lo serán nuestros hijos y parte de nuestra labor de padres es reconocer y respetar sus características particulares, guiándolos para aprender a vivir en sociedad y grata relación con los demás, pero siempre desde el respeto y el cariño.

Los cambios en el comportamiento

El entorno va a influir poderosamente en la formación del carácter de cada niño, pero partiendo de su temperamento. A medida que crezca se va a ir enfrentando a retos y cambios enormes, los más importantes de su vida.

Comunicarse, hablar, moverse de manera autónoma, descubrir los alimentos, son esos primeros hitos en el desarrollo que pueden modificar un comportamiento general y que lo harán de manera positiva si son acompañados por sus padres generosos, pacientes y entregados.

Quizá el momento más duro para el niño pequeño es el descubrimiento del yo. Es decir, de que es una persona independiente de su madre, alguien con capacidad de decidir. Y da miedo, mucho miedo. Por un lado quieren tomar decisiones, a veces sin entender de que se trata. Han descubierto el poder del "no".

Y con el "no" comienza una etapa desconcertante. Ese niño amable y complaciente tiene rabietas. Nada le parece bien. Quiere comer pero nada de lo que le des le gusta. Quiere irse a jugar pero no quiere que te separes pero quiere que te separes. Vamos, que no sabe lo que quiere porque está descubriendo la capacidad de querer algo por si mismo.

Cuando más hayamos sido capaces de dejarle decidir conforme a sus necesidades cuando era un bebé más llevadera es esta etapa. Pero influyen muchos factores, algunos externos como nuestra propia organización familiar, cansancio, preocupaciones, ayuda que recibamos.

Nuestro carácter también influye y si somos personas impacientes o que se enfadan con facilidad les será más complicado llegar a conectarse con nosotros y que entendamos que está casi volviéndose loco de incertidumbre, emoción, miedo y alegría al abrirse a la experiencia de construir su personalidad y su capacidad de decir si o no a las cosas.

Todos los niños son diferentes

Consejos, siempre paciencia, descanso, ayuda y formación en habilidades paternales y evolución natural de la psicología infantil.

Seguiremos hablando de los temperamentos y las circunstancias externas que influyen, también, en el comportamiento de nuestros hijos. Y es que cada niño y cada familia es diferente, pero todos necesitamos aceptación, empatía, respeto y amor.

En Bebés y más | Receta casi infalible contra las rabietas (Introducción), Receta casi infalible contra las rabietas (Conclusión), Test de personalidad para niños, ¿Se hereda el carácter?, El carácter de un hijo, El control de los impulsos: test de las golosinas




Mothers 2 Mothers, apoyo de madre a madre con VIH

Posted: 01 Oct 2010 08:44 AM PDT

Mothers 2 Mothers

Mothers 2 Mothers es un programa que pretende que los bebés, madres y familias con VIH tengan esperanza para el futuro. Luchan por un mundo en el que los bebés no estén infectados con el VIH y que las madres con la enfermedad tengan una vida larga y saludable, permitiendo el cuidado de sus familias.

Se trata de un programa iniciado por Mitchell Besser en 2001 en Sudáfrica y que en la actualidad está presente en más de 600 comunidades de 8 países africanos, con resultados muy esperanzadores.

Mothers 2 Mothers capacita a madres VIH positivas, durante dos meses, para que a su vez ofrezcan apoyo psicosocial y educación sobre el VIH a madres embarazadas VIH positivas que no habían seguido los controles prenatales, o que no habían hecho los tests del VIH a sus hijos.

Quienes conocen el programa señalan que está funcionando, que se ha convertido en un modelo de cooperación local que alcanza a las personas que lo necesitan, incluso en zonas de difícil acceso. La actuación de 1600 "madres expertas" ayudan a otras 200.000 en todo el continente.

La ayuda no se limita a ofrecer consejo o educación, sino que va mucho más allá y realiza una función social integradora y saludable. Por ejemplo, se logra reducir el estigma de los pacientes con VIH y SIDA, mejorando sus condiciones de vida, la accesibilidad a la atención médica…

También se consigue evitar y disminuir la transmisión vertical de la enfermedad a los recién nacidos, y además se ofrece un importante soporte emocional a las madres y familias con algún miembro con VIH.

En el vídeo, al que podemos poner los subtítulos en castellano, aparece Mitchell Besser, el fundador de Mothers 2 Mothers, hablando de la cruda realidad del SIDA en África. Señala el problema de la estigmatización, del tabú y de las apabullantes cifras del sida en África subsahariana.

22 millones de personas infectadas, casi un millón y medio de mujeres embarazadas y trescientos mil partos cada año en Sudáfrica (frente a los 7000 de Estados Unidos).

Pero, frente a estas cifras, se propone un cambio. Se asegura que se puede actuar, y que hay que educar a la población para lograr esos cambios. Los resultados parecen darle la razón, aunque haya que seguir luchando por el reconocimiento y la ayuda contra el SIDA en todo el mundo, cada día.

Tenemos que creérnoslo, y las palabras del fundador de Mothers 2 Mothers, el programa que apoya a madres con VIH, apuntan hacia el optimismo. Desde aquí, el fondo mundial de la lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria nos recuerda que podemos actuar.

Vía | Bruno Abarca
En Bebés y más | ¿La leche materna puede matar al VIH?, La mayoría de bebés de madres con VIH nacen libres de la enfermedad, Desarrollan un método que podría prevenir el contagio de VIH por la leche materna, Los problemas de los niños con sida




Vuelta al cole, vuelta a los catarros y los "mocos"

Posted: 01 Oct 2010 01:00 AM PDT

Vuelta al cole, vuelta a los catarros y los "mocos"

Algunos niños aún no han terminado el periodo de adaptación al cole... ¡y ya tienen los primeros catarros del año! O, cuando menos, empiezan con tos, mucosidad y todos esos síntomas que tanto temen muchos padres.

Es fácil asombrarse de ver la facilidad con que los niños pueden acatarrarse, sobre todo los más pequeños. Pero… ¿a qué se debe esto del catarro, y qué es?

El catarro común o “rinofaringitis” es una infección aguda de las vías respiratorias superiores. Normalmente es una infección vírica y es el proceso más frecuente en la edad infantil. Es muy frecuente que los niños pasen numerosos cuadros de resfriados, sobre todo en la etapa preescolar.

Qué es lo que causa los catarros

Normalmente están causados por virus, siendo el más frecuente con diferencia el denominado “rinovirus”.

Suelen verse sobre todo en otoño e invierno y es más frecuente en bebés y niños pequeños, que son los que acuden a la guardería. El contagio se produce por las secreciones respiratorias producidas por la tos y los estornudos, siendo una enfermedad muy contagiosa… como bien saben muchos padres!

Este es el motivo por el que nada más “volver al cole”, al entrar en contacto con otros niños que están iniciando el primer catarro del otoño, el resto de niños se contagien con enorme facilidad. Posteriormente irán generando defensas, pero de salida… ¡se cogen muy fácilmente!

Un niño en edad preescolar puede tener fácilmente entre 6 y 12 resfriados al año, y dado que se suelen acumular en los meses de frío, la sensación que dan es que el niño está “enfermo todo el año”. Por fortuna este número comienza a descender a partir de los 4-5 años, de forma que con esa edad tienen ya apenas 1 ó 2 episodios al año, normalmente (algunos pueden tardar algo más).

Qué síntomas producen los catarros

Los síntomas más típicos, comunes y conocidos son los famosos estornudos, la tos, la voz afónica, la congestión nasal y sobre todo, la abundante mucosidad. Lo malo de ser episodios tan frecuentes es que puede dar la sensación (casi real, por otro lado) de que el niño está “moqueando” durante casi todo el otoño e invierno.

Uno de los mayores problemas de estos mocos es que a veces son abundantes, lo que en los más pequeños puede obstruir fácilmente su nariz, haciendo un poco (ó bastante) más complicado que el niño respire o haga las tomas con facilidad.

En los casos moderados puede aparecer algo de fiebre, que es el síntoma que más suele llamar la atención cuando se presenta.

A veces el cuadro catarral se acompaña de una tos, que al principio se relaciona con la mucosidad, pero que luego se hace más seca y que puede prolongarse más allá del catarro, hasta dos semanas, por lo que parece que el niño no termina de curarse.

Tratamiento de los catarros

Es fundamental seguir siempre las indicaciones del Pediatra, ya que el tratamiento de los cuadros catarrales se basa en el tratamiento de los síntomas, no siendo útiles los antibióticos ni otros fármacos que además pueden ser de riesgo para el niño.

Lo más importante es que el niño ingiera agua, ya que por las secreciones (los mocos) es fácil que pierda bastante líquido a lo largo del día.

Para ayudar a descongestionar la nariz son útiles los lavados de fosas nasales (se pueden aprender a hacer en la consulta del pediatra o de enfermería), o el uso de humedad ambiental con los famosos humidificadores.

En caso de que el niño necesite fármacos, como paracetamol para la fiebre, es importante que siempre deben estar pautados por el pediatra y siguiendo sus indicaciones en cuanto a dosis y número de veces a dar.

Otros, como los descongestivos o los mucolíticos, pueden tener importantes efectos adversos si no se usan correctamente, y no siempre tienen una eficacia demostrada. Lo mismo puede decirse de muchos antitusígenos, que además no pueden usarse en todas las edades.

Por supuesto estos cuadros son muy difíciles de prevenir o evitar, y hay que pensárselo mucho (y consensuarlo con el Pediatra) antes de quitar a un niño de la guardería porque los presente.

Lo más importante es, como siempre, utilizar el sentido común… ¡y altas dosis de paciencia!

Foto | undeadbit Flicker licencia CC
En Bebés y Más | Los catarros en los niños, ¡Que circulen los mocos!




Nueva atracción de Toy Story en Disneyland París

Posted: 30 Sep 2010 11:00 PM PDT

Toy Story Playland

Si le tengo tanto aprecio a los dibujos animados en la actualidad, creo que más que por los de mi infancia es por Toy Story. Por eso me alegra conocer que los personajes de Toy Story tienen una nueva zona en Disneyland París.

LSe ha inaugurado en el parque una nueva atracción dedicada a esta historia en la que los juguetes son los protagonistas, la “Toy Story Playland” (algo así como la tierra de los juegos de Toy Story).

Está pensada para que todos los pequeños la disfruten, desde los más niños hasta los mayorcitos, con la idea de que las personas se sientan juguetes, pequeños al lado del gran tamaño de los personajes de la historia:

En Toy Story Playland te esperan las nuevas Y MÁS GRANDES atracciones familiares. Son GIGANTESCAS... ¡Sentirás que te has encogido hasta alcanzar el tamaño de un juguete!

En el jardín de Andy, el niño que jugaba con los muñecos, han quedado tendidos Woody, Jesee, Buss Lightyear y los soldados verdes, entre otros. Además, en la zona hay tres atracciones diferentes: Racer, Parachute Drop y Slinkly Dog.

  • RC Racer es el superdeportivo de Toy Story, el juguete más veloz de Andy. Un juego para los valientes que se animen a desafiar a la gravedad a bordo de un coche de Fórmula 1 que subirá y bajará por una "pista" en forma de U con caídas desde más de 25 metros de alto.
  • Parachute Drop reproduce la caída al suelo de seis soldados verdes paracaidistas, acompañados de efectos especiales. Así, los asientos en los que se encuentra el público descienden de forma tranquila desde 27 metros. Cuando el sargento de la orden de saltar, hay que agarrarse fuerte para caer desde las alturas en un descenso simulado en paracaídas.
  • Slinkly Dogestá protagonizado por Zig Zag, el perro salchicha de Andy, y es ideal para que disfruten los más pequeños. El gracioso perro intentará morderse la cola, y los peques lo vivirán desde un paseo, girando y girando subidos en unos vagones.

De modo que ya sabéis, si vosotros y vuestros hijos estáis en el mejor momento para ir al mágico parque, ahora podréis disfrutar de Toy Story en Disneyland París con estas nuevas atracciones.

Vía | Diario del viajero
Sitio Oficial | Disneyland París
Vídeo | YouTube
En Bebés y más | Ha comenzado el Año de Mickey Mouse en Disneyland, Consigue entradas gratis para los parques Disney en 2010, La web de Playhouse Disney




1 comentario:

Blogger dijo...

If you are looking for the #1 Bitcoin advertising network, take a look at MellowAds.